Mente Asombrosa
Entendiendo la psicología positiva
Inicio » Psicología » Psicología positiva | ¿Qué es y cómo se puede usar?

Psicología positiva | ¿Qué es y cómo se puede usar?

Descubre qué significa este concepto, y cómo puedes aplicarlo en tu vida cotidiana a través de técnicas y estrategias. En este artículo presentaremos dinámicas interesantes que se pueden usar en casa, en el trabajo y en la crianza de los niños.

Publicidad

Estas promueven las fortalezas personales, optimismo y creatividad. Descubre juegos y ejercicios entretenidos de la psicología positiva para niños y adultos. Mejorar el bienestar mental y la felicidad es más fácil si sabes cómo.

La psicología positiva es una rama de la psicología que se ocupa de la felicidad. Los expertos dicen que la felicidad depende de tres factores: 50% depende de nuestro carácter, que es genético, 10% depende de los eventos en nuestra vida y 40% de lo que hacemos para ser felices. En estos 40% de los casos, interviene la psicología positiva.

¿Qué es la psicología positiva? Definición y concepto

Después de que la psicología se centrara por décadas en los trastornos, las psicopatologías, los problemas de conducta, las enfermedades, etc., los especialistas comenzaron a pensar en lo que es bueno para nosotros.

Ya no se trata solo de buscar tratamiento para curar enfermedades, sino también de encontrar respuestas a lo que nos hace florecer y lo que nos puede hacer felices. En la psicología positiva, los problemas no se ignoran, pero lo principal que se busca es lo que nos da satisfacción.

Publicidad

Se podría definir la psicología positiva como la exploración científica de lo que hace que valga la pena vivir nuestras vidas, sin olvidar los problemas personales. 

La psicología positiva promueve nuestras fortalezas de manera equilibrada y la transmisión de una autoimagen más objetiva. Esto es necesario porque algunas fortalezas no son necesariamente buenas y no son beneficiosas en exceso, como la positividad. Ser positivo puede hacernos creer que somos invulnerables y asumir que somos capaces de lograrlo todo.

Lo cual a la larga puede hacer que tomemos demasiados riesgos y hagamos más cosas de las que realmente podemos hacer. Por otro lado, si somos negativos, difícilmente podremos disfrutar de lo bueno que trae la vida.

¿Qué no es la psicología positiva?

La psicología positiva a menudo se subestima porque puede transmitir la imagen de que es una forma barata de autoayuda. Sin embargo, esta realmente no ignora los problemas reales que enfrentan las personas. Las fortalezas y debilidades se resuelven construyendo sobre lo mejor de la vida y reparando lo peor.

Esto hace que la vida de las personas sea más feliz y también trata las patologías. Tampoco se trata de ofrecer soluciones universales a la felicidad para todas las personas. Todos somos únicos y lo que a uno le gusta no tiene que complacer al otro.

Tu único objetivo tampoco tiene que ser la felicidad. Ser feliz significa aceptar que hay momentos tristes, que nos enojamos y decepcionamos y que discutimos.

¿Por qué nos centramos en lo negativo? La percepción selectiva

Es cierto que en nuestra vida diaria a menudo olvidamos las cosas positivas. Muchas veces pasan desapercibidas y solo nos centramos en los eventos negativos.

Podrías pensar: “El agua de la ducha estaba helada”, “He vuelto a aumentar de peso, soy terrible”, “Tuve una discusión con mi pareja”, etc. En contraste, a menudo olvidamos las “pequeñas alegrías” que ocurren en nuestra vida diaria: disfrutar de una comida que nos gusta; una conversación agradable una ducha tibia…

Esta tendencia que tenemos la mayoría de nosotros de ver los aspectos negativos y subestimar lo positivo, se llama percepción selectiva. Algunos expertos consideran que la percepción selectiva es un mecanismo adaptativo que es beneficioso para nuestra supervivencia. Esto se debe a que los eventos negativos o adversos requieren que respondamos para enfrentarlos y resolverlos.

Sin embargo, los eventos positivos que no ponen en peligro nuestra supervivencia no requieren reacción y pasan desapercibidos por nuestra atención y memoria. Pero si nos enfocamos en lo negativo, nuestro estado de ánimo se deteriora y corremos el riesgo de sufrir ansiedad, depresión y otros problemas psicológicos.

Seligman y la psicología positiva

Martin Seligman es considerado el fundador de la psicología positiva. Fue uno de los primeros en estudiar la felicidad desde una perspectiva científica. Según Seligman, hay tres dimensiones de felicidad en las que se puede trabajar: una vida cómoda, una buena vida y una vida significativa. Estas áreas se explican más abajo:

Vida cómoda

Buscar las alegrías de la vida, experimentar tantas emociones positivas como sea posible, disfrutando cada momento. El problema es que la capacidad de experimentar y reforzar las emociones positivas no se ve fácilmente influenciada y depende en parte de la genética. Pero podemos aprender a sacarles más provecho.

Buena vida

Logramos esto descubriendo nuestras virtudes y fortalezas y usándolas para mejorar nuestras vidas. La experimentamos en el momento en que no experimentamos nada más, nos concentramos en una tarea y abstraemos todo en nuestro entorno.

Vida significativa

Según Seligman, el tercer paso en la felicidad es encontrar un profundo sentido de satisfacción y mediante el uso de nuestras fortalezas para un propósito que es mayor que nosotros.

Ejercicios prácticos y técnicas de psicología positiva

Un estudio reprodujo las suposiciones de Seligman para descubrir si los ejercicios de psicología positiva funcionan. Descubrieron que las intervenciones positivas de psicología en realidad hacen a las personas más felices. Aunque el impacto en las personas con depresión es menor de lo que se pensaba anteriormente, parecen ser útiles. ¿Cómo aplicamos la psicología positiva?

1. Ejercicios de psicología positiva: fortalezas

Según Seligman, una parte muy importante de la psicología positiva es aprender a disfrutar los aspectos positivos de nuestra vida para reconocer nuestras fortalezas. A continuación hay una tabla que te ayudará a identificarlas. Si tienes dificultades, puedes pedir ayuda a alguien cercano a ti. A veces otras personas pueden ver nuestras virtudes más claramente.

1, Sabiduría y conocimiento

  • Creatividad – Pensar en formas nuevas y productivas de hacer algo.
  • Curiosidad – Estar interesado en todas las experiencias que están ocurriendo.
  • Apertura – Pensar profundamente sobre las cosas desde diferentes ángulos.
  • Deseo de aprender – Desarrollar nuevas habilidades y adquirir conocimientos.
  • Perspectiva – Poder dar consejos sabios a otros.

2. Coraje

  • Valentía – No tienes miedo a las amenazas, desafíos, dificultades o al dolor.
  • Resistencia – Para terminar lo que te propusiste hacer.
  • Integridad / autenticidad – Decir la verdad y presentarte auténticamente.
  • Vitalidad – Para enfrentar la vida lleno de energía y emoción.

3. Humanidad

  • Amor – Apreciar las relaciones cercanas con los demás.
  • Bondad – Hacer favores y ayudar a otros.
  • Inteligencia social – Ser consciente de los motivos y sentimientos tuyos y de los demás.

4. Justicia

  • Espíritu comunitario y trabajo grupal – Trabajas bien como miembro de un equipo o grupo.
  • Serenidad / justicia – Tratar a todas las personas por igual en el sentido de justicia y equidad.
  • Liderazgo – Organizas actividades grupales y las pones en movimiento.

5. Moderación / Contención

  • Capacidad de perdonar – Perdonar a los que nos hieren.
  • Bondad / modestia – Dejas que tus propias acciones y logros hablen por si mismos.
  • La prudencia – Tienes cuidado con tus propias decisiones; no hacer o decir cosas de las que luego puedas arrepentirte.
  • Autorregulación – Regulas lo que sientes y haces.

6. Transferencia

  • Apreciar la belleza – Percibir y apreciar la belleza y la excelencia en todas las áreas de la vida.
  • Gratitud – Ser consciente de las cosas bellas de la vida y estar agradecido por ellas.
  • Esperanza – Esperar lo mejor y trabajar para conseguirlo.
  • Humor – Disfrutas riendo y divirtiéndote; Para hacer sonreír a los demás.
  • Espiritualidad – Tener creencias coherentes sobre un propósito y un significado superiores en la vida.

2. Ejercicios de psicología positiva: relaciones sociales

Las personas que tienen al menos una amistad cercana son más felices. Es importante contar con personas en las que puedas confiar, por quienes te sientas amado y apoyado. Es importante que podamos expresarnos libremente con nuestros seres queridos, que demostremos cómo nos sentimos y qué queremos.

No parece importar cuántos amigos tengamos, pero la frecuencia de las interacciones y actividades que compartimos con ellos es importante. Es importante mantener la capacidad de expresar interés en lo que otros nos dicen y responder de manera alentadora.

3. Ejercicios de psicología positiva: actividad física

El bienestar físico es importante para nuestro bienestar mental. El ejercicio y la alimentación saludable pueden ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo. El ejercicio tiene un gran impacto en la depresión.

Sin embargo, el objetivo del deporte a menudo es perder peso y obtener un cuerpo más atractivo. Estos deben ser motivos secundarios y los ejercicios deben realizarse por puro placer. A muchas personas no les gusta el deporte simplemente porque “no es lo suyo”.

Pero hay una gran variedad de actividades diferentes que puedes diseñar de acuerdo a tu gusto. Incluso caminar a un ritmo rápido puede tener un efecto positivo en el cuerpo.

4. Ejercicio de psicología positiva: humor

El humor aumenta nuestro bienestar, extiende la vida y nos hace más felices. Es importante tener sentido del humor, pero como todo lo demás, esto lo puedes entrenar.

  • Rodéate de personas con sentido del humor, es contagioso.
  • Aprende a tomarte las cosas menos en serio y reírte de ti mismo (por supuesto, sin burlarse).
  • Aprende a usar el humor de manera inteligente y no indiscriminadamente.

5. Ejercicio de psicología positiva: gratitud

Practicar la gratitud es una de las cosas que brinda el mayor bienestar a las personas. A veces no nos damos cuenta, pero siempre tenemos algo por lo que estar agradecidos. A continuación hay tres ejercicios psicológicos positivos que son muy útiles para hacer de la gratitud un hábito:

  • Empieza un diario de agradecimiento y escribe al menos tres cosas por las que estés agradecido cada noche antes de ir a la cama.
  • Escribe una carta de agradecimiento a alguien especial. Escribe cómo te sientes gracias a lo que la otra persona ha hecho por ti. Si es posible, puedes leerle la carta en persona. Los sentimientos y emociones positivas que surjan deben ser permitidos y disfrutados.
  • Se agradecido en todo momento. Uno debe hacer un hábito mental el estar agradecido en todo momento.

6. Ejercicio de psicología positiva: tres cosas positivas

Este ejercicio de psicología positiva es mantener un “diario de cosas placenteras”. Escribe tres cosas positivas cada noche que te hayan traído alegría, felicidad y satisfacción … Piensa en lo que sentiste y por qué.

No juzgues y no seas negativo. Esto te ayudará a ser más consciente de los buenos momentos del día y, al hacerlo, podrás descubrir qué te ha traído felicidad y podrás repetir estas cosas en los días siguientes.

Psicología positiva en el trabajo

¿Cómo se puede aplicar la psicología positiva en el lugar de trabajo? Para muchos, el lugar de trabajo es un lugar de tortura. Un espacio terrible con gente terrible de la que no puedes escapar porque necesitas un salario para alimentarte; e incluso si no es el lugar más deseable del mundo, puedes hacerlo un lugar menos hostil.

1. Se agradecido

Como se sugiere en el ejercicio de psicología positiva anterior, la gratitud también se puede practicar en el trabajo. Piensa en una persona que hizo algo por ti que realmente aprecias. Escríbele una carta y léela en voz alta. Este ejercicio te brindará una sensación de bienestar y al mismo tiempo fortalecerá tu relación con esta persona.

2. Dale una dirección a tus tareas

Si le damos a nuestro trabajo un significado que va más allá del deber, es posible aumentar nuestra felicidad y satisfacción. Trata de imaginar cómo estas tareas contribuyen al bien común. Evita pensamientos como “Solo hago esto para que el jefe se haga rico”.

Este pensamiento no ayuda. Piensa en lo que ofreces a las personas y para qué son necesarias tus acciones. Y si no puedes encontrar nada, piense en lo que te traerá (seguridad económica, bienestar para tus hijos …).

3. Pasa tiempo con tus compañeros de trabajo

Trata de conocer a tus compañeros de trabajo, hablar con ellos, tomar un café o planificar actividades fuera del trabajo.

5. Usa tus fortalezas

El conocimiento de nuestras fortalezas y su uso diario en nuestro trabajo aumenta nuestra felicidad y sentido de logro.

Ejercicios de psicología positiva para niños

¿Cómo podemos aplicar la psicología positiva a los niños? Integrar la psicología positiva en la vida de tus propios hijos puede ser muy fácil. Solo tienes que adaptar los ejercicios anteriores a un niño.

1. Lista de agradecimientos

Un ejercicio de psicología positiva para los niños es alentar al niño a escribir tres cosas por las que está agradecido todos los días. Este ejercicio se puede hacer bien en familia. Al final de la semana, leen juntos el resultado y reflexionan sobre las cosas maravillosas que valoran en la vida.

2. Actos de amabilidad

Ayuda a tu hijo a ser amable con alguien más todos los días. Ayúdalo a descubrir lo bien que se siente tratar bien a los demás. También puedes planificar con tu hijo qué cosas positivas pueden hacer por los demás en la próxima semana y anotarlas.

3. Tres cosas positivas

Otro ejercicio interesante de la psicología positiva para niños es ayudarlo a reflexionar sobre tres cosas positivas que le sucedieron durante el día. Tal vez un cumplido de un maestro o un amigo, un momento divertido mientras almorzaba o un paseo tranquilo.

4. Lista de fortalezas

Descubran juntos qué fortalezas tiene tu hijo y piensen cómo puede incorporar estas fortalezas en la vida cotidiana para mejorar su propio bienestar y el de los demás.

5. Disfrutar

En lugar de apresurarse por la vida cotidiana, disminuye tu ritmo e intenta disfrutar de una actividad agradable o un momento simple. Practicar la atención plena con tu propio hijo puede aumentar la conciencia y reducir la preocupación y la ansiedad.

6. Relaciones sociales

Las relaciones sociales significativas contribuyen significativamente al bienestar general. Asegúrate de que tu hijo la pase bien con un buen amigo o un familiar especial durante toda la semana. O que el niño pueda incluso llegar a conocer mejor a un nuevo amigo de su entorno.

7. Lista de objetivos

Una buena práctica de psicología positiva en los niños puede ser ayudar al niño a hacer una lista de objetivos a corto y largo plazo. Los objetivos deben ser factibles y no demasiado complicados. Cuando ves cómo logras lo que te propusiste hacer, te sientes bien y te vuelves un poco más feliz.

Bibliografía:
  1. Seligman ME, Csikszentmihalyi M. Positive psychology. An introduction. Am Psychol. 2000;55(1):5–14. doi:10.1037//0003-066x.55.1.5
  2. Seligman ME, Steen TA, Park N, Peterson C. Positive psychology progress: empirical validation of interventions. Am Psychol. 2005;60(5):410–421. doi:10.1037/0003-066X.60.5.410

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios