Mente Asombrosa
Conoce los diferentes tipos de líder y liderazgo propuesto por Daniel Goleman
Inicio » Psicología » Los tipos de liderazgo propuestos por Daniel Goleman

Los tipos de liderazgo propuestos por Daniel Goleman

En la actualidad, e incluso desde tiempos remotos, la habilidad de liderar ha sido sumamente importante para la especie humana.

Mediante el liderazgo, es posible organizar a un grupo de personas para trabajar en conjunto por un bien común. Cada líder puede tener una forma distinta de desempeñar su papel, y es allí donde entran los tipos de liderazgo.

Daniel Goleman, un psicólogo, escritor y periodista de nacionalidad estadounidense, describió seis tipos distintos de liderazgo. Cada tipo se basa en un componente de la inteligencia emocional, y además, una sola persona puede desarrollar los distintos tipos de liderazgo, logrando así mejores resultados. Los tipos de liderazgo son los siguientes:

Liderazgo coercitivo o autoritario

Este tipo de liderazgo debe ser aplicado en situaciones muy concretas, ya que es el menos eficaz. En el liderazgo coercitivo o autoritario, las decisiones son tomadas por el líder sin tener en cuenta la opinión de las demás personas. Es así que estas sienten que no son respetadas.

Asimismo, este tipo de liderazgo se caracteriza por basarse en la disciplina, por lo cual, el líder se limita a dar instrucciones precisas que deben ser cumplidas tal como las estipula. Esto ocasiona que las personas pierdan su capacidad y motivación para aportar nuevas ideas.

Por esta razón, este tipo de liderazgo debe emplearse únicamente en situaciones críticas, en donde las personas no consigan llegar a un acuerdo o sea urgente la toma de una decisión pronta en donde el margen de error debe ser mínimo.

Democrático

A diferencia del liderazgo anterior, el democrático se basa precisamente en tomar en cuenta la opinión e ideas de las personas. Es por ello que para llevar a cabo este tipo de liderazgo es necesario tiempo. Para tomar una decisión democrática, harían falta muchas reuniones en donde se entre en debate el mejor camino a elegir.

Cabe destacar que para el liderazgo democrático, es de suma importancia que las personas tengan conocimientos, habilidades y capacidades para dar un buen aporte, ya que de lo contrario, sería contraproducente.

Por lo tanto, este estilo de liderazgo no debe emplearse cuando las personas carecen de las competencias necesarias. Tampoco es útil durante situaciones críticas, puesto que, como ya se mencionó, las decisiones se deben discutir previamente.

Afiliativo

Por otra parte, se encuentra el liderazgo afiliativo, el cual se caracteriza por la construcción de lazos emocionales fuertes con los grupos. El líder se involucra de forma emocional con el grupo, de modo que la lealtad de este sea mayor.

Esto fomenta la armonía y motivación de la gente, por lo cual, puede resultar bastante beneficioso. Además, en este tipo de liderazgo, se suele dar libertad a las personas para que hagan las cosas a su manera, siempre y cuando sea para hacer las cosas de la mejor forma posible.

Es por ello que se debe tener cuidado con el liderazgo afiliativo. Es importante tener en cuenta que a pesar de confiar en las capacidades del grupo, necesitan de un líder que les guíe y les incentive a mejorar. De lo contrario, las personas podrían pensar que su líder permite la mediocridad.

Orientativo

También llamado liderazgo visionario, consiste principalmente en la motivación del grupo, ya que este ya tiene clara las ideas y los objetivos. Es por ello que las personas tendrán la posibilidad de participar de forma activa en la experimentación e innovación. Por supuesto, siempre que se calculen los posibles riesgos.

Este tipo de liderazgo es bastante efectivo, siempre y cuando el grupo esté completamente capacitado. No obstante, el liderazgo orientativo puede no resultar cuando las personas que integran el grupo poseen más experiencia que el líder.

Timonel o de imitación

En cuanto al liderazgo timonel o de imitación, se basa en que el líder se ofrezca como un modelo o ejemplo a seguir. Por este motivo, debe tener una actitud impecable y siempre dar lo mejor de sí. De este modo, el grupo podrá aprender de su líder, pues es quien cuenta con más experiencia.

Sin embargo, a causa de esto, no será posible que las personas puedan aportar ideas a los proyectos. Además, si el líder abandona al grupo, quedarán a la deriva, pues estaban acostumbrados a que los guiara un experto.

Coach o de entrenamiento

Por último, pero no menos importante, el liderazgo de entrenamiento o coach. Este consiste en que el líder trate de que cada individuo del equipo conozca sus puntos débiles, así como sus fortalezas. De este modo, cada persona podrá centrarse en desarrollar su potencial y superarse a sí mismos.

Para poder llevar a cabo un buen liderazgo, es importante saber cuándo y cómo liderar en determinadas circunstancias. Por lo tanto, un buen líder debe conocer los distintos tipos de liderazgo y cambiar sin dificultad de un estilo a otro de acuerdo a la situación.

Facebook
Google+
Twitter
Pinterest
Email
WhatsApp

Rafael Aragón Arróniz

Rafael Aragón Arróniz es Psicólogo y Sexólogo matriculado en España. Con vasta experiencia como redactor y editor online con participación en blogs como Vida Lúcida y La Mente es Asombrosa, entre otros.

Añadir comentario