Mente Asombrosa
Daños que produce compararse con los demás
Inicio » Superación personal » Cómo dejar de compararte con los demás

Cómo dejar de compararte con los demás

Todos nos hemos comparado con alguien más en algún momento de nuestras vidas, ya sea con nuestros amigos, hermanos, parejas, o incluso con cualquier persona que pase en la calle. Tal vez no es necesariamente algo malo, incluso podría decirse que es inevitable.

Publicidad

Sin embargo, buscar compararse uno mismo con las demás personas de manera constante puede ser muy dañino y generalmente demuestra una baja autoestima.

“La comparación es el ladrón de la alegría”. Theodore Roosevelt

Los problemas con la comparación

Compararse con las personas adecuadas y usar eso para mejorar es un enfoque fantástico. Lamentablemente, no lo hacemos. Nuestras comparaciones provienen de la envidia, la codicia y las ilusiones.

A continuación podremos conocer algunos de los problemas con la medición del rendimiento en relación con otros:

1. Te comparas con “los mejores”

Entra a un gimnasio y mira a tu alrededor. Seguramente encontrarás a un recién llegado comparándose mentalmente con la persona más experimentada de la habitación.

Publicidad

Estos pensamientos son muy comunes. Pero compararse de esta manera es injusto y poco productivo debido a la drástica diferencia que hay en el esfuerzo que se ha realizado. Sin embargo, tu cerebro te convence de que debes compararte solo con los mejores. Cuando lo haces, terminas desmotivado o te rindes temprano.

2. Persigues objetivos sin sentido

Cuando mides tu éxito mediante la comparación, empiezas a perseguir objetivos que no te importan.

Cuando tu compañero de trabajo compra un auto elegante, entonces te propones conseguir uno mejor. Incluso si él es un entusiasta de los autos y tú no, sientes la necesidad de superarlo.

Cuando repites esto a menudo, terminas persiguiendo objetivos solo para vencer a otras personas. En el proceso, olvidas los objetivos que realmente resuenan en tu corazón.

3. La comparación es interminable

Una comparación es como una cinta de correr que funciona con electricidad infinita. Continúa por siempre.

No dejes que tu felicidad se defina por lo bien que te va en comparación con otra persona. Si lo haces, la felicidad será inalcanzable. La razón es que, una vez que venzas a un oponente, encontrarás otro con un punto de referencia más alto.

Empiezas a compararte con el tipo que conduce un Ford. Poco después, te sientes celoso de la persona que conduce un Jaguar, seguido de un Ferrari, etc. Se convierte en un círculo vicioso del que nunca puedes liberarte.

El enfoque correcto para evaluarte a ti mismo

Si quieres mejorar y crecer como persona, compárate con la versión anterior de ti. Mide tu posición a intervalos regulares y verifica si estás mejorando de vez en cuando.

Si no ves ningún cambio en ti mismo, tu crecimiento se estancará tarde o temprano. Si tus habilidades se han mantenido igual en los últimos años, ¿no es injusto esperar que tu empresa te recompense más cada año?

Cada 3 meses, debes encontrar al menos un poco de mejora en tu habilidad principal.

  • Si eres chef, tus platos deben saber mejor.
  • Si te gustan las ventas, tu capacidad para convencer a clientes potenciales debe aumentar.
  • Si eres escritor, el ritmo o la calidad de tu contenido debe mejorar.

No tienes que compararte con el mejor jugador o dejar a tu oponente fuera de combate. Si participas en una carrera contra ti mismo, te embarcas en un viaje interminable de superación personal.

No intentes romper records. Empieza con tu promedio y ve aumentando de nivel. Una vez que llegues allí, apunta más alto. Lenta pero constantemente, entrenarás a un campeón dentro de ti. Tu verdadero oponente es la persona cuya cara ves en el espejo cada mañana.

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse