Mente Asombrosa
El victimismo manipulador
Inicio » Psicología » Cómo identificar el victimismo manipulador

Cómo identificar el victimismo manipulador

¿Alguna vez has sentido que alguien está tratando de ejercer una fuerte influencia sobre ti y guiarte hacia sus propios intereses? Hay personas que, detrás de su victimismo manipulador, consiguen que los demás actúen en su favor.

Publicidad

Estos maestros del engaño pueden ejercer tanto poder camuflado que, sintiéndonos empáticos por su pobre situación, al mismo tiempo estaremos siendo drenados por su forma de proceder.

La manipulación psicológica a menudo se define como la presión indirecta que una persona recibe a través de distorsiones mentales o explotación emocional para lograr sus objetivos a expensas de otra persona.

El hombre manipulador a menudo se presenta como una persona honesta, que inmediatamente admite sus errores y se disculpa por ellos. De esta manera, crea remordimiento y culpa en quienes lo rodean por el posible descuido de su prójimo victimizado.

Intentan ganar control mental y emocional distorsionando historias y situaciones hasta tal punto que lo que realmente sucedió es difícil de reconocer para los demás.

Publicidad

La victimización es otra característica de las personas manipuladoras

En toda historia se les presenta como víctimas, son los que tienen intenciones más positivas y sentimientos puros y siempre los demás se aprovechan de ellos. Dramatizan cada evento para ganar compasión. También pueden ser agresivos o críticos con los demás para reducirlos.

Los manipuladores no son inmediatamente reconocibles y manifiestan gradualmente su manipulación, ya que, si estos «mecanismos» se revelan desde el principio, la relación manipuladora puede terminar muy pronto.

Saben ocultar bien sus intenciones y utilizan las «vulnerabilidades» de la víctima para ganar poder y dominio. A menudo se comportan de manera manipuladora simplemente para sentirse superiores.

Las víctimas constantes desarrollan este tipo de tácticas en un estilo de vida. En la mayoría de sus relaciones se sienten o fingen sentirse víctimas. Tienen reacciones victimizadas y cuentan sus historias unilateralmente a la siguiente persona. Las personas manipuladoras pueden torcer y cambiar cualquier historia hasta que terminan siendo víctimas de la situación. Naturalmente, todos los demás son responsables de sus injusticias, excluyéndose a sí mismos.

Una persona manipuladora difícilment epueda cambiar

Desafortunadamente, una persona manipuladora es difícil de cambiar, ya que no se da cuenta del comportamiento incorrecto.

Nuestro más fuerte «contra» la gente manipuladora es la demarcación. ¡Mientras no establezcamos los límites en una relación manipuladora, seremos alimentados con el poder emocional y el control de una relación manipuladora!

Publicidad