Mente Asombrosa
Compras de pánico por coronavirus
Inicio » Psicología social » La psicología explica por qué el Coronavirus nos lleva a hacer compras de pánico

La psicología explica por qué el Coronavirus nos lleva a hacer compras de pánico

La psicología nos puede explicar por qué el coronavirus nos lleva a hacer compras de pánico. También nos da consejos sobre cómo dejar de hacerlo.

En un discurso el miércoles, el primer ministro Scott Morrison expresó su consternación ante las hordas de “compradores de pánico” que barren los estantes de los supermercados en Australia:

Publicidad

“Deja de acaparar, no puedo ser más directo al respecto, detente. Las compras de pánico no es algo sensato, no es útil y ha sido una de las cosas más decepcionantes que he visto en el comportamiento australiano en respuesta a esta crisis.”

Todo empezó con papel higiénico, pero ahora también muchos alimentos no perecederos son difíciles de encontrar, ya que muchas personas se preparan para lo peor.

¿Pero de verdad hay una razón para comportarse de esta manera? ¿Cómo podemos ir más allá de nuestros impulsos psicológicos para comprar de manera más inteligente y considerar las necesidades de los demás?

Te puede interesar leer sobre el síndrome del acumulador compulsivo.

Publicidad

COVID-19: una prueba involuntaria de resiliencia

Se conoce como compras de pánico o Panic buying, al acto de comprar cantidades inusualmente grandes de un producto anticipándose a, o después de, un desastre efectivo o percibido, o en anticipación ante un gran aumento de precio o escasez.

El brote de Coronavirus no es solo un momento de incertidumbre, sino también un período en el que muchos de nosotros estamos experimentando aislamiento social. Ambos factores pueden motivar psicológicamente a las personas a comprar cosas que no necesitan.

Sentirse incapaz de tolerar la incertidumbre está asociado con un comportamiento de acaparamiento más extremo. El acaparamiento implica la recolección de muchos artículos para tener seguridad de que podrán ser utilizados eventualmente, hasta el punto de impedir la funcionalidad de un hogar.

Aunque los comportamientos que hemos observado pueden no ser “acaparadores” en este sentido, es probable que estén impulsados ​​por los mismos mecanismos psicológicos.

Uno de los predictores más fuertes del comportamiento de acaparamiento o compras de pánico es la incapacidad de un individuo para tolerar la angustia. Si está en la naturaleza general de una persona evitar la angustia, puede estar en riesgo de comprar más productos de los que necesita durante la pandemia.

Para estas personas, puede ser difícil creer a las autoridades cuando dicen que los supermercados no cerrarán. O, si les creen, pueden decidir que es mejor estar “preparado”, por si acaso.

El Coronavirus también recuerda a muchas personas su propia mortalidad, y esto puede conducir a un aumento en los gastos para compensar el miedo.

Incluso si una persona generalmente se siente capaz de manejar la angustia, puede terminar comprando más de lo que necesita. Ver estantes vacíos puede provocar la necesidad de llevarse lo que queda. La investigación acerca de la “heurística de la escasez” sugiere que la mayoría de nosotros asumimos que un artículo es más valioso si tiene poca oferta.

Además, los bienes de consumo son más que funcionales. Los productos y marcas también sirven para fines psicológicos y pueden cambiar nuestra forma de sentirnos. Por ejemplo, algunas personas recurren al alcohol para aliviar la ansiedad o la angustia.

Cómo vencer las fuerzas psicológicas y evitar las compras de pánico

Entonces, ¿cómo podemos tomar decisiones racionales, cuando múltiples fuerzas psicológicas lo hacen muy difícil?

Si bien no existe un remedio perfecto, las técnicas de terapia cognitiva conductual (TCC) pueden ayudar a las personas a evitar tomar decisiones basadas en impulsos y emociones inútiles. Se ha demostrado que la TCC mejora la intolerancia a la incertidumbre y reduce la ansiedad y el miedo.

La TCC implica la resolución de problemas y la participación en los comportamientos evitados para probar la validez de las creencias. La idea es desafiar pensamientos poco útiles y tomar decisiones basadas en la evidencia, de esta manera las compras de pánico se deben reducir.

Para aplicar este enfoque cuando compres durante la pandemia del Coronavirus, debes empezar por hacer un inventario de los artículos que ya tienes en casa y cuánto durarán.

Al abastecerse, es importante limitar el desperdicio y ser considerado. No sería útil comprar alimentos que se echen a perder, o comprar tantos productos que otras personas, incluidos los ancianos, experimentan dificultades para conseguirlos. Comprar 100 rollos de papel higiénico es inútil si te lleva varios meses usarlos.

El desperdicio de alimentos se puede limitar desarrollando planes de comidas para las próximas dos o tres semanas, teniendo en cuenta cuándo caducan ciertos productos. Al enfocar tu atención en lo que utilizarás de manera realista durante este tiempo, puedes tomar decisiones mejor informadas sobre qué comprar.

Puedes leer más información sobre las compras no planificadas y su verdadera raíz psicológica.

Está bien sentirse ansioso

Cuando vayas de compras, lleva una lista para poder guiarte y haz todo lo posible por cumplirla. De esta manera, será menos probable que sucumbas a las compras provocadas por la ansiedad por ver estantes vacíos, o por temer que los supermercados cierren. Dicho esto, estate dispuesto a comprar sustitutos si ya se han agotado ciertos artículos. Puedes planificar esto por adelantado.

Puedes empezar a sentirte ansioso si solamente compras artículos para usarlos en el futuro inmediato. Está bien. Pero ten en cuenta que numerosos ensayos de investigación han demostrado que las personas pueden tolerar la ansiedad, y que cambiar el comportamiento inútil reduce la ansiedad a largo plazo.

Investigaciones también han demostrado que las personas que tienden a acumular productos crónicamente pueden tolerar la angustia mejor de lo que piensan. Por lo tanto, aunque podría ser inevitable que algunos experimenten ansiedad en su próximo viaje al supermercado, es probable que puedan tolerarla. Y además pueden reducirla si se adoptan las estrategias anteriores.

Bibliografía
  1. Fast, S. M., González, M. C., Wilson, J. M., & Markuzon, N. (2015). Modelling the propagation of social response during a disease outbreak. Journal of the Royal Society, Interface, 12(104), 20141105. https://doi.org/10.1098/rsif.2014.1105 [Enlace]
  2. Pickles H. (2006). Using lessons from the past to plan for pandemic flu. BMJ (Clinical research ed.), 332(7544), 783–786. https://doi.org/10.1136/bmj.332.7544.783 [Enlace]

Publicidad

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse