Mente Asombrosa
Aprendiendo a estudiar más rápido con el método de Feynman
Inicio » Educación » Cómo estudiar más rápido con la técnica de Feynman

Cómo estudiar más rápido con la técnica de Feynman

¿Cómo puedes estudiar más rápido y abandonar de una vez por todas esas noches de desvelarse leyendo libros y notas? Si viniste aquí buscando una respuesta, en este artículo te contaremos sobre una técnica que podría revolucionar tus sesiones de estudio: la técnica de Feynman.

Publicidad

Richard Feynman fue uno de los más grandes físicos teóricos de todos los tiempos, quien hizo de su extraordinaria habilidad para explicar conceptos complejos con palabras simples una característica distintiva real: de ahí el origen de su técnica para comprender y asimilar cualquier tema.

La técnica de Feynman te permitirá comprender mejor, asimilar y recordar el material para el examen. No suena nada mal para tus sesiones de estudio, ¿verdad?

Entonces, veamos cómo funciona y cómo puede ayudarte realmente a mejorar tu estudio.

Cómo estudiar rápidamente

Comencemos resumiendo en qué consiste la técnica de Feynman. Como te habrás dado cuenta, la técnica toma su nombre de Richard Feynman, Premio Nobel de Física y divulgador experto que puede hacer que la gente entienda los conceptos básicos de la física incluso para aquellos que nunca la han explorado por completo.

Publicidad

La habilidad principal de Feynman era simplificar incluso los conceptos más complicados, explicándolos a sus interlocutores como si fueran niños de primaria. Al hacerlo, mediante un rico uso de analogías y metáforas, ejemplos y paradojas, Feynman pudo captar el interés de incluso los menos aficionados a su área.

Si también deseas utilizar el método Feynman, esto es lo que debes hacer:

  1. Toma una hoja en blanco. Si quieres, puedes usar una hoja de papel, y no digital. Esto te ayudará a aprender los conceptos de manera más efectiva. Pero si te sientes mejor utilizando una aplicación como Word, adelante;
  2. Escriba el concepto que deseas recordar en la parte superior de la hoja. Teniendo en cuenta que es una especie de título, debe ser bastante conciso, indicando en la primera línea el concepto que pretendes estudiar, y nada más;
  3. Haz una explicación. Al hacerlo, no ahondes demasiado en tecnicismos complejos o evaluaciones. Mejor trata de usar un lenguaje común y popular. Es decir, imagina que tienes que explicar el concepto a un amigo tuyo que no sabe nada al respecto;
  4. Si durante el procesamiento del concepto te resulta complicado, no te preocupes, significa que aún no has asimilado el concepto y es completamente normal, así que tómate un descanso y cierra el libro por un momento;
  5. Una vez que te sientas un poco más listo, intenta explicar los conceptos nuevamente, agregando los puntos que consideres más importantes, pero sobre todo simplificando lo más posible.

El secreto de la técnica de Feynman

El secreto de esta técnica es simplemente explicarle a otra persona lo que estás estudiando. Si te atascas, simplemente cierra el libro de texto por un momento hasta que seas capaz de presentar una explicación simple y clara de lo que llevas.

En otras palabras, esta técnica se basa en el principio de que para aprender realmente algo, ¡debes ser capaz de enseñarlo!

Solo cuando realmente hayas aprendido un concepto podrás repetirlo con palabras simples: esto te “obligará” a leer el material activamente, así que dile adiós a estudiar leyendo pasivamente y subrayando todo el libro.

Por lo tanto, deberás elaborar los conceptos, sintetizarlos, simplificarlos, profundizarlos y conectar los nuevos temas con los conocimientos que ya has adquirido con tu método de estudio universitario.

Un ejemplo de la técnica de Feynman

¿Cómo usar la técnica de Feynman para estudiar más rápido ?

Tratemos de dar un ejemplo.

Imaginemos que tienes que memorizar el concepto de autonomía patrimonial de las sociedades de capital.

Es posible que después de una primera lectura del capítulo, puedas escribir al menos una explicación básica, para que puedas compartir con tu estudiante imaginario solo lo más importante del tema.

“Las sociedades de capital se caracterizan por una autonomía patrimonial perfecta. La separación entre los activos del accionista y el de la sociedad es muy marcada, porque el accionista no puede ser considerado responsable de las deudas de la compañía”.

Evidentemente, esta es una explicación muy concisa y rápida, resultado de tan solo una primera lectura del libro de texto. En una segunda lectura, probablemente podrás enriquecer esta explicación de una manera más completa. No solo eso: habiendo procesado el tema mejor y teniendo más confianza, probablemente puedas explicarlo de una manera aún más simple:

“Las sociedades de capital tienen la llamada autonomía patrimonial perfecta, al igual que otras sociedades de capital (que son la sociedad de responsabilidad limitada, la sociedad anónima y la sociedad comanditaria por acciones).  La división entre los activos de los accionistas y de la compañía es en este caso muy marcada. En la práctica, el accionista no tiene que pagar las deudas de la empresa. Sin embargo, esto no significa que los directores gerentes no sean penalmente responsables si cometen delitos en detrimento de los acreedores”.

Así que hemos añadido algunos conceptos importantes que complementan nuestra primera explicación, y la hemos simplificado. En una tercera lectura probablemente seremos capaces de llegar a una explicación aún más convincente y mucho más fácil de memorizar. Una vez más, vamos a intentarlo:

“Las sociedades de capital tienen una autonomía patrimonial perfecta, al igual que las otras sociedades de capital (sociedad de responsabilidad limitada, sociedad anónima y sociedad comanditaria por acciones). Lo contrario ocurre con las asociaciones y empresas individuales: su autonomía patrimonial es imperfecta.

La división entre los activos de los accionistas y de la compañía es en este caso muy marcada. En la práctica, el accionista no tiene que pagar las deudas de la empresa. Sin embargo, esto no significa que los directores gerentes no sean penalmente responsables si cometen delitos en detrimento de los acreedores. ¿Qué significa todo esto?

Puedes adivinarlo fácilmente: aquellos que se convierten en miembros de un spa no arriesgan su dinero, excepto, por supuesto, lo que ya se ha invertido en el capital social. En resumen, es una especie de inversión de riesgo limitado: si las cosas salen mal, quienes invirtieron en la sociedad de capital no perderán más dinero del que invirtieron en las acciones del capital “.

Como has visto, a medida que se continúa con las lecturas, se agrega más conceptos a la explicación del tema de estudio, hasta llegar a una elaboración más completa y simple.

Por supuesto, este es solo un primer paso, el punto de aprendizaje máximo es en el que ya eres capaz de explicar el concepto a un niño de 9 años. Por lo tanto, en este caso tendrás que usar un lenguaje aún más simple, hacer ejemplos concretos y, por qué no, contar una especie de historia con muchos dibujos para representar los diversos temas y elementos que definen el concepto.

Si logras todo esto, ¡realmente habrás dominado el concepto!

Publicidad

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse