Mente Asombrosa
Mujer que padece ansiedad
Inicio » Psicología » Conociendo las causas fisiológicas de la ansiedad

Conociendo las causas fisiológicas de la ansiedad

La ansiedad es un sentimiento que se presenta en una variedad de trastornos mentales. Pero hay razones somáticas, es decir, físicas que contribuyen a la aparición de un aumento de la ansiedad. A continuación consideremos las más típicas:

Publicidad

Ansiedad relacionada con la glándula tiroides

Enfermedades de la glándula tiroides, en particular hipertiroidismo, una condición en la que la glándula tiroides produce cantidades excesivas de hormonas. Las razones de esta afección pueden estar tanto en “disfunciones” en la glándula misma como con respecto a los centros superiores de regulación endocrina: la glándula pituitaria y el hipotálamo.

La ansiedad en caso de enfermedad de la tiroides, así como la irritabilidad, la distracción patológica, las alteraciones leves de la memoria pueden ser tan pronunciadas que se asemejan al cuadro clínico del trastorno de ansiedad, con menos frecuencia manía o depresión.

Enfermedad en las glándulas suprarrenales

Enfermedades de las glándulas suprarrenales, en particular feocromacitoma, un tumor de las glándulas suprarrenales que conduce a un aumento del nivel de catecolaminas, hormonas de la médula suprarrenal (la localización puede ser extraadrenal), adrenalina y noradrenalina.

Este desequilibrio hormonal conduce a un curso paroxístico del trastorno: las convulsiones se caracterizan por aumentos bruscos de la presión arterial, ansiedad intensa, temblores, escalofríos, palidez de la piel, dolor de cabeza, dolor de pecho, en la región del corazón, taquicardia, náuseas, fiebre, sudoración, sequedad de boca … Estas manifestaciones se asemejan a un ataque de pánico.

Publicidad

La diabetes mellitus y ansiedad

La diabetes mellitus es una enfermedad asociada a un aumento del nivel de glucosa en sangre debido a una insuficiencia absoluta o relativa de insulina y su efecto sobre las células de los tejidos del cuerpo.

Con esta enfermedad (tanto del primer como del segundo tipo), se pueden observar ansiedad, nerviosismo, depresión y cambios bruscos de humor junto con otros síntomas específicos.

Adenoma hipofisario

Esta es una enfermedad caracterizada por la presencia de un tumor hipofisario que, a su vez, puede provocar diversos trastornos de las glándulas endocrinas: glándulas suprarrenales, glándula tiroides, gónadas, etc.

Esta lista está lejos de ser exhaustiva, algunas, por ejemplo, enfermedades neurológicas, autoinmunes, también pueden tener síntomas de ansiedad en su cuadro clínico. Es importante saber que las dolencias físicas a largo plazo pueden conducir al desarrollo de un trastorno de ansiedad mental y, por el contrario, el trastorno de ansiedad a largo plazo puede agravar el curso de la patología somática.

Es por eso que las grandes clínicas multidisciplinarias tienen un consultor en su personal: un psiquiatra, psicoterapeuta o psicólogo.

El psiquiatra, al interrogar y examinar a un paciente con un trastorno de ansiedad, puede detectar la probable presencia de patología somática; en este caso, se requerirá una consulta con un médico de otra especialidad.

Mucho tiempo las personas persiguen, o tratan de comprender sus reacciones, asociadas con factores externos, como la familia, el entorno laboral o la pareja, y algunas veces, el trastorno de ansiedad viene secundado por causas fisiológicas que lo alteran aún más.

Publicidad

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Publicidad