Mente Asombrosa
La disonancia cognitiva
Inicio » Psicología social » Disonancia cognitiva: contradicciones e inconsistencias de nuestro comportamiento

Disonancia cognitiva: contradicciones e inconsistencias de nuestro comportamiento

Hay mecanismos psicológicos en los que todos estamos involucrados, la disonancia cognitiva es uno de ellos.

Publicidad

Definición de disonancia

El uso de este término, derivado del latín “dissonantia”, (la capacidad que tienen algunos intervalos y acordes musicales para producir un efecto desagradable), se ha expandido solo desde el contexto musical. Y se ha convertido en un símbolo de cualquier combinación que produce un efecto discordante o desafinado.

¿Qué es la disonancia cognitiva?

La disonancia cognitiva es ese estado emocional negativo que se desencadena por percepciones incompatibles o mutuamente excluyentes (cogniciones). Estos pueden ser sentimientos, ideas, deseos, metas, actitudes, opiniones, intenciones o pensamientos contradictorios.

Al hombre le gusta verse a sí mismo como un ser racional y lógico. Si las propias acciones o decisiones de uno ponen en duda esta imagen, o parecen contradecirla, porque no puede justificarse lógicamente, se dirige directamente al estado emocional negativo, que es difícilmente soportable.

¿Por qué nos concierne?

La disonancia también nos toca de cerca. A menudo nos pasa, incluso sin saberlo, que nos encontramos bajo ella.

Publicidad

Leon Festinger, un psicólogo y sociólogo estadounidense, aplicó este término en un ámbito social en 1957, definiéndola como “disonancia cognitiva“.

Las personas, como regla, son internamente consistentes y esto crea una situación de consonancia cognitiva. Hay pues armonía entre actitudes, ideas y comportamientos. A veces, sin embargo, sucede que una pieza puede cambiar y al mismo tiempo permanecer sin cambios, creando así un problema cognitivo.

En el momento en que ocurre un cambio de actitud hacia algo, existe un riesgo, de hecho, de incurrir en una tensión psicológica muy fuerte. Esto se debe a la presencia de dos cogniciones opuestas, a saber, la idea anterior y la renovada, que coexisten.

Esta situación no es otra cosa que la disonancia cognitiva, que también es muy común.

Ejemplos de disonancia cognitiva

Por ejemplo, un ávido fumador puede darse cuenta de los riesgos de fumar y decidir que es realmente dañino y sería apropiado dejarlo, pero igualmente seguir fumando dos paquetes de cigarrillos al día.

Sin embargo, no es el único ejemplo diario que se puede encontrar. La persona que come chocolate sabiendo que le hace daño también es disonante al saber que no puede hacerlo; el que quiere bajar de peso y nunca aparece en el gimnasio; la que se profesa en crisis para sobrevivir y gasta mucho comprando zapatos de diseñador.

Es la decisión de aceptar una nueva visión lo que crea disonancia. Así se genera el dualismo conflictivo para la persona. Deseando permanecer coherente consigo misma, intenta encontrar lagunas cuando decide continuar, por ejemplo, fumar, incluso sabiendo que es una mala idea.

¿Cómo se puede eliminar o reducir la disonancia cognitiva?

Para reducir la falta de armonía que trae la disonancia, Festinger ha desarrollado tres métodos de resolución:

Alojamiento para aumentar la consistencia.  La persona frente a dos entradas opuestas cambia a favor de una u otra, reduciendo la tensión. Un ejemplo puede ser la persona que tiene que ahorrar y decide no gastar más de lo que gana en zapatos tan caros.

Disminución de la disonancia. Intenta reducir las diferencias entre los dos estímulos para encontrar la serenidad. Un ejemplo puede ser el fumador que es consciente del daño del cigarrillo, pero encuentra una vida peor sin ellos. Él corre el riesgo de ser feliz.

Comportamiento incoherente de alimentación.  Presenta razones que apoyen la validez de los datos en conflicto para justificarte. El ejemplo es el que come chocolate en una dieta que repite que “el chocolate es bueno para el estado de ánimo, todos lo dicen“, o que “ah, pero el gimnasio es inútil, ¡eso es bien sabido!”.

Publicidad

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Subscribirse
Notificar a
guest
1 Comment
último
más reciente más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Mónica
Mónica
1 año atrás

Muy buen artículo, me gustaría leer mas.