Mente Asombrosa
Persona que sufre el síndrome del impostor
Inicio » Psicología » Síndromes » ¿Sufres del síndrome del impostor? Qué puedes hacer al respecto

¿Sufres del síndrome del impostor? Qué puedes hacer al respecto

El síndrome del impostor es un síndrome que puede presentarse de manera más común de lo que se consideraba hace algunos años, se caracteriza por ansiedad y pánico por mantener y dominar ciertas áreas que el paciente considera que lo desbordan, y las cuales lo abruman y le hacen sentir muy preocupado, temiendo perder el éxito que ha alcanzado.

Te despiertas, y en realidad todo está bien, sin embargo, en el fondo de ti te sientes totalmente inseguro. Te sientes incapaz de atribuirte tus propios éxitos, que evidentemente son tuyos, y piensas que todo fue solo suerte o ayuda del exterior y que puede cambiar en cualquier momento nuevamente.

En otras palabras: Te lamentas en tu éxito, y eso le sucede a muchas personas, incluso se rumorea que hasta el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que se despertó en la Casa Blanca y se preguntó: “¿Qué estoy haciendo aquí?”

¿Qué se entiende por  síndrome del impostor?

Este fenómeno psicológico se llama Síndrome del Impostor, relacionado con el miedo escénico y la ansiedad ante las pruebas del día a día.

Ayer, estabas convencido de que podías cambiar el mundo, y sentías que podías con todo y estabas lleno de energía. Entonces gracias a eso cumples tus objetivos con éxito y, a pesar del evidente éxito, no puedes creer en tu propio logro.

Más bien, tú crees que has logrado tus resultados no a través de tus habilidades sino a través de la felicidad o las relaciones. Y eso sucede independientemente del nivel de responsabilidad.

¿Cuales son las causas?

La causa del síndrome de Impostor se origina, como mucho, durante la infancia. Se trata de una debilitada confianza en sí mismo, si uno fue celebrado como un niño solo por logros extraordinariamente buenos.

A esto se suma la presión de desempeño de nuestra sociedad. Todo tiene que hacerse mejor, más rápido y al mismo tiempo más rentable. Nos perdemos en la avalancha de información y no sentimos que lo que sucedió realmente fue resultado nuestro. Además, hay un pequeño aspecto que casi todos tenemos dentro de nosotros: tenemos miedo a las críticas.

Las explicaciones psicológicas para este fenómeno pueden ser las siguientes:

1. Fijarse una meta demasiado alta

Sí, muy comúnmente se nos dice que uno debe establecer objetivos ambiciosos, de modo que surjan las emociones y podamos despertar nuestra voluntad. Y sí, esto significa que la intransigencia es buena, ya que puede contribuir a la concentración y aumentar la motivación. Pero no todos pueden manejar objetivos ambiciosos y alcanzar esos objetivos.

2. No poder cumplir tus objetivos

Para algunos, realmente no implica una preocupación. Cuando fallan, se levantan otra vez y siguen. Pero quien planeó su objetivo más allá de su propia autoestima, a menudo experimenta una seria decepción y forma una creencia: “¡No puedo!”

A veces hay una espiral descendente

Tienes éxito y logras un buen resultado tras otro, pero no importa lo que pase, no atribuyes estos logros a tu propia cuenta, sino a la suerte y al azar, y no puedes revertir tus creencias.

¿Cómo sales de esta espiral?

Al igual que con todos los otros problemas y adversidades en nuestras vidas, el cambio y la superación tardan un poco más de lo deseado.

Está es la estrategia de pasos pequeños. A menudo es bueno buscar apoyo para realizar este trabajo, algún conocido en quien se puede confiar. Puede ser un amigo que puede ayudarte a reflexionar, o un entrenador de vida profesional.

Aquí hay algunas sugerencias para el aquí y ahora:

1. Crear claridad para superar el síndrome del impostor

Descubre qué requisitos de calidad y cantidad existen para tu trabajo. ¿Cuál de estos creaste tú mismo? ¿Cuál es el ambiente para ti? ¿Están estos requisitos por escrito? (Si es así, lee nuevamente lo que contiene).

2. Hacer visible el éxito

Escribe tus logros anteriores. Pregunta espontáneamente a cualquier conocido que esté contigo, y si la lista parece demasiado corta, pregunta a tus padres y amigos.

Continúe la lista todos los días y escribe al menos una cosa que hayas dominado con éxito ese día. Como levantarte a tiempo. Bañarte bien. Preparar y disfrutar el desayuno. Una sonrisa amigable frente al espejo. Sacar la basura. ¡Esas son seis!

Continúe este ejercicio hasta que también puedas obtener automáticamente logros menores en tu entorno de trabajo, y luego progresa a los logros más grandes.

3. Limpia la basura

En algún punto y eventualmente surgirá la idea de que eres un idiota (o alguna otra mala palabra). Tal vez alguien te lo dijo una vez, y desde entonces lo llevas contigo. Esta es una situación común dentro del síndrome del impostor.

Debes tirar esa basura por la borda. Aprende a pensar positivamente sobre ti mismo.

¿Acabas de dejar caer la taza? Bueno, luego tendrás la oportunidad de regañarte todo el día o mostrarte a ti mismo y a los demás lo gracioso que eres o lo bien que sabes dónde están escondidos los artículos de limpieza en la oficina.

¿Apareciste demasiado tarde en una reunión? Practica poner tu sonrisa más encantadora y se útil y constructivo en el tiempo restante.

4. Encuentra aliados

Si no estás seguro de qué hacer, busca aliados. Dile a tus amigos cómo te sientes a veces y consigue una mano amiga. Muchas veces, al conocer la experiencia de otras personas dentro de nuestra misma área nos puede servir para ver la realidad con otra perspectiva.

5. Fortalecer la autoestima

Para fortalecer tu autoestima, puedes hacer un ejercicio simple que a menudo ayuda. Ponte todos los días frente a un espejo y dite a ti mismo: “¡Soy genial!”

Lo más importante es que la grandeza no tiene que estar justificada. ¡Haz este ejercicio a diario y no olvides decir en voz alta y clara que eres genial!

6. Diario de éxito para superar el síndrome del impostor

Procesa y reflexiona sobre tus éxitos y fracasos regularmente. Comprueba, de acuerdo con los requisitos del punto 1, quién ha definido un evento como un éxito y si aún tienes pensamientos peyorativos sobre ti en la evaluación.

Establece una meta hasta que observes este proceso y lo que quieres lograr al final y comparte esta meta con tus amigos. Esta es una de las formas más efectivas de hacer frente al síndrome del impostor.

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse