Mente Asombrosa
Beneficios de los abrazos
Inicio » Bienestar Emocional » Cómo los abrazos pueden cambiar la química del cerebro

Cómo los abrazos pueden cambiar la química del cerebro

El toque físico cariñoso como los abrazos conduce a cambios beneficiosos en nuestro cerebro. Ayudando a mejorar la salud física y mental.

Publicidad

Si bien es importante mantenernos a salvo, es igualmente importante no renunciar a los abrazos para siempre, ya que el aislamiento social y la soledad aumentan, como es bien sabido, nuestras posibilidades de morir prematuramente.

El tacto es un instinto que es beneficioso en todas partes para nuestra salud mental y física, y la época festiva es una oportunidad para celebrar su regreso, al menos con personas muy cercanas a nosotros.

Conoce los beneficios de un abrazo en el momento adecuado.

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando nos abrazan?

La razón por la que los abrazos nos hacen sentir tan bien tiene que ver con la sensación del tacto. Es un sentimiento extremadamente importante que nos permite no solo explorar de forma natural el mundo que nos rodea, sino también comunicarnos con los demás creando y manteniendo lazos sociales.

Publicidad

El tacto consta de dos sistemas diferentes: el primero es el «toque rápido», un sistema nervioso que nos permite detectar rápidamente el contacto (por ejemplo, si una mosca se posa en tu nariz o si tocas algo caliente). El segundo sistema es el «tacto lento», una población de nervios recientemente descubiertos llamados «aferentes táctiles» (c-táctiles) que procesan el significado emocional del tacto.

Un toque suave en la temperatura de la piel puede estimular estos nervios. Así, cuando alguien nos abraza, la estimulación de las aferencias táctiles en nuestra piel envía señales, a través de la médula espinal, a las redes de procesamiento de emociones del cerebro.

Esto provoca una «cascada» de señales neuroquímicas, que han demostrado tener beneficios para la salud.

Beneficios científicamente probados de los abrazos

Algunos de los neuroquímicos incluyen la hormona oxitocina, que fortalece los lazos sociales, ralentiza el ritmo cardíaco, reduce los niveles de estrés y ansiedad. Además, la liberación de endorfinas en las vías de recompensa del cerebro apoya los sentimientos inmediatos de placer y bienestar que provienen de un abrazo o una caricia. [1]

Los abrazos son el alimento emocional para los niños.

Abrazar beneficia nuestra salud de otras maneras:

Mejora nuestro sueño, reduce la reactividad al estrés, aumenta el bienestar y el placer. Además, se ha comprobado que podría ayudarnos a combatir infecciones.

Por supuesto, no todo el mundo anhela un abrazo. Entonces, para aquellos que no lo hacen, no hay necesidad de preocuparse por perder los beneficios de los abrazos, ya que también se ha demostrado que abrazarse a sí mismo regula los procesos emocionales y reduce el estrés.

Bibliografía:
  1. Murphy, M., Janicki-Deverts, D., & Cohen, S. (2018). Receiving a hug is associated with the attenuation of negative mood that occurs on days with interpersonal conflict. PloS one13(10), e0203522. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0203522

Publicidad