Mente Asombrosa
Cuando los niños faltan el respeto
Inicio » Educación » ¿Qué es el respeto? – 6 maneras de enseñar a los niños el respeto

¿Qué es el respeto? – 6 maneras de enseñar a los niños el respeto

Este artículo te mostrará 6 formas poco convencionales de enseñar a tus hijos a respetar a los demás y a fortalecer tu relación con ellos. No son fáciles, pero te ayudarán a criar hijos respetuosos y a crear un ambiente familiar saludable.

Publicidad

Primero definamos ¿qué es el respeto?

El significado de respeto va más allá de decir simplemente “Sí, señor”, “Sí, señora” o de cumplir con tus tareas y satisfacer as necesidades de los demás. El sentimiento de respeto debe venir de adentro y no puedes obligar a alguien a respetarte.

Y no podemos enseñar sobre respeto siendo irrespetuosos con nuestros hijos.

Cómo enseñar el respeto

Estas son 6 cosas que puedes hacer para que los niños escuchen y respeten a sus padres.

1. Mantén la calma y no reacciones de forma exagerada cuando “creas” que tu hijo está siendo irrespetuoso

De acuerdo, a menudo hay situaciones en las que los niños son irrespetuosos y realmente hacen cosas escandalosas y que no son correctas, pero podría ser porque a esa edad aún no tienen otras alternativas o no se dan cuenta de lo que hacen.

Publicidad

Ahí es donde nosotros, los padres, venimos a enseñarles. Pero ¿cómo podemos enseñar a los niños a ser respetuosos de una manera irrespetuosa?

Para enseñar el respeto, primero, debemos mantener la calma y el control. Identificar si se trata de una verdadera situación de “falta de respeto”, un malentendido o simplemente porque el niño no ha aprendido la respuesta adecuada a tal situación.

2. Identifica la causa de la falta de respeto y trata de enseñar alternativas para resolver problemas

Cuando se te está faltando el respeto genuinamente, debes prestar atención a la circunstancia en lugar de gritarle a tu hijo: “¡Estás siendo irrespetuoso!”

Pregúntale a tu hijo por qué actúa de esa manera.

Por ejemplo, cuando tu hijo te responde de mala manera o te insulta.

Para la mayoría de los padres, este tipo de comportamiento es algo inaceptable. Justificadamente, muchos de ellos se enojan o se molestan, y responden: “¿Cómo te atreves? No tienes permitido hablarme de esa manera. ¡Soy tu madre / padre.

Estos padres están muy molestos. Se les ha insultado y están heridos.

Pero, ¿cuál es la intención del niño cuando le falta el respeto a sus padres?

La falta de respeto en los niños puede ser una forma de protegerse

Los niños irrespetuosos generalmente insultan porque están enojados. Alguien, y generalmente eres tú, los ha lastimado. Entonces, por instinto, quieren hacerte daño.

Por lo general, no hay intenciones maliciosas en su comportamiento ya que los niños (y los adultos) no pueden pensar con claridad cuando están enojados. Simplemente luchan por reflejo para protegerse y en este caso, pueden usar palabras hirientes para hacerlo.

En ese momento, mejor pasa a abordar la situación de otra manera. El niño puede estar enojado porque sus necesidades no fueron satisfechas. Así que pídele que piense en otras maneras de obtener lo que necesita en lugar de insultarte. Explícale que lastimar a otros de esa manera no ayuda a reducir su enojo ni a resolver su problema.

Al nombrar y explorar las emociones de tu hijo, le puedes ayudar a comprender de dónde proviene su enojo. También le puedes enseñar vocabularios para describir sus emociones y darle herramientas para resolver problemas. Demuéstrale que en situaciones de conflicto, siempre puedes mantener la calma, mantener la cabeza despejada y responder respetuosamente.

Un desacuerdo puede tener lugar sin tener que ser irrespetuoso.

¿No es esto mucho mejor que gritar: “¿Cómo te atreves?” que solamente sirve para abordar la necesidad de los padres de sentirse respetados?

3. Demuestra cómo ser respetuoso respetando primero a tus hijos

¿Qué mejor manera de enseñar un comportamiento que demostrar tú mismo el comportamiento que quieres enseñar?

Muéstreles a tus hijos cómo respetar al respetarlos a ellos. Esto no significa que los llames señor o señora, ni que te inclines ante ellos. Simplemente trata a tu hijo como una persona de la misma manera que tratas a otros adultos.

Por ejemplo, respeta sus preferencias.

Toda persona tiene derecho a pensar de forma independiente y a que le gusten las cosas diferentes. Eso debería incluir a tus niños.

Cuando se aceptan las diferencias de los niños, se sienten escuchados y respetados. Ven de primera mano cómo tratar a otros que tienen opiniones diferentes. Aprenden que deben respetar a las personas a pesar de sus diferencias.

Esta comprensión y tolerancia a las diferencias será especialmente importante cuando lleguen la adolescencia. ¡Es entonces cuando todo lo que mamá y papá dicen les parecerá estúpido y querrás más que nunca que tu hijo sepa cómo tolerarte y respetarte!

4. Usa una disciplina amable y firme para enseñar, no para castigar

La disciplina significa enseñar o entrenar, no castigar. No tienes que ser demasiado duro. De hecho, estudios han demostrado que la disciplina positiva es mucho más efectiva y duradera que las estrategias punitivas.

Si al disciplinar hacemos uso de un tono amenazante o severo cuando nuestros hijos han hecho algo mal, les estamos mostrando cómo ser crueles y duros con quienes cometen errores. ¿Quién no comete errores?

Imagina que cometes un error tonto en tu trabajo y tu jefe te habla de manera degradante. Eso debe sentirse realmente mal, ¿verdad? ¿Esto te haría tener más respeto por este jefe? Realmente, no.

Lo mismo con los niños, ser duros o usar castigos no nos hará ganar su respeto.

Pero la disciplina positiva no es lo mismo que ser “blando” o ceder. Uno puede ser firme y amable al mismo tiempo al disciplinar. Establecer límites firmes y apegarse a ellos son las claves para una disciplina exitosa.

5. Respeta para ganar respeto

La crianza de los hijos es uno de los trabajos más difíciles del mundo. Los padres gastan mucho esfuerzo, tiempo y dinero para cuidar a sus pequeños. De pronto toda tu vida cambia y empieza a girar en torno a tus hijos en el momento en que nacieron. Es natural que esperemos que los niños respeten a sus padres.

Pero los niños pequeños no entienden nada de esto. Y para ser justos, ¡no nos pidieron que nos hiciéramos cargo de todo esto! Nosotros mismos decidimos asumir estas responsabilidades. Decidimos tener hijos. Los niños no decidieron tener padres.

Si no los respetamos, pero al mismo tiempo esperamos que nos respeten, eso es simplemente un pensamiento hipócrita. Piensa en un fumador adicto que le dice a su hijo que no fume. ¿Qué tan efectivo será eso?

No se puede exigir respeto. Solo se puede ganar. Entonces, ¡gánalo!

¿Cómo puedes ganar el respeto de alguien?…

Dale a tu hijo razones reales para respetarte siendo un buen modelo a seguir. Demuestra un buen comportamiento, como ser respetuoso con todos, incluidos tus hijos hijos.

6. Pide disculpas cuando te equivocas

Un adulto maduro y respetuoso acepta la responsabilidad y se disculpa cuando comete errores.

Disculparse con tu hijo no menoscaba tu autoridad como padre. Por el contrario, estás reforzando tu autoridad y credibilidad. Estás demostrando integridad y generando confianza con tu hijo.

Publicidad

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse