Mente Asombrosa
Inicio » Familia » Experiencias adversas en la infancia y las creencias falsas adquiridas

Experiencias adversas en la infancia y las creencias falsas adquiridas

Uno de los efectos negativos de ser criado en un entorno difícil es una autopercepción distorsionada que se manifiesta en varias creencias falsas. En este artículo, exploraremos algunas de los más populares creencias que tienen de sí mismas las personas que tuvieron experiencias adversas en la infancia.

Experiencias adversas en la infancia y 5 creencias falsas adquiridas

1. Soy inútil como creencia falsa

Creer que eres inútil es extremadamente común. Muchos niños crecen y se convierten en adultos con un menor sentido de autoestima. Esa es la realidad: si tratas a alguien cuya mente aún se está desarrollando como si carecieran de valor, creerán que carecen de valor.

Esto es comprensible porque si se le dice repetidamente que es estúpido, incompetente e inútil, o que se le trata de manera sutil o explícita como si no valiera la pena, recibe el mismo mensaje.

Este es especialmente el caso cuando las personas que lo tratan de esta manera son las personas de las que depende. Entonces, internalizarás este sentimiento y se convertirá en tu autopercepción. Los niños captan estas señales de sus cuidadores y se adaptan a su realidad.

Esta creencia suele ir acompañada de creencias tóxicas similares:

  • Soy desagradable
  • No me importa
  • No puedo hacer nada bien
  • No tiene sentido siquiera intentarlo
  • No merezco nada

2. Todo es mi culpa

La culpa excesiva e injusta es otro problema común que sufren las personas. Esta creencia se desarrolla si un niño es castigado por cometer errores, si está microgestionado, si se espera que cumplan con estándares poco realistas o injustos, y si se los culpa por cosas de las que no son responsables.

Como respuesta a tal tratamiento, la persona aprende a creer que todo lo “malo” que suceda es culpa de ellos, porque así es como fueron tratados y se los hizo creer. A menudo conduce a sentir una severa ansiedad social y estar en un estado de alerta constante. Hace que la vida personal de una persona sea bastante desafiante, ya que se concentran constantemente en los demás y piensan que todo está relacionado de alguna manera con ellos.

Creencias similares:

  • Merezco ser tratado de esta manera.
  • No fue tan malo.
  • Yo era un niño malo.
  • Soy inherentemente malo o defectuoso.
  • Alguien siempre me está mirando.
  • Todos me odian.

3. Tengo que cuidar de todos

Esta es una extensión de la creencia anterior. Aquí, la persona cree que es responsable de las cosas de las que realmente no es responsable. Es muy común que estas personas intenten atender las necesidades, preferencias y emociones de otras personas a expensas de las suyas.

Si a un niño no se le permite ser un niño y se le obliga a asumir el rol de un padre, a sus propios padres, a sus hermanos u otros, entonces ellos crecen sintiéndose responsables por los demás. Tal cambio de roles en la vida temprana de una persona los predispone a descuidar su propio bienestar, sus sueños, sus aspiraciones y la vida de otras personas. La forma más fácil de reconocer es complacer a la gente, pero también toma otras formas.

Creencias similares:

  • Soy responsable de las emociones de otras personas.
  • Si otros están sufriendo es mi culpa.
  • Es mi responsabilidad salvar a los demás.
  • Tengo que asegurarme de que todos estén felices.
  • Mis necesidades y deseos no son importantes.

4. Yo no puedo hacer nada

Muchas personas que crecen en un ambiente de control se vuelven excesivamente dependientes. Esto se debe a que fueron tratados como si fueran incompetentes y no se les diera la libertad de perseguir sus propios objetivos, cometer errores y superar obstáculos. En cambio, desarrollaron tendencias codependientes y un sentido de incompetencia.

Aquí, en lugar de ser un individuo, enfrentar los desafíos de la vida y desarrollar una competencia, esta persona con experiencias adversas en la infancia, se queda estancada en el papel de un niño indefenso y dependiente, donde necesita que otra persona cuide sus necesidades financieras, emocionales e incluso físicas. Un ejemplo común y más extremo sería un cónyuge maltratado que tiene miedo de irse porque cree que no puede sobrevivir a la separación.

Creencias similares:

  • No soy bueno en nada.
  • Todo es tan complicado.
  • No entiendo nada.
  • Estoy esperando a mi salvador.
  • Solo quiero que alguien me cuide.
  • Solo quiero a alguien que me haga sentir segura.

5. Tengo que hacer todo yo mismo

Esto es, en muchos sentidos, lo opuesto a la creencia anterior. En lugar de ser pasivo, la persona siente que tiene que hacer todo por su cuenta. Cuando eran niños, tenían que cuidarse a sí mismos porque sus cuidadores no eran muy atentos ni confiables. Fueron forzados a crecer rápidamente y lidiar solo con sus luchas.

Para personas así, es difícil confiar en los demás, pedir ayuda o ser vulnerable. Fueron lastimados rutinariamente por la insensibilidad de otras personas, traicionados por aquellos que se suponía que los querían y decepcionados por la falta de competencia y falta de confianza de las personas. Entonces aprendieron que tienes que hacer todo tú mismo.

Creencias similares:

  • Mostrar emoción es “no humano” o débil (es decir, peligroso).
  • No puedo confiar en nadie.
  • No necesito a nadie
  • Todos son egoístas y no se preocupan por nadie más.
  • Pedir ayuda es un signo de debilidad.
  • Tienes que llevar todo dentro.
  • Nadie me puede entender.

¿Con qué falsas creencias luchas? ¿Qué creencias falsas tenías en el pasado? ¿Qué te ayudó a superarlas?

Avatar

Tay Cuellar

Tay Cuéllar es la creadora del portal Vida Lúcida y actualmente desarrolla tareas de administración, gestión y dirección de Mente Asombrosa.

2
Deja tu comentario

avatar
2 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
2 Autores de comentarios
Elvira Íñiguez SánchezLourdes Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
Lourdes
Invitado
Lourdes

Necesito leer, el COMO solucionarlosssss, hay algun lugar donde leerlo? Muy interesante, gracias

Elvira Íñiguez Sánchez
Invitado
Elvira Íñiguez Sánchez

Me identifico con el número cinco, soy demasiado perfeccionista, me cuesta mucho pedir ayuda cuándo la necesito