Mente Asombrosa
Abuso sexual y las consecuencias negativas en las víctimas
Inicio » Psicología » Consecuencias del abuso sexual

Consecuencias del abuso sexual

Las consecuencias del abuso sexual son muy graves, tanto a niveles físicos como mentales. Muchas personas que han sido víctimas de abuso sufren durante toda su vida, y poder sanar requiere mucho trabajo.

El abuso sexual ocurre en la mayoría de los casos en el entorno inmediato del niño. Los perpetradores son familiares directos como los padres, tíos, hermanos mayores, entrenadores deportivos, maestros, trabajadores juveniles, entre otros.

Mientras más cerca esté el agresor del niño, más destructivo será el abuso. Cuanto más estrecha es la relación, más devastadora es la violación de la confianza y mayor es la confusión y la vergüenza. El niño no puede clasificar lo que le sucede. La promesa de silencio, que los perpetradores toman de sus víctimas, alimenta la impotencia y la soledad.

Chantajes emocionales a los niños abusados

Cuanto mayor es el afecto del niño hacia el agresor, mayor es el conflicto entre la lealtad y el miedo (el niño podría tratar de justificar cualquier agresión en nombre del amor). Es más probable que la víctima esté dispuesta a culparse por el crimen. No es infrecuente que el perpetrador aborde deliberadamente la complicidad del niño. Muchos autores chantajean al niño con la finalidad de hacerlos sentir culpables e inferiores si intentan dudar de lo que se les ha dicho.

Cuanto más tiempo son peores las consecuencias

Mientras más tiempo persista el abuso, más graves serán las consecuencias. Especialmente dentro de las familias, los niños a menudo son maltratados durante años. Y cada vez que se agrega violencia sexual, el siguiente trauma es casi indeleble. El abuso no termina en la infancia, también puede oscurecer la vida adulta. Las consecuencias más comunes del abuso sexual son:

Discapacidades del desarrollo

Los niños maltratados se ven retrasados ​​por el desarrollo físico, social y mental. Por ejemplo, crecen más lentamente y se retrasan en el desarrollo físico comparado con sus pares. En los niños más pequeños, el lenguaje se desarrolla con retraso. Algunas víctimas pequeñas son silenciosas, ansiosas y se mantienen encerradas en si mismas. Otras se comportan distanciadas o se vuelven agresivas.

Disminución de la autoestima

Los niños maltratados están avergonzados. Se sienten dañados, ultrajados y usados. Y tienen que experimentar que lo que quieren y no quieren no importa. Esto lleva a la convicción de ser alguien inútil, lo que eclipsa su vida adulta sin ayuda. Los niños abusados ​​parecen más inseguros que sus compañeros. A menudo han perdido la actitud alegre y curiosa de los niños, se comportan como pequeños adultos.

Problemas escolares

La mayoría de los niños abusados ​​se escabullen en la escuela. La presión emocional perturba la capacidad de concentración, la autoestima perturbada también se refleja en su manera exagerada o nula para actuar ante los demás. Esto también puede continuar en la edad adulta.

Autopercepción perturbada

En el abuso sexual, los niños experimentan cómo se exceden brutalmente sus límites físicos. Deben soportar toques que son inquietantes, repugnantes o incluso dolorosos. Como resultado, aprenden a ignorar las sensaciones físicas. No desarrollan una comprensión de lo que su cuerpo señala o rechaza.

Enfermedades mentales y psicosomáticas

Después de un abuso sexual, los niños a menudo muestran anormalidades tales como trastornos alimenticios, abuso de drogas y alcohol incluso años después. Los trastornos limítrofes, la depresión y los trastornos de ansiedad también pueden ser el resultado del abuso sexual infantil. Además, existen trastornos psicosomáticos, por ejemplo trastornos del sueño, pero también trastornos de dolor crónico y trastornos neurológicos como fenómenos de parálisis. En casos extremos, el trauma no procesado conduce al suicidio.

Relaciones problemáticas

Los niños abusados ​​a menudo se retiran y se sienten completamente solos y desprotegidos. La presión para mantener el secreto hace que las víctimas sospechen de otras personas. Incluso en la vida que llevan luego como adultos, muchas personas presenten problemas para confiar y abrirse hacia los demás. Muchos no logran permitir la cercanía permanente de otras personas. Se sienten incapaces de asociarse o entrar en otros lazos cercanos.

Presentan disturbios sexuales

En algunos de los niños abusados, el abuso se manifiesta en un comportamiento sexualizado que no coincide con su edad – por ejemplo, cuando no sólo se tocan sus genitales, sino que realizan prácticas fuera de lo común e involucran a otros niños.

A menudo, las víctimas no logran desarrollar un comportamiento sexual normal, incluso en la vida adulta. Algunas víctimas asocian el sexo con una situación amenazante. Por lo tanto, es percibido como aterrador o al menos desagradable.

Otras víctimas tienen la experiencia de que otros pueden usar sus cuerpos y con ello recibir ellos mismos algo a cambio. Pueden ser sexualmente oprimidos o explotados, practicar sexo arriesgado o ser promiscuos. Por ejemplo, una gran proporción de las prostitutas han sufrido abusos sexuales durante la infancia. Otros usan su sexualidad para manipular a sus parejas o incluso convertirse en perpetradores.

Avatar

Jonathan Treviño Flores

Jonhatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse