Mente Asombrosa
Persona en terapi y que posee síndrome del salvador
Inicio » Psicología » Síndromes » Síndrome del Salvador – Causas y síntomas

Síndrome del Salvador – Causas y síntomas

La persona con síndrome del salvador tiene una marcada tendencia a centrar su vida en base al cubrimiento de las necesidades de otras personas con la finalidad de que se sientan mejor o logren superar cualquier problemática.

Llegan a sentirse útiles en la medida en que puedan intervenir en la resolución de los problemas ajenos, ayuda que ofrecen o que prestan sin necesidad de que otras personas se lo soliciten.

Un individuo con síndrome del salvador es aquel que siempre está dispuesto a ayudar a otros; si solicitasen un voluntario en cualquier instancia esta es la persona que primero se ofrece.

Cuando la ayuda perjudica

Si bien es cierto que el altruismo es una cualidad admirada en los seres humanos en las personas con el síndrome del salvador, es una ayuda que en ocasiones les conlleva a dañarse a sí mismos o a quienes están apoyando.

Se trata de una ayuda que por más que se aporte con buenas intenciones, en muchos casos va en contra de la persona que extiende su mano a quien lo necesita porque en la medida en que colabora con otros puede estar desatendiéndose a sí mismo.

Por otra parte, las acciones de la persona en exceso altruista pueden tender a sobreproteger a los otros, lo cual les extingue la posibilidad de experimentar aprendizaje, madurar u ocuparse de sus propios asuntos.

En muchos casos, aun cuando carece de mala intención y es una conducta inconsciente, el salvador descalifica al otro en la medida en que no le cree capaz de solucionar por sí mismo o de enfrentar una frustración.

Causas del síndrome del salvador

Son diversas las causas que conllevan a un individuo a padecer de este síndrome, que llega a describir su personalidad y una constante necesidad por ocuparse de todos los asuntos de las otras personas. Entre ellos se destacan:

1. Problemas de autoestima

Suelen ser individuos con un desarrollo de la autoestima y del sentido de valía bastante deficiente, que dependen de otras personas para sentirse completos; en este sentido es como puede observarse que viven para los otros y no para sí mismos.

2. Necesidad de control

Una personalidad controladora requiere de un trabajo arduo en vista de que necesitan de manera compulsiva que todo lo que suceda a su alrededor se lleve a cabo de acuerdo a sus designios.

La persona controladora centrará su vida en manejar a las personas que tiene a su alrededor a costa de sí mismo si es posible y una de las maneras más efectivas la obtiene ocupándose de todos los asuntos ajenos.

3. Miedo a la soledad

El temor a quedarse solo, que puede incluso llegar a ser una fobia, conllevará a un individuo a mostrar la cara que las demás personas esperan de él si es preciso y a facilitarles la vida con la finalidad de que no le abandonen.

Estas personas se enfocan de manera progresiva en hacerse indispensables para los demás por lo que se dedican a que sean felices, a que nada les falte y a resolverles cualquier inconveniente.

4. Aprendizaje

La conducta en extremo altruista de los individuos con el síndrome del salvador puede obedecer a una raíz de la infancia, etapa durante la cual el individuo, por la dinámica familiar quizás, aprendió a valorar el altruismo excesivo.

Es posible que haya internalizado el altruismo como valor por consejos de sus padres o que la misma dinámica le enseñara que lo más importante es servir y ayudar a los otros sin importar lo que él mismo estuviese sintiendo o experimentando.

Síntomas del síndrome del salvador

Esta es la típica persona que siempre participa en todo tipo de eventos como la pieza principal, ante cualquier problemática siempre estará allí para quien le necesite y sin importar que tenga que hacer ofrecerá su ayuda.

Si se busca una analogía con los cuentos infantiles, este es quien pone su vida en riesgo si es necesario para salvar a la princesa que está en peligro, aun si para ello deba enfrentarse con dragones o monstruos. Dentro de los síntomas destacan:

1. Persistente necesidad de ayudar a los otros

Es una persona cuya meta principal gira en torno a ver felices a los otros, para lo cual busca de manera incesante hacer todo lo que este en sus manos para que eso sea posible.

De manera inconsciente busca personas que requieren de apoyo emocional o que tienen problemas en su vida, se adueña de sus problemas de manera apasionada y emprende todas las acciones requeridas para proporcionarle bienestar a esta persona.

El salvador emprenderá este tipo de conductas con familiares, amigos y tendrá una marcada tendencia a buscarse parejas cuyos problemas emocionales le lleven a crear una relación de dependencia.

Las personas que buscan parejas en estado de vulnerabilidad para apoyarles en la consecución de la felicidad, en palabras de las doctoras Marilyn Krieger y Mary Lamia, obedecen al síndrome del caballero blanco. (1)

2. Problemas de autoestima

La persona con este síndrome no se ocupa de sí misma en ningún sentido, no cuida de su salud ni de su imagen a menos que sobre algún tiempo en el que no está ayudando a los demás.

Carece de sentido de valía puesto que la persona más importante de su vida es cualquiera que requiera ayuda, sus necesidades, obligaciones, metas personales siempre se ubican en un segundo plano.

3. Vive para complacer a otras personas

Sin importar cómo se sienta ni lo que tenga que sacrificar, la persona con el síndrome del salvador basará su existencia en resolver los problemas ajenos y en trabajar por la felicidad de los otros.

En este sentido podría afirmarse que carece de vida propia porque su existencia se basa en otras personas y en ellas dedica cada minuto de sus días, es un individuo que antepone todos los asuntos externos a los suyos. Llegando al punto, dado el caso, de ayudar a los hijos de otros antes que a los propios.

Él prácticamente no existe y no es una persona importante en comparación con los otros, es incapaz de hacer contacto consigo mismo y actuar con base a la satisfacción de sus propias necesidades.

Él siempre pasará a un segundo plano con respecto a las demás personas y es posible que haya aprendido a vivir así por cuanto no se permite conocerse o entender que la persona más importante de su vida y a quien primero debe ayudar es a sí mismo.

Bibliografía:
  1. Krieger, J., Lamia, C. M. The White knight syndrome. Rescuing yourself from your need to rescue other. (Internet). Psychology Today. (Consultado 3 de septiembre 2.019). Disponible en: psychologytoday.com/intl/blog/the-white-knight-syndrome
  2. Magleb, C.  Complejo de salvador o redentor. (Internet). Red de autores; 3 de octubre 2.012 (Consultado 4 de septiembre 2.019). Disponible en: reddeautores.com/paicologia-psiquiatria/complejo-de-salvador-o-redentor/
  3. Sanabria, L. ¿Tienes el síndrome de la salvadora o el salvador? (Internet). Alma del aura; 17 de julio 2.018 (Consultado 4 de septiembre de 2.019). Disponible en: almadelaura.com/tiene-el-sindrome-de-la-salvadora-o-el-salvador/
Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse