Mente Asombrosa
Los efectos negativos de exponer a los niños a la violencia
Inicio » Psicología » Los efectos nocivos de exponer a los niños a la violencia

Los efectos nocivos de exponer a los niños a la violencia

La violencia contra los niños es un fenómeno que todos conocemos. Todos los días, miles de niños son víctimas de la horrible brutalidad de algunos adultos, que cometen actos atroces contra ellos, desde agresiones verbales hasta golpizas y abusos sexuales. 

Publicidad

Sin embargo, además de la violencia contra el niño mismo, no debemos pasar por alto la posibilidad de que el niño se convierta en testigo ocular de incidentes de violencia, que es igualmente perjudicial para su psique. 

Salvo estos casos aislados por supuesto, todos los niños entran en contacto con la violencia, de una forma u otra, a través de los medios de comunicación por ejemplo o simplemente porque han tenido la desgracia de estar ante un accidente de coche. 

Trastorno de estrés postraumático en niños y adolescentes

Cuando los niños se ven expuestos a eventos tan traumáticos, pueden reaccionar de diversas formas, pero independientemente de su reacción, una cosa es segura: las consecuencias de la violencia son incalculables y, a veces, irreparables. 

Los síntomas más comunes incluyen sentimientos intensos de miedo, timidez, aislamiento social, estrés, ansiedad y cambios en el ritmo circadiano (reloj biológico) que a su vez pueden provocar alteraciones del sueño y la alimentación. Muy a menudo, los síntomas son similares a los de los niños que han experimentado violencia ellos mismos, incluido el trastorno de estrés postraumático

Publicidad

Los niños diagnosticados con el trastorno muestran síntomas de evitación, evitando situaciones específicas que recuerdan el evento, así como síntomas de reanimación, es decir, pensamientos perturbadores o pesadillas relacionadas con el evento, así como flashbacks. 

También pueden mostrar ira, irritabilidad y comportamiento agresivo, que a su vez es a menudo autoinfligido e incluye autolesiones o, en casos más extremos, ideación suicida. 

Independientemente de los síntomas que sean diferentes para cada caso, la reducción en la funcionalidad y sociabilidad de la persona es evidente, ya que los pensamientos forzados en torno al evento son agotadores y psicodélicos, llevando gradualmente a la persona a decaer.

La violencia trae violencia

En los casos de exposición prolongada del niño a la violencia, sus consecuencias negativas se vuelven aún más obvias. Un ejemplo de ello es el «síndrome de los no interesados», que se produce cuando se considera que un niño es testigo de incidentes de violencia doméstica. 

Acostumbrándose a las conductas violentas desde temprana edad, aprende a normalizar la violencia como una forma aceptable de conducta a la que recurrirá en el futuro, cuando se encuentre en una situación estresante o cuando quiera resolver un conflicto. 

La exposición crónica a la violencia también aumenta la probabilidad de fracaso académico, abuso de sustancias y participación en delitos. 

¿Cómo ayuda a un niño expuesto a la violencia?

Si tu hijo u otro niño ha estado expuesto a la violencia, indudablemente necesitan ayuda y apoyo, incluso si no lo demuestran. Ciertamente, se pueden identificar algunos cambios, incluso pequeños, en la vida diaria del niño, que indican la difícil situación que atraviesa. 

1. Busca apoyo

Con demasiada frecuencia, una relación de confianza y comunicación con los padres por sí sola no es suficiente. El apoyo debe provenir de muchas fuentes diferentes, como una red de pares o estructuras escolares. 

Además, la contribución de un psicólogo profesional casi siempre es necesaria y la psicoterapia puede ser de gran ayuda para el niño.

2. Anima al niño a expresar sus sentimientos libremente

Crear un clima de apoyo que favorezca la expresión de los sentimientos del niño es de suma importancia. De lo contrario, el niño internalizará sus emociones hasta tal punto que, en algún momento, lo conducirá a un estallido aterrador, o las dirigirá a sí mismo. 

Por ejemplo, la ira contra la persona que dañó a un ser querido puede convertirse en culpa porque él no hizo nada para detenerla.

3. Trata de restaurar la anterior sensación de normalidad

Como resultado del evento traumático, los niños probablemente sientan una sensación de falta de realización y falta de confianza. 

Los niños necesitan sentir que esta situación es temporal y que pronto podrán volver a su sentido anterior de «normalidad». Asegúrales que están confortados y podrán estar seguros y que podrás protegerlos sin importar lo que suceda en el futuro. Tienen una necesidad absoluta de sentirse seguros.

Publicidad