Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Mujer estresada

Los 4 diferentes tipos de estrés y cómo manejar cada uno

Muchas personas intentan “enterrar” o reprimir el estrés y convencerse de que lo están consiguiendo, pero esto solamente termina empeorando el problema.

Publicidad

El estrés es un aspecto desagradable de la vida cotidiana para la mayoría de las personas. Puede volverse tan pesado que nos obliga a buscar alivio desesperadamente, ya sea en forma de alcohol, drogas, tanto legales como ilegales, atracones de comida o liberarlo de otras formas poco saludables que tensan las relaciones.

El estrés es la forma en que el cuerpo y la mente nos comunican que estamos bajo una intensa presión. Afortunadamente o desafortunadamente, no estamos programados para poder manejar de manera efectiva múltiples factores estresantes a la vez. Cuando pasamos el límite, la respuesta del cuerpo es enviarnos señales de estrés. Su expresión física es a través de dolores de cabeza, fatiga y llanto, mientras que su expresión emocional es a través de la ira, la desesperación y la rabia.

Por eso es tan importante lidiar con el estrés cuando aparece por primera vez. Muchas personas intentan “enterrar” o aguantarse el estrés, pero la mayoría de las veces, esto hace más daño que bien.

4 tipos diferentes de estrés

Hombre estresado

Al igual que saber que lo mejor que podemos hacer es manejar el estrés en nuestras vidas, también tenemos que tener en cuenta los distintos tipos de estrés que hay. Esto con tal de identificar cuál es el que nos está afectando, y qué podemos hacer al respecto.

Publicidad

1. Estrés por tiempo

Es muy común que la gente que trabaja se preocupe constantemente por no tener suficiente tiempo en el día. Ocurre cuando hay demasiada carga de trabajo y presión para hacer las cosas en un tiempo determinado.

2. Estrés psicológico

Ocurre cuando algún evento o elemento desencadena una emoción negativa, la cual se sale de control. Un ejemplo es cuando luchamos con los celos patológicos. Un hombre está, por ejemplo, caminando con su pareja cuando otro hombre muy guapo y en forma pasa junto a ellos. Inmediatamente se desencadena el estrés y aparecen una serie de síntomas como ira, tensión, temblores e inseguridad.

3. Estrés por incertidumbre

Se desarrolla cuando alguien se siente estresado porque no está preparado para algo. Tal vez haya un cambio repentino en los planes o el resultado puede ser muy incierto. La incertidumbre sobre el futuro es el detonante de este tipo de estrés.

4. Estrés por afrontamiento

Está relacionado con el contacto con otras personas, lo que para algunas personas es especialmente difícil, ya sea porque son muy tímidas o porque les falta confianza. Un ejemplo es el empleado de un supermercado que tiene que tratar con un cliente descontento.

Cómo lidiar con los diferentes tipos de estrés

A continuación, te damos una serie de pautas que puedes seguir para lidiar con cada uno de estos tipos de estrés:

Manejo del estrés por tiempo

Tenemos que mejorar nuestras habilidades de gestión del tiempo. A menudo, este tipo de estrés existe precisamente porque el tiempo no se usa de manera efectiva. Lleva un diario o haz notas para tener una rutina que seguir a largo del día.

Sé más realista. El estrés por gestión del tiempo también se produce cuando nos sobreestimamos a nosotros mismos. ¿Cuánto podemos lograr realmente en un día? Pregúntate a ti mismo y luego responde honestamente. La vida será más fácil si asumes la cantidad de trabajo que realmente puedes completar.

Manejo del estrés psicológico

Habla con un profesional de la salud mental y un amigo o compañero de confianza. Es importante encontrar el estímulo que activa nuestro estrés psicológico. Si una palabra o situación desencadena la emoción o es un pensamiento que causa incomodidad, entonces hay un problema subyacente que no se ha resuelto y está enraizado en el pasado.

Registra tus sentimientos. Esto ayudará a identificar el ciclo que se desencadena cuando se produce este estrés. Allí verás los patrones de tu comportamiento, lo que te dará la perspectiva de un observador externo en cierto modo.

Manejo del estrés por incertidumbre

Prueba la meditación. Esto y los ejercicios de respiración son excelentes opciones para lidiar con el estrés por incertidumbre porque este tipo de cosas se desencadena por los «qué pasaría si» y llega a los escenarios más catastróficos. La meditación ayuda a calmar la mente y toma al menos 10 minutos de tu tiempo.

También intenta usar afirmaciones positivas. Repetirte a ti mismo «todo estará bien» o «estaré bien pase lo que pase» es una buena manera de recordarte que no debes dejar que el estrés te guíe, y que puedes tomar el control.

Manejar el estrés por afrontamiento

Construye tu propia confianza. Esto nos ayuda a no tener miedo de cómo nos veremos ante los demás durante una interacción. La psicoterapia ayuda mucho a desarrollar la confianza en uno mismo, pero también lo hace tratar de socializar con personas cuya compañía queremos.

No te tomes las cosas personalmente. Una tarea ciertamente difícil, especialmente si eres sensible, pero recuerda que cuando otros te expresan enojo, por lo general no se trata directamente de ti, sino de algo que les molesta personalmente.

Publicidad