Mente Asombrosa
Cosas que podemos aprender de los niños
Inicio » Familia » Infancia » 12 cosas valiosas que podemos aprender de los niños

12 cosas valiosas que podemos aprender de los niños

¿Acaso podemos aprender de los niños? Como adulto, puedes ser fácilmente tentado a ponerte “por encima” de los niños. Después de todo, somos “los grandes”, los experimentados, los que sabemos más.

Publicidad

Muchas veces podemos cometer el error de subestimar a los niños y juzgar mal sus fortalezas particulares. Pero podemos descubrir que los niños, a pesar de las circunstancias más adversas, tienen muchos recursos y mecanismos de protección, que desafortunadamente los adultos a menudo hemos perdido.

Realmente podemos aprender más de los niños de lo que pensamos, y en este artículo trataremos de señalar algunos de los puntos más importantes sobre la capacidad de los niños. 

Los niños viven en el aquí y ahora

Los niños a veces viven los momentos con tanta intensidad que pueden olvidar todo lo que les rodea. Ellos se enfrentan al futuro sin miedo y con una curiosidad que a veces nos preocupa a los adultos.

Incluso pueden olvidar durante horas las experiencias difíciles y tristes. Su mundo emocional está fuertemente unido al aquí y ahora. Por lo tanto, los niños a menudo no están resentidos por mucho tiempo.

Publicidad

Los niños experimentan y muestran sus sentimientos de forma inmediata y “real”

A veces, los niños expresan sus sentimientos de manera tan violenta y directa que cuando se los ve desde afuera, queda claro de inmediato cómo se sienten.

En los niños más pequeños, las emociones a menudo se transfieren directamente a la conducta: la decepción se convierte en un berrinche violento, la ira se convierte en un golpe, la alegría en aplausos, etc…

Los niños tienen que aprender a clasificar todos estos sentimientos correctamente y mostrar reacciones adaptadas.

Desafortunadamente, con mucha frecuencia ellos terminan aprendiendo que demostrar sus sentimientos está mal, o aprenden a reprimirlos con tanta fuerza que en algún momento como adultos ya no tienen acceso a sus emociones…

Los niños tienen sentido del humor y se pueden reír a carcajadas sin problemas

Los niños se ríen de los eventos más pequeños y pueden reírse de sí mismos.

¿Alguna vez has observado cómo los niños pequeños pueden reírse de casi todo?

¿O alguna vez has notado que los niños (cuando crecen en un ambiente saludable) se ríen con mucha más frecuencia y mucho antes que los adultos?

Si sabes lo curativa que es la risa, debes empezar preguntarte por qué muchos adultos no tienen nada de qué reírse…

Los niños son increíblemente valientes

Los niños enfrentan nuevos desafíos y situaciones desconocidas todos los días.

Cuando pensamos cuántas situaciones nuevas tienen que enfrentar los niños todos los días, es sorprendente la cantidad de coraje y valentía que dominan todos los días. Ya sea en la escuela, en el hogar, o en cualquier nueva actividad en que se vean involucrados.

Los niños quieren saber y sienten mucha curiosidad

Los niños hacen docenas de preguntas al día; miran al mundo con grandes ojos curiosos.

También hacen muchas preguntas a las que a menudo no tenemos respuesta y que nos confrontan como adultos por nuestras limitaciones.

A veces al crecer perdemos la costumbre de hacernos estas preguntas y tratar de responderlas, y uno simplemente acepta las cosas. “Es así como así. “

A veces es aterrador lo poco que los adultos hablan con los niños o la frecuencia con la que simplemente asumen que los niños no entenderían algo de todos modos.

Los niños tienen una fuerte voluntad propia

Si un niño tiene algo en la cabeza, puede hacer todo lo posible para hacer cumplir esta voluntad. Los niños a veces muestran un esfuerzo físico completo: gritar, pelear, llorar, negociar, …

Muy a menudo se puede escuchar a los padres decir: “Sabes, nuestro hijo o hija tiene una voluntad fuerte (por encima del promedio)”.

Sin embargo, la realidad es que todos los niños (sanos) tienen una voluntad increíblemente fuerte.

La mayoría de los padres experimentan esto una y otra vez y les resulta algo agotador y desafiante. Sin embargo, parece que olvidamos fácilmente cuánto potencial positivo hay en esta testarudez.

Es precisamente esta voluntad la que hace que los niños sean independientes, curiosos, de mente abierta y fuertes.

Los niños son persistentes

Los niños pueden aferrarse a algo que quieren obstinadamente y durante mucho tiempo.

Al tener una ambición increíble, practican nuevos pasos de desarrollo una y otra vez. Esta fuerza de perseguir lo que quieren es innata y constituye el principio de perseguir una meta hasta alcanzarla, que luego vemos en la vida adulta.

Los niños son creativos por naturaleza y juegan

Los juegos infantiles son mucho más que simples “juegos infantiles” irrelevantes y sin sentido.

Al jugar, los niños procesan experiencias, practican nuevos roles y comportamientos y se familiarizan cada vez más con el mundo.

En los juegos de roles, los niños a menudo eligen los roles que desean en la vida cotidiana o que aún no están bien dominados, para que puedan adquirir nuevas experiencias, desarrollar un nuevo sentimiento y fortalecer su autoestima. – Entonces “actuar como si fuéramos” es mucho más que un juego de niños, es una herramienta de trabajo increíblemente valiosa.

¿Qué podemos aprender de los niños?

Por supuesto, los niños todavía tienen que aprender mucho. Por ejemplo, tienen que aprender a controlar mejor sus arrebatos, planificar con anticipación, ser un poco más cuidadosos y prudentes, ser menos directos, ver el mundo desde diferentes perspectivas, etc.

12 valiosas enseñanzas que puedes aprender de los niños

  1. Vive más en el aquí y ahora. ¡Disfruta el momento!
  2. Ten en cuenta el momento presente y lo que estás haciendo ahora.
  3. ¡Sé consciente de ti mismo y de tus sentimientos! Sé más consciente de cómo estás, qué sientes y cuáles son tus necesidades.
  4. ¡Demuestra tus sentimientos! Comparte tus sentimientos con tus cuidadores. Muestra tus sentimientos abierta y honestamente, porque tus sentimientos nunca están equivocados, a lo mucho, la reacción o el comportamiento que se muestran pueden ser inapropiados.
  5. Piensa menos. Confía más en tu intuición y en tus sentimientos.
  6. ¿Qué te hace reír? Descubre tu humor. A veces te ríes de ti mismo. ¿Puedes darte cuenta de lo liberador que es eso?
  7. Sé más curioso y valiente. Permítete hacerte preguntas críticas.
  8. Presta atención a los patrones de comportamiento que siempre son los mismos y posiblemente incluso destructivos. Cambia algo
  9. Aborda tu miedo al cambio.
  10. No te rindas demasiado rápido. Se persistente. ¡Tienes que caer 100 veces antes de poder correr!
  11. Se creativo. Vuélvete más juguetón y menos controlado. Descubre nuevas soluciones creativas.
  12. Actúa como si fueras… o como si pudieras ser algo… ¿Qué podría ser diferente?

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios