Mente Asombrosa
Inicio » Psicología » La trampa de buscar validación de los demás para la autoestima

La trampa de buscar validación de los demás para la autoestima

Existen personas que intentan desesperadamente obtener la aprobación y aceptación de otros, es decir buscan la validación de los demás para reforzar una autoestima baja ya que nunca se sienten lo suficientemente bien y están aterrorizadas por el rechazo social.

Para muchos, el daño y la invalidación comienzan muy temprano y continúan a lo largo de su vida de una forma u otra. Como resultado, muchas personas aprenden que su sentido fundamental de autoestima no proviene de adentro sino de otros, y por eso buscan constantemente la aprobación o atención de otras personas.

El mecanismo detrás de buscar la validación

Cuando eres un niño pequeño cuya existencia y bienestar dependen de otros, el rechazo en realidad equivale a la muerte existencial. Y dado que somos constantemente heridos, invalidados y rechazados de muchas maneras manifiestas y sumamente sutiles como niños, muchos de nosotros nos convertimos en adultos heridos y sin autoestima cuya autopercepción es sesgada o borrosa.

Si nunca exploramos o incluso reconocemos este fenómeno, estamos condenados a depender de las opiniones, juicios y percepciones de otras personas acerca de nosotros, lo que nos hace vulnerables a ser manipulados y potencialmente ser manipuladores de nosotros mismos.

Para muchos significa que ellos están definidos por otros. Por ejemplo, si otros piensan que eres bueno, debes serlo, o si alguien piensa que eres malo, entonces debes ser malo. Y si te perciben como defectuoso (de forma precisa o inexacta), entonces te sientes horrorizado.

Aquí, tal persona tiene dos problemas.

En primer lugar, necesitan constantemente la aprobación y validación de otras personas para sentir que son una buena persona, para sentir emociones agradables o incluso para sentirse vivos.

Y dos, sienten vergüenza o culpa o enojo o soledad o ansiedad o confusión u otras emociones dolorosas cuando alguien los desaprueba e invalida, lo que a menudo conduce a un comportamiento disfuncional para manejar todo eso.

Para dar algunos ejemplos simplificados, si a alguien le gusta tu publicación en Facebook, entonces todo está bien. Pero si no lo hacen, entonces te sientes terriblemente ansioso o vacío o invisible. Si alguien está de acuerdo contigo, entonces debes tener razón y sentir confianza y alegría. Pero si no lo hacen, entonces te sientes amenazado, solo, molesto, desconfiado, socialmente ansioso, etc.

Por lo tanto, podrían pasar toda su vida, y muchos lo hacen, persiguiendo la aceptación y validación, y sintiéndose aterrorizados por el rechazo.

Ser complacientes como mecanismo de defensa

Como mecanismo de afrontamiento, algunas personas se vuelven complacientes con las personas y temen ser su verdadero ser o cuidarse a sí mismas. Muchos de ellos ni siquiera saben quiénes son en realidad, qué sienten realmente, qué piensan realmente o qué les gusta.

Sus límites mentales están estrechamente relacionados con los de otros porque fueron educados para cuidar de los demás y descuidarse a sí mismos.

Otros han desarrollado diferentes tendencias que caen al otro lado del espectro, donde ignoran a los demás, sus límites y su humanidad, y solo se preocupan por sí mismos. Esto es a menudo a lo que las personas se refieren cuando usan los términos narcisismo o comportamiento antisocial.

El narcisismo o el antisocial agradable buscan validación

Ya sea que se trate de un comportamiento antisocial agradable o narcisista, o algo intermedio, la pregunta subyacente y a menudo ignorada es ¿por qué? ¿Por qué una persona se haría daño o lastimaría a otros? Sí, pueden querer ser “amables” o querer poder, pero ¿por qué? Porque en el fondo están heridos y se sienten vacíos, inseguros, ansiosos, solitarios, avergonzados o culpables.

Ambos conjuntos de conductas pueden denominarse baja autoestima. (Aunque el narcisismo a menudo se percibe falsamente como una alta autoestima cuando en realidad es lo contrario).

Ese miedo profundo y temprano al rechazo y al abandono nos puede perseguir por siempre. Ese impulso de validación y aceptación y ese terror al rechazo pueden ser omnipresentes. En muchos casos, esa es la causa fundamental de la conducta problemática y no deseada de las personas: las personas solo están tratando de regular sus emociones utilizando los métodos que aprendieron cuando tuvieron que adaptarse a sus entornos pasados y estresantes.

Pero no tiene que ser así para siempre.

Cómo romper el ciclo la búsqueda de la validación

Cuando comenzamos a sanar, crecer y prosperar, aprendemos a evaluarnos a nosotros mismos y hacerlo con más y más precisión. Entendemos que puede aprender a estimarse con precisión en lugar de confiar únicamente en la interpretación que otra persona hace de uno, lo cual, para bien o para mal, a menudo es extremadamente inexacto.

Nuestro sentido de autoestima en realidad comienza desde el interior, no desde el exterior.

No confiamos en otros para validar nuestra existencia o definirnos. Nos sentimos cada vez más conectados con nosotros mismos. Ahora somos más fuertes para poder aceptar ciertas cosas sobre nosotros mismos que nuestra psique no nos permitió aceptar antes.

Como resultado, nos damos cuenta de que ahora somos personas mayores, ya no somos hijos dependientes ni impotentes. Por lo tanto, nos sentimos cada vez menos asustados por el rechazo y es menos probable que dependamos psicológicamente de los demás.

  • Podemos reconocer y aceptar nuestras fortalezas y defectos.
  • Aprender la auto-validación.
  • Salir de nuestra zona de confort.
  • Cambiar nuestro comportamiento.

Podemos cambiar nuestros sistemas de creencias falsas. Poco a poco podemos dejar de lado los viejos mecanismos de supervivencia porque ya no nos ayudan. Podemos empezar a tomar mejores decisiones. Sentimos que somos suficientes. Podemos vivir una vida más consciente, más proactiva, más amorosa y más satisfactoria.

Avatar

Tay Cuellar

Tay Cuéllar es la creadora del portal Vida Lúcida y actualmente desarrolla tareas de administración, gestión y dirección de Mente Asombrosa.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse