Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Alguien peligroso habla con mi hijo por Internet

8 señales de que tu hijo está hablando con alguien peligroso por Internet

Internet es una herramienta que ha conseguido que la comunicación y la información sean más accesibles que nunca. Al mismo tiempo, ha abierto la posibilidad de nuevas profesiones. Pero internet también tiene sus peligros, ya que tan solo ofrece una pequeña imagen de las personas que forman parte de él.

Publicidad

Además, el Internet definitivamente no está hecho para personas de todas las edades y los menores definitivamente deben ser supervisados. Porque si lo piensas bien, a través de las redes sociales, tanto adultos como menores, abrimos las puertas de nuestros hogares a personas que en la vida real quizás nunca querríamos tener cerca.

Y esto es algo que esta gente tiene en cuenta y por eso saben ocultar muy bien su identidad e intenciones. Un adulto en muchos casos es capaz de percibir cuando alguien se aprovecha de él y generalmente tiene más herramientas y experiencia para defenderse.

Pero, por otro lado, un menor puede confiar muy fácilmente en alguien que le dice que tiene intereses comunes con él, que lo entiende más que los demás, y cuando constantemente lo adula y lo trata diferente a como lo hace el resto de personas.

Mi hijo está hablando con alguien peligroso en internet: señales

Entonces, ¿cómo podemos nosotros como adultos darnos cuenta de que nuestro hijo está hablando con alguien peligroso? Muchas veces, incluso si el menor les cuenta a sus padres sobre las personas con quienes tiene contacto, sus padres no distinguen las señales de alarma. Por eso las veremos en este artículo. Sigue leyendo: 

Publicidad

El extraño intenta ganarse la confianza del menor

Una persona peligrosa sabe muy bien cómo acercarse a un menor para satisfacer sus propios instintos enfermizos. Con este propósito, la persona se presenta a la víctima como si fuera una persona de su misma edad y trata de ganarse su confianza.

Apoya al chico en todo lo que dice, presenta un perfil que para la edad del menor es muy cool y generalmente trata de demostrarle que no solo es digno de confianza, sino que puede confiar en esta persona más de lo que confiaría en sus verdaderos amigos.

Lo halaga constantemente

Todos los menores, especialmente los adolescentes, necesitan sentirse amados y tomados en serio. Necesitan sentir que lo que hacen y dicen es importante y que se destacan entre la multitud. Por supuesto, esto no se puede conseguir tan fácilmente de sus verdaderos amigos y familiares.

Porque los que realmente se preocupan por ellos los halagan cuando hay una razón y no solamente porque sí. Pero un menor no es capaz de percibir esta diferencia. El extraño que trata de acercarse al menor se aprovechará de esta misma necesidad y la explotará a su favor.

Él elogiará todos los esfuerzos del chico, incluso si no está en lo correcto, y demostrará constantemente que lo admira. Intentará estimular su ego y muchas veces se comparará con la familia y los amigos de la víctima con frases como «Me pregunto por qué te admiro tanto y ellos no».

Inicia conversaciones con connotaciones sexuales

Un depredador de internet tarde o temprano abrirá discusiones sobre temas sexuales. Dependiendo de la edad del menor, ajustará sus conversaciones. Ciertamente, no es muy raro que dos adolescentes hablen a menudo sobre sexo, por lo que el chico no le dará muchas vueltas al asunto y, desafortunadamente, ni siquiera sus padres.

Un depredador se aprovechará de esto. Desafortunadamente, cuando hablamos de adolescentes, los padres no pueden reconocer fácilmente esta señal de advertencia, porque la sexualidad es una preocupación particular para los adolescentes.

Entonces, lo mejor que puedes hacer si estás criando hijos adolescentes es explicarles muchas veces que tales conversaciones no deben abrirse con personas de Internet que no conocen.

Pero incluso si son personas que conocen, no deberían intercambiar fotos sensibles con ellas porque los tiempos son crueles y muchas veces incluso las personas que conocemos pueden lastimarnos.

Pide al menor que envíe fotos de sí mismo, incluso desnudo

Y esto está directamente relacionado con lo anterior. No son pocos los casos de personas -principalmente mujeres- que confiaron sus fotos desnudas o videos con contenido sexual a personas con las que tenían una relación y en las que confiaban, solo para que las filtraran posteriormente.

Es por eso que es esencial que el menor entienda que estas fotos personales nunca deben compartirse con nadie, ya sea en línea o no, y mucho menos cuando estamos hablando de un extraño.

Le dice al menor que su comunicación debe ser secreta

Un extraño peligroso no quiere arriesgarse a que nadie se interponga en lo que planea hacer. Así que encuentra excusas y le dice a la víctima que su comunicación debe permanecer en secreto. Especialmente cuando el menor todavía tiene 12-13-14 años y aún confía muy fácilmente en los demás.

Entonces, como padres, deben dejarle claro al chico que realmente no hay ninguna razón por la que otro chico no quiera que los padres de su amigo sepan que están hablando.

Invita al menor a reunirse en lugares apartados

Cuando un chico hace planes para salir con otro, generalmente se ponen de acuerdo para ir a tomar un café, dar un paseo por el centro o, a veces, incluso hasta la casa del otro. Pero cuando el extraño de Internet le dice al niño que preferiría reunirse en bosques, playas desiertas y otros lugares apartados, algo anda mal.

El menor debe saber que en esos sitios no debe estar con nadie, porque los riesgos son muchos y cualquier cosa podría pasar. Especialmente cuando estamos hablando de un extraño.

Cuando el menor se niega a hacer algo, el extraño se enfada con él

Los depredadores de internet que atacan a nuestros hijos son bastante manipuladores. Por eso cuando ven que el menor no les está haciendo caso, se enojan, hacen rabieta, o incluso se lastiman para conseguir lo que quieren.

En pocas palabras, empiezan una guerra psicológica contra el menor. Por eso es muy importante que el niño sepa desde pequeño que NO es NO y que nadie tiene derecho a faltarle el respeto a su decisión.

Si bien quiere que el menor comparta cosas con él, nunca comparte cosas con el menor.

Él o ella puede haber enviado muchas fotos que supuestamente son de él / ella, sin embargo, nunca ha hecho una videollamada o enviado un mensaje de voz. «La cámara está rota», «Estoy con mis padres ahora, no puedo hablar» y otras excusas similares.

El desconocido no hace videollamadas con el menor y tampoco da la oportunidad de tener llamadas por teléfono, siempre encontrando varias excusas. Esto en sí mismo es una bandera roja, porque es muy fácil para el depredador falsificar su identidad con fotos robadas de Internet.

Publicidad