Mente Asombrosa
La violencia psicológica en los niños
Inicio » Psicología » Violencia psicológica en los niños y sus consecuencias

Violencia psicológica en los niños y sus consecuencias

La violencia psicológica o mental es la forma más común de violencia. Muchos niños lo experimentan todos los días, aunque sus procuradores no sean conscientes de forma plena La violencia psicológica también es siempre parte de cualquier otra forma de violencia, a saber, negligencia, abuso, abuso sexual y explotación sexual; Los niños también experimentan violencia psicológica cuando ellos mismos no son el objetivo inmediato de la violencia doméstica, sino que son los testigos directos de ésta.

Publicidad

Manifestación de la violencia psicológica en niños

A continuación se presenta una amplia lista de ejemplos en donde la violencia psicológica es padecida por los niños:

  • Cuando los niños son despreocupadamente asustados o atemorizados;
  • Cuando son intimidados, marginados, aislados;
  • Si los niños son ridiculizados o son objeto de burla;
  • Cuando son ignorados y devaluados;
  • Cuando son obligados a realizar tareas que no son acordes a su edad, son explotados y se deben mantener económicamente ellos mismos;
  • Cuando son educados con presión y opresión;
  • Cuando los niños no tienen límites ni se les educada para conocer las consecuencia de sus acciones;
  • Cuando los padres niegan la orientación de sus hijos y evitan la responsabilidad hacia sus hijos;
  • Cuando el castigo tiene lugar en un momento en que el niño ya no sabe lo que ha hecho y no puede reconocer el castigo como consecuencia de sus acciones;
  • Cuando los niños tienen que hacer lo que a sus padres siempre les gustaría hacer, cuando los niños, por así decirlo, se imponen en la vida de sus padres;
  • En el curso de un divorcio cuando los niños son usados para conseguir un propósito por parte de alguno de los padres;
  • Cuando los niños están expuestos a conflictos de lealtad entre los padres;
  • Cuando los padres tienden a desmerecer, menospreciar y socavar el ánimo y la autoestima del menor;

La violencia psicológica en los niños puede presentarse de muchísimas formas más; no sería posible conseguir una lista completa mediante este artículo informativo, sin embargo, esas son algunas de los principales manifestaciones de este tipo de violencia.

Siempre donde la ansiedad se utiliza como medio de educación, existe violencia mental. No solo el abandono, también puede ser un exceso de amor sofocante, lo cual es mucho más difícil de reconocer que la violencia física porque no deja cicatrices visibles en el cuerpo.

La violencia mental y psicológica es tan difícil de comprender, porque se experimenta individualmente y su efecto desde el exterior a menudo no es reconocible y evaluable.

Publicidad

Este fenómeno es esquivo, no se puede definir con precisión, está más allá del análisis científico y nos obliga a lidiar con muchos temas que ni siquiera esperamos.

¿Cuáles son sus causas?

Esta clase de violencia  causada por todos los actos y omisiones de los padres y cuidadores que pueden asustar, sobrecargar, transmitirles el sentimiento de inutilidad e interferir con el desarrollo mental y / o físico del niño.

El abuso mental rara vez ocurre como la única forma de maltrato. Aquellos que están preparados para maltratar a su hijo mentalmente a menudo se ven privados de sobrepasar el umbral del abuso físico. En el caso de evidencia de maltrato mental, siempre se debe considerar la posibilidad de violencia física y sexual y posiblemente negligencia. El abuso psicológico por parte de otros niños puede estar asociado con la violencia física recibida hacia ellos mismos.

A diferencia de la violencia física, el niño inicialmente no ve ninguna consecuencia del maltrato psicológico. Al principio, los niños no se alejan de sus cuidadores, y su dominio del idioma a menudo es insuficiente para informar sobre las variantes sutiles de los malos tratos mentales. Los síntomas de niños abusados ​​emocionalmente son a menudo tan inespecíficos que se hace difícil conseguir un diagnóstico preciso. De la depresión de un niño no se puede concluir sobre el maltrato mental.

¿Cómo se diagnostica?

La severidad de las consecuencias resultantes depende del niño afectado. Por lo tanto, el hallazgo de esta forma de abuso es particularmente difícil.

Solo es posible nombrar el maltrato psicológico y, por lo tanto, determinarlo objetivamente, por medio de un sistema de valores vinculantes, que en la educación se basa en la integridad mental incondicional del niño y lo considera fundamental para el desarrollo del niño. Por lo tanto, las actitudes multiculturales y subculturales pueden incluir diferentes valores con respecto al bienestar del niño.

Consecuencias

La gravedad de las consecuencias de los malos tratos mentales para un niño o adolescente depende de su edad, estado mental y, posiblemente, también de su capacidad intelectual y las posibilidades de evasión y afrontamiento que pueden imaginarse, pero también de la experiencia previa. Los traumas anteriores ya experimentados y, posteriormente, la vulnerabilidad experimentada hacen vulnerables a futuras consecuencias traumáticas.

Un apego existente a sus abusadores lleva a los niños emocionalmente abusados ​​primero a los servicios de adaptación. Por ejemplo, aquellos niños que fueron encarcelados en el sótano y experimentaban temores de muerte, luego se presentan bien educados y felices, para evitar un inminente maltrato. Solo cuando estos niños ya no pueden adaptarse, muestran síntomas más claros, como ansiedad, reacciones de pánico o incluso un liderazgo educativo más difícil o un fracaso escolar.

Pero incluso los niños, que ya tienen problemas de adaptación y autorregulación, son cada vez más víctimas de malos tratos mentales, lo que es aún más grave debido a la baja autoestima.

Si los padres mismos designan su comportamiento ofensivo o maltratador y, por lo tanto, se abren a la discusión, las condiciones para un cambio en el nivel de los padres son más favorables.

Si los padres están preparados para reflejar y cambiar su comportamiento, una colocación con organismos especializados como oficinas de asistencia social para jóvenes u otras instalaciones y servicios del servicio de asistencia social para niños y jóvenes (por ejemplo, un centro de asesoramiento educativo, ofertas de la asociación de protección infantil, etc.) puede ser exitosa para obtener más ayuda y evitar que el niño siga siendo víctima del maltrato psicológico y la violencia mental.

Publicidad

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría saber qué piensas, deja tu comentario.x
()
x