Mente Asombrosa
Una persona introvertida que tiene clara sus ideas
Inicio » Psicología » Cuáles son las ventajas de las personas introvertidas

Cuáles son las ventajas de las personas introvertidas

En la era de las telecomunicaciones, el desarrollo de internet tan veloz, las redes sociales y la comunicación interminable a nivel mundial, para los introvertidos esto resulta ser un mundo desolado. A las personas introvertidas se los considera personas que no expresarían su opinión felizmente durante las reuniones de personal o participarían activamente en las sesiones de intercambio de ideas.

A menudo se considera que no son buenos para la multitarea o que son particularmente poco carismáticos. Raramente están en el centro de atención en una fiesta, y a menudo ignoran sus teléfonos inteligentes durante horas seguidas.

En estos días, cuando creemos que las grandes tareas requieren la participación activa de grandes grupos de personas que trabajan juntas, ser introvertido podría ser una desventaja.

Pero no descartes por completo a los introvertidos: algunas de las personas más exitosas del mundo son introvertidas. Albert Einstein, Bill Gates e incluso el inventor de las redes sociales Mark Zuckerberg son introvertidos confesos.

Entonces, ¿cómo pueden lograr tanto estas personas que aparentemente carecen de algunas de las habilidades básicas necesarias para una carrera exitosa? ¿Qué hace que el cerebro de un introvertido sea tan diferente y tan especial?

Ventajas y desventajas de las personas introvertidas ante el éxito y la salud

Es bien sabido que los rasgos de la personalidad no son solo el resultado del condicionamiento social; tienen más que ver con la genética y la estructura del cerebro. Las personas nacen o heredan rasgos de personalidad específicos como si heredasen cualquier parámetro físico y característica en particular.

Estos rasgos de personalidad aportan sus ventajas y desventajas. Los estudios también han demostrado la diferencia anatómica entre el cerebro introvertido y el extrovertido. Los estudios de imágenes han demostrado las diferencias tanto en la materia gris como en los volúmenes de materia blanca en las diversas partes del cerebro, lo que confirma que los rasgos de personalidad están integrados en el cerebro.

A los introvertidos no les gustan las interacciones sociales prolongadas, y se sienten incómodos en grandes reuniones sociales. A los introvertidos no les importa permanecer aislados por períodos prolongados. Les encanta pensar y soñar.

Sin embargo, este aislamiento social autoimpuesto tiene un precio. La interacción social más baja aumenta el riesgo de ciertos trastornos; puede afectar negativamente el funcionamiento cognitivo, aumentar el riesgo de trastornos metabólicos e impactar negativamente en el sistema inmune.

El aislamiento social extremo y sus consecuencias negativas están bien estudiados. Las personas que viven en orfanatos o que están encarceladas durante períodos prolongados pueden pasar por períodos de inestabilidad mental, y algunos incluso pueden experimentar alucinaciones.

Sin embargo, ser introvertido es diferente, y el aislamiento social autoimpuesto puede no necesariamente indicar un cerebro ocioso o falta de capacidad de recuperación ante estos problemas de salud. Los últimos estudios de investigación muestran que estos períodos de soledad pueden tener un impacto positivo en la vida emocional y laboral.

Los introvertidos están más centrados en la creatividad

Uno de los beneficios de estar más centrado en sus propios pensamientos es la creatividad mejorada. Los introvertidos están más abiertos a diferentes ideas; pueden tener un mayor nivel de confianza e independencia.

Los introvertidos están menos preocupados por lo que otros puedan pensar. Los estudios han demostrado que una característica destacada tanto de los científicos como de los artistas es la antipatía por la interacción social excesiva: evitarla les deja más tiempo para concentrarse en sus ideas.

Los introvertidos tienen más tiempo para perfeccionar sus manualidades que aquellos que pasan la mayor parte del tiempo socializando. Tienen tiempo para dar sentido a sus pensamientos y experiencias. Todo esto significa que tienen mayores posibilidades de lograr en algún momento la eureka.

Sin embargo, debe entenderse que no todo tipo de retiro social es el mismo. Algún tipo de no socialización es un indicador de problemas de salud física y psicológica. La retirada social puede deberse a la timidez y la ansiedad, o puede deberse a una aversión a la socialización.

Ambos pueden tener un impacto negativo en la salud y no necesariamente mejorar la creatividad. Por otro lado, aquellos que socializan menos solo por elección (más que por ansiedad o aversión) son más propensos a ser saludables y creativos.

Estos hallazgos son importantes, ya que antes se creía que la insociabilidad podía ser perjudicial. Ahora los investigadores demostraron que la insociabilidad podría ser incluso beneficiosa. Los introvertidos sanos prefieren pasar más tiempo solos, pero esto no significa un retiro social completo. Por lo general, tendrían suficiente interacción social. Las personas creativas prefieren estar solos, y al mismo tiempo, pasan suficiente tiempo en compañía de los demás.

Los investigadores también notaron que las diferencias culturales también pueden jugar un papel importante. Por ejemplo, los niños insociables en China tenían más problemas académicos en comparación con sus contrapartes occidentales. Sin embargo, esta diferencia se está volviendo menos visible debido a la globalización.

Existe una creencia general de que la profesión específica demanda una personalidad más sociable y los extrovertidos son mejores en los roles de liderazgo. Sin embargo, esto no siempre es exacto, y la investigación muestra que mucho depende de la naturaleza colectiva de los empleados.

Los jefes introvertidos son más exitosos si los empleados son más sociables. Por otro lado, los jefes extrovertidos son mejores en un rol de liderazgo si los empleados son menos proactivos.

Las ventajas de pasar tiempo solos

Si miramos hacia atrás en la historia de la humanidad, entendemos que el aislamiento autoimpuesto fue comúnmente practicado por miembros individuales de la sociedad.

Los ermitaños practicaban la soledad para alcanzar el nirvana. Soñar despierto en ausencia de interacciones sociales activa el llamado modo predeterminado del cerebro. Por lo tanto, el aislamiento ayuda a consolidar los recuerdos y las emociones, al menos en cierta medida.

El aislamiento ayuda a una persona a reorganizar sus pensamientos. Curiosamente, cuando las personas salen de un aislamiento autoimpuesto, es probable que se socialicen mejor y de manera más efectiva.

Los investigadores también advierten que el límite entre el aislamiento peligroso y la soledad útil es bastante borroso. La soledad extrema puede ser algo perjudicial o indicativa de mala salud.

Practicar la soledad para mantenerse productivo y creativo no significa ser completamente antisocial. Por otro lado, existe un peligro real para la salud física y mental de aquellos que nunca están solos. Además, la investigación indica que los introvertidos tienen menos vínculos pero más fuertes con otros que los llevan a una mejor satisfacción en la vida y una mayor felicidad.

Si a una persona no le gusta socializar demasiado, no tiene nada de malo. Es importante que la soledad sea una elección de la persona y no forzada sobre él o ella: incluso los introvertidos clásicos necesitan pocos buenos amigos.

Avatar

Jonathan Treviño Flores

Jonhatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

1
Deja tu comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
Darío Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
Darío
Invitado
Darío

Donde dice “Los introvertidos están menos preocupados por lo que otros puedan pensar.” creo que es lo contrario. Una de las principales razones por las que me cuesta integrarme a un grupo de personas es por pensar cómo reaccionarán, qué dirán, si les pareceré un tonto o no, etc. Es una especie de pánico escénico que me da cuando pienso en hablar con una o varias personas que siento que me pueden percibir raro.