Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Cómo educar sin gritos

Educa sin gritos: respeto y responsabilidad para los padres

Casi todos los padres llegan ocasionalmente a sus límites en el curso de su crianza. Si las emociones son particularmente fuertes, puede ocurrir que los adultos les griten a los niños. Pero, ¿qué efectos psicológicos tiene esto en su hijo?

Publicidad

¿Se pueden evitar los gritos al criar a los niños? ¿Y hasta qué punto es posible impedir que nuestra propia pareja lo haga?

Los gritos como medio de poner orden, y la posterior culpa por ofender a los pequeños

Criar hijos es una tarea agotadora y ardua. Incluso si hay muchos momentos hermosos, casi nada puede prepararte para lo agotador que a veces puede ser. Así que no es de extrañar que a veces surjan sentimientos como la ira y la agresión durante la crianza. Si el día ya ha ido mal, la madre y el padre pierden el control y sucede como debe ser: se les grita a los niños.

Sin embargo, la mayoría de las personas no se sienten mejor después de un estallido de ira, se sienten peor y se sienten abrumados por la culpa.

Si todo está tranquilo después y los niños finalmente están tranquilos, esto puede parecer una buena señal por un breve momento porque se ha establecido un límite claro para los niños. Sin embargo, perder el control no es algo por lo que luchar. De hecho, los niños suelen estar tranquilos solo porque tienen miedo.

Publicidad

En la mayoría de los casos, los niños ni siquiera se dieron cuenta de lo enojado que estabas hasta que explotaste.

Cómo dejar de gritar y poner orden desde el respeto y la responsabilidad como educadores

Los padres que están acostumbrados a gritarles a sus hijos tienen dificultades para adaptarse. Si los lapsos verbales ya son parte de la vida cotidiana, se vuelve particularmente difícil aprender a dejar de gritar.

Independientemente de si es irregular o regular, vale la pena evitar por completo los gritos.

Puedes hacer esto controlando tus propios sentimientos. Sin embargo, el control de los impulsos es algo que no se puede aprender de la noche a la mañana. Pero vale totalmente el esfuerzo, ya que con los enfoques correctos, te ahorrarás mucho estrés y podrás usar tu energía positivamente, para que los niños vivan en un entorno más sano.

Ideas para una educación sin levantar la voz

A continuación se presentan algunas ideas para ayudar a los padres a recuperarse y calmarse en una situación difícil:

  • Asegúrate de que tu hijo comprenda lo que quieres de él. Así que háblales directamente y no grites nada en la habitación mientras pasas.
  • Busca una instrucción específica. «Por favor, ordena tu habitación ahora para que puedas mostrárselo a la abuela» tiene más sentido que «Me gustaría que tu habitación estuviera ordenada de inmediato, la abuela vendrá pronto».
  • Date cuenta de que estás a punto de explotar, sal un momento de la habitación y respira hondo, preferiblemente al aire libre. Piensa en el amor que tienes por tus hijos.
  • Exhala durante 7 segundos, contén la respiración durante 4 segundos, inhala durante 4 segundos, vuelve a contener la respiración durante 4 segundos; repite este ritmo durante unos dos minutos.

Publicidad