Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Frases que es mejor no decirle a tus hijos

Frases que no deberías decirle a tus hijos

Hay algunas frases que cierran los canales de comunicación con nuestros hijos, los alejan y crean sentimientos negativos.

Publicidad

Frases que debes evitar decirle a tus hijos

Estas son las razones por las cuales no deberías decirle a tus hijos estas frases, que lamentablemente son las más comunes y empleadas por padres y educadores.

1. «Si no paras, te irás directo a la cama»

De todos modos, los niños nunca quieren irse a la cama, y ​​si pudieran, jugarían y mirarían televisión hasta que se desmayaran. Sin embargo, si asociamos el sueño con el castigo, su negativa a dormir se verá magnificada.

Podrías reemplazar fácilmente el imperativo con una oración como: «Necesitas descansar, ¿qué tal si te acuestas por unos minutos?»

2. “Cuidado, te vas a caer”

No transmitas tus inseguridades a los niños. Haz que se sientan seguros animándolos incluso cuando estés preocupado. Es mucho mejor hablar de tus miedos con otro adulto, como tu pareja o tus padres.

Publicidad

Cuando se van, diciéndoles que tengan cuidado, estás enviando indirectamente el mensaje de que no confías en ellos y empiezan a pensar que algo va a salir mal. Es mejor decirles, «pásala muy bien«.

3. «Eres un niño malo»

La verdad es que cuando vemos a nuestro hijo de cuatro años golpeando al bebé recién nacido, eso es lo que automáticamente sale a los labios. Sin embargo, debemos recordar que no es el niño el que es malo, sino su acto. Lo mismo, después de todo, no tiene la edad suficiente para entender exactamente qué es bueno y qué es malo.

Entonces, en lugar de la caracterización insultante, podríamos decirle: “Sé que no eres malo, pero lo que estás haciendo no es bueno. No me gustaría que lo hicieras de nuevo».

4. «Deja de llorar»

Cuando un bebé llora, puede tener hambre, dolor, sentirse sucio o incluso estar aburrido. Pero cuando un niño llora, está tratando de expresar una emoción. Puede expresar irritación, alguna necesidad de algo o incluso cansancio.

Si le dices «No llores como un bebé», lo único seguro es que no dejará de llorar. Es importante demostrarle que reconoces sus sentimientos y hablarle con dulzura, pero con firmeza para que comprenda los límites: «Entiendo que estés cansado/dolido/molesto, pero debes detenerte. Llorar no ayuda, ¿quieres hablar conmigo sobre cómo te sientes?«

5. “Te pondrás esta camiseta / Te haré los ejercicios, etc”

Al hacer las tareas de los niños o darles órdenes sobre lo que deben hacer cuando ellos mismos pueden escoger, es como si les estuvieras quitando la iniciativa y reforzando su irresponsabilidad.

Los niños necesitan aprender desde una edad temprana cómo tomar decisiones por sí mismos y comprender desde el principio que las decisiones equivocadas tienen consecuencias. Permíteles elegir qué ponerse, así como hacerse cargo de sus cursos.

6. «No se habla cuando hablan los adultos»

A menudo, los niños entran en las conversaciones de los adultos y los molestan. Sin embargo, estas intervenciones muestran su necesidad de implicación y maduración. Si les explicas que las discusiones son para adultos, lo entenderán. De cualquier manera, se aburrirán en algún momento.

7. «Si no dejas de gritar, no salimos a caminar más»

No uses amenazas que no vas a cumplir, porque así te restan credibilidad. Solo di lo que realmente estás dispuesto a hacer. En general, es bueno evitar amenazas y chantajes, porque de esta forma el niño entra constantemente en un estado de debilidad.

8. «Si me amas, te comerás toda tu comida»

Tu hijo te ama y quiere hacerte feliz, pero nunca debes emplear el amor como medio de chantaje emocional. El amor no necesita confirmación, no se retira, no se toma prestado, no se mide. Simplemente existe.

9. «Eres un vago»

Si le dices a un niño que es un vago, lo será. Los niños siempre creen lo que les decimos, y subconscientemente piensan: «Ya que mis padres lo dicen, deben tener razón».

Es mejor tomar sus juguetes si no los recogen y devolverlos cuando ya están acostumbrados a ordenar, que pelear y arremeter contra ellos.

10. «Solo los bebés tienen miedo»

Nunca subestimes la importancia de los sentimientos de un niño. Cuando tenga miedo o vergüenza por algo que te parece una tontería, no le digas «No tengas miedo». Respeta su miedo, pregúntale a qué le tiene miedo y, dependiendo de su edad, háblale o acompáñalo poco a poco a enfrentar eso a lo que le tiene miedo.

Publicidad