Mente Asombrosa
Conoce las diferencias entre síndrome, trastorno y enfermedad
Inicio » Psicología » Las diferencias entre síndrome, trastorno y enfermedad

Las diferencias entre síndrome, trastorno y enfermedad

Muchas veces cuando nos encontramos ante la definición de alguna alteración de nuestro organismo, nos enfrentamos a muchos términos que en ocasiones se utilizan como sinónimos, o por el contrario, describen problemas o patologías completamente diferentes.

En este artículo pretendemos realizar una aclaración necesaria, que hace referencia a la distinción entre trastorno, enfermedad y síndrome. A su vez, vamos a aprovechar para disuadir las dudas sobre la diferencia que existe entre signos y síntomas. Sin más, pasamos a las definiciones:

¿Qué es un trastorno?

Indicamos con el término trastorno cualquier cuadro clínico de sufrimiento “mental” que represente una entidad médica definida, incluida en las clasificaciones oficiales de referencia.

Cuando el trastorno resulta de una alteración anatómica del encéfalo, macroscópica o microscópica, hablamos de un trastorno psíquico-orgánico, mientras que cuando ocurre en ausencia de cualquier lesión orgánica en el encéfalo, hablamos de un trastorno mental funcional. Para un mayor entendimiento vamos a proceder a detallarlos:

1. Trastorno psíquico-orgánico

Revela el daño de una estructura encefálica responsable de realizar una actividad fisiológica definida. Por ejemplo, la incapacidad para comunicarse verbalmente (afasia) revela un grave trastorno orgánico que afecta el área de la corteza cerebral utilizada para la articulación y comprensión del lenguaje.

Los trastornos orgánicos más finos y casi moleculares (por ejemplo, las alteraciones relacionadas con las microestructuras de las células nerviosas que procesan y liberan los llamados “neurotransmisores químicos”) son responsables de las enfermedades más frecuentes y graves de la esfera psíquica, que se denominan psicosis.

2. Trastorno psíquico funcional

También se denominan  trastornos psicógenos. A diferencia de los trastornos orgánicos, representan variaciones extremas o inusuales de la actividad cerebral normal. Las formas clínicas más frecuentes y problemáticas de los trastornos psicógenos se deben a un estancamiento prolongado en el desarrollo mental de la persona.

Por ejemplo, la conciencia de los pensamientos negativos, de una evaluación inadecuada del valor personal, de expectativas desproporcionadas (no realismo), de experiencias internas de frustración, etc. Como hemos aclarado, las psicosis son en efecto enfermedades, ya que son expresiones de enfermedades cerebrales orgánicas.

 ¿A qué se le considera una “enfermedad”?

A diferencia de los trastornos funcionales, los trastornos orgánicos (no solo los psíquicos) pertenecen a la gran categoría general de enfermedades o patologías: esta palabra, por analogía con otras ramas de la medicina, se refiere solo a las entidades clínicas sostenidas por alteraciones físicas lesionales.

Para su clasificación y diferenciación se realiza un examen que consta, dentro de otras cosas, en evaluar signos y síntomas. Estas son a menudo palabras utilizadas indistintamente, y es muy útil (y sencillo) conocer sus diferencias:

1. Síntomas

Todos los trastornos, ya sean orgánicos o funcionales, se manifiestan a través de síntomas. Etimológicamente, el término síntoma significa evento, hecho nuevo, coincidencia. En lenguaje técnico, representa una sensación subjetiva de cambio en el bienestar personal (por ejemplo, un dolor o una experiencia emocional de intensidad inusual). Al ser una experiencia subjetiva, no es posible realizar una medición exacta, por lo que en la práctica clínica actual solo se toman en serio los síntomas que imponen limitaciones en la vida personal o interpersonal.

2. Signos

A diferencia de los síntomas, cualquier elemento anormal que sea detectado por un observador externo, como un médico o psicólogo, y que, al ser de carácter objetivo, pueda medirse, se denomina  signo. Por conveniencia y brevedad, en el lenguaje clínico habitual, los dos tipos de información (síntomas y signos) se unen en el término integrador de “síntomas”.

¿Qué se entiende por “síndrome”?

Finalmente, el término síndrome designa un conjunto preciso de signos y síntomas que ocurren simultáneamente, lo que constituye un cuadro clínico definido aunque no específico, ya que es común a dos o más trastornos/enfermedades.

En el caso de los síndromes, es común que los médicos lleven a cabo una secuencia de estudios diagnósticos para ir descartando patologías que presentan sintomatología similar. De esta manera mediante el descarte y un minucioso interrogatorio y examen físico del paciente se puede detectar la patología de base.

Luciano Felicevich

Luciano Felicevich

Luciano Felicevich tiene 29 años de edad, es Lic. en Kinesiología. Escritor de ficción, aficionado de la lectura, la filosofía y las ciencias.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse