Mente Asombrosa
Efectos sobre la familia del adicto a las sustancias
Inicio » Familia » Impacto negativo del adicto a las sustancias hacia su familia

Impacto negativo del adicto a las sustancias hacia su familia

El adicto a las sustancias puede traer impactos negativos muy elevados hacia su familia, las causas de sus adicciones pueden ser diversas y la familia tiene un rol muy importante en su recuperación.

La dependencia a sustancias afecta de forma negativa a la persona a nivel físico, social y emocional, y termina por causar un impacto negativo en su familia.

Es bastante común que la familia del adicto a sustancias se caracterice por ser disfuncional de alguna manera, sin embargo, esto no es concluyente.

     Las personas se hacen adictas debido a diversas causas como la aceptación social, en caso de que se inicien por querer pertenecer a un grupo, lo cual es bastante usual en la adolescencia.

Otros deciden probar las drogas, motivados quizás por la curiosidad, y de forma posterior se aferran a esta adicción como una manera de solventar problemáticas de índole emocional.

Los comportamientos del adicto en un principio pueden pasar desapercibidos a la familia a causa del desconocimiento de la sintomatología o conductas propias de la adicción.

En otros casos, a pesar de que el comportamiento del familiar adicto se puede notar a simple vista, los familiares movidos por la negación pueden no querer darse cuenta de la realidad.

Papel de la familia del adicto

La familia desempeña un papel crucial en la adicción adquirida por el miembro, en ocasiones, las causas de la adicción giran en torno a una extrema permisividad hacia un adolescente.

La ausencia de límites sanos puede conllevar a un individuo a no sentirse querido o parte del grupo familiar y a recurrir al consumo de sustancias con la finalidad de llenar su vacío emocional.

La baja autoestima, falta de amor o ciertos conflictos familiares o individuales a nivel emocional pueden allanar el terreno para que una persona adquiera una adicción a ciertas sustancias.

Lo cierto es que para quien se sumerge en una adicción no fue suficiente nada de lo que su familia pudiese haberle ofrecido a nivel emocional.

El objeto de la adicción en la mayoría de los casos es tomado por el adicto como un atenuante a cualquier situación que ya le ha rebasado, por ende, la droga se convierte en su compañero más comprensivo.

La negación de la adicción puede ser común en la familia

La familia del adicto a las sustancias, llegado el momento de conocer la dura realidad de lo que esta viviendo su familiar, puede reaccionar de diversas maneras que generalmente se enfocan en la negación, prestarle ayuda al individuo para que trabaje en su recuperación o en darle la espalda.

Con respecto a la negación, esta se puede llevar a cabo de dos maneras. La primera se basa en el no reconocimiento de la enfermedad por más que se le este representando la problemática ante sus propios ojos.

En otros casos, la tendencia es a no reconocerlo ante los ojos de los demás por temor a los que puedan pensar o motivado a una profunda vergüenza.

En algunas ocasiones la familia del adicto decide no involucrarse en la problemática ya que no consideran tener responsabilidad sobre la enfermedad y sencillamente lo echan a la calle.

La familia también se enferma

Sin importar la manera en que la familia del adicto asuma la enfermedad de este, aun si decidieran deshacerse de la problemática siempre tendrán una cuota de responsabilidad en lo que le sucede al miembro.

En este sentido es vital para que el adicto pueda recuperarse totalmente y superar la adicción que su familia le sirva de apoyo y se involucre en el proceso.

Una realidad innegable es que, mientras exista un familiar adicto, los miembros de la familia que se encuentren a su alrededor se convertirán en co-dependientes.

Siempre que existe una persona en calidad de dependiente, hay un codependiente para ayudarle y este es el papel que asumirá la familia del adicto.

Como co-dependientes es sencillo que caigan en sus manipulaciones o que traten de alejarle el sufrimiento o la frustración a consecuencia de los actos que deba enfrentar de manera responsable, acciones que le alejarán del crecimiento personal.

No solo el paciente adicto requiere atención

Por ende, durante el proceso de recuperación, es de extrema relevancia que la familia sea atendida en vista de que mientras ellos estén enfermos, carecerán de las herramientas necesarias para apoyarles en su recuperación.

La familia, en cuanto surge la adicción de uno de sus miembros, acaba por resentirse y tienden a asumir posturas relacionadas con la culpabilidad, las cuales pueden generar la sobreprotección del adicto, conducta que puede terminar por hundirle más en la adicción.

Como grupo la familia debe emprender acciones en pro de lograr la recuperación y superar de manera progresiva la codependencia con la finalidad de prestar ayuda al adicto a las sustancias.

Desde la perspectiva de la normalidad, podrán tomar una actitud marcada por el amor responsable, apartando la sensación de culpabilidad y estableciendo limites sanos al enfermo que le brindará bases firmes para trabajar en su propia recuperación.

Bibliografía:
  1. Carbonell, J. El efecto de la adicción en la familia. (Internet). Síndrome. (Consultado 8 de septiembre 2.019). Disponible en: [sindrome-adicciones.es]
  2. Torres, L. El Adicto y la Familia en Recuperación. (Internet). Conadip; 2.007 (Consultado 8 de septiembre 2.019). Disponible en: [conadic.salud.gob.mx]
Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse