Mente Asombrosa
Una mujer que tiene hambre y se pone de mal humor
Inicio » Psicología » Por qué algunas personas están de mal humor cuando tienen hambre

Por qué algunas personas están de mal humor cuando tienen hambre

Existe un anuncio popular que dice lo que muchos saben de su propia experiencia: “No eres tú cuando tienes hambre”. Si tenemos hambre, reaccionamos de manera más agresiva en situaciones estresantes, tenemos un estado de ánimo susceptible y simplemente estamos de mal humor sin razones aparentes.

En inglés hay incluso una palabra para ello: “hangry”, una creación de palabras que mezcla las palabras “enojado” y “hambriento”. El fenómeno internacionalmente conocido ahora ha sido tomado por investigadores estadounidenses. Los científicos de la Universidad de Carolina del Norte querían saber por qué nos sentimos más irritados y de mal humor cuando tenemos hambre. La explicación general fue la caída en los niveles de azúcar en la sangre.

El contexto social influye si nos volvemos agresivos

Las investigadoras, Jennifer MacCormack y Kristen Lindquist, estaban convencidos de que el hambre y los procesos bioquímicos asociados por sí solos no podían ser responsables de convertirnos en pesimistas con el estómago vacío. Así que hicieron varios experimentos. Sus resultados fueron publicados en la revista “Emotion” bajo el título: “Feeling hangry? Cuando el hambre se conceptualiza como emoción“.

Las personas hambrientas de la prueba reaccionan de manera diferente

En un primer experimento, MacCormack y Lindquist entrevistaron a 400 personas en línea. Les mostraron a las personas de prueba diferentes imágenes. Primero vieron imágenes positivas, luego neutrales y luego negativas. Posteriormente, los sujetos vieron un carácter chino que no pudieron asignar. Luego, debieron evaluar si el signo tenía un significado positivo, negativo o neutral en chino. Para ello debían dar información sobre su hambre.

El resultado: las personas de prueba que dijeron que tenían hambre y que vieron una imagen negativa interpretaron el carácter chino mucho más negativamente que cualquier otra persona. Sin embargo, en la evaluación de imágenes positivas o neutrales, no hubo diferencia entre aquellos que no dijeron que tenían hambre.

El segundo experimento tuvo lugar en el laboratorio, 200 estudiantes tuvieron que escribir un texto separado en una computadora. Un grupo escribió un texto sobre sus propias emociones. El segundo grupo debía describir una situación cotidiana. Después de eso, todos los participantes leyeron un texto muy largo y difícil. Al final del texto, las computadoras se desconectaron. Los investigadores simulaban un fallo del sistema por el cual los participantes fueron acusados. También se les dijo que repitieran toda la prueba. Luego, debían completar un cuestionario aparentemente no relacionado y calificar la prueba y a la persona que realizó el experimento.

Resultado del experimento de laboratorio: los participantes, que se habían centrado en sus emociones en la prueba y al mismo tiempo tenían hambre, evaluaron la situación así como a las personas que no tenían hambre. Sin embargo, los sujetos de prueba, que tenían hambre y desconocían sus emociones, se sintieron más estresados ​​y enojados.

Con todo, los investigadores llegaron a la conclusión de que el hambre conduce a una mayor sensación de estrés. Por encima de todo, evaluamos las situaciones ambiguas de manera negativa y, por lo tanto, estropean el ánimo más rápidamente.

Entonces, ¿somos menos pacientes cuando tenemos hambre?

Los científicos tienen consejos para esto: si nos damos cuenta de que estamos teniendo hambre pero no podemos comer en este momento, nos ayuda concentrarnos en las cosas hermosas de la vida: escuchar música alentadora o tener una conversación animada.

Pero, ¿y si ya estamos hambrientos y atrapados en una situación incómoda? Por ejemplo, cuando estamos atascados en el tráfico? Jennifer MacCormack recomienda: hacer que las emociones de uno sean conscientes. “Entonces debería dar un paso atrás y pensar: está bien, solo tengo hambre, pero el conductor que está frente a mí tal vez no sea una persona tan mala como creo”. Por lo tanto, el mal humor podría verse nuevamente influenciado positivamente.

La idea tras esto, aunque parezca muy difícil para quienes se ponen de mal humor cuando tienen hambre, es buscar el lado positivo de una situación para evitar que el mal humor nos sobrepase.

Avatar

Jonathan Treviño Flores

Jonhatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

1
Deja tu comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
Ana Arias Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
Ana Arias
Invitado
Ana Arias

Excelentes temas, gracias por compartirlos con nosotros. No me canso de leerlos y también enviarlos a mis contactos y amigos.