Mente Asombrosa
La atención plena fomenta la resiliencia para superar problemas
Inicio » Superación personal » La atención plena como práctica para fortalecer la resiliencia

La atención plena como práctica para fortalecer la resiliencia

La resiliencia y la atención plena son herramientas que nos permiten desarrollar una armadura más gruesa para poder lidiar con el estrés diario.

Publicidad

En este artículo definiremos estos dos conceptos tan populares e importantes hoy en día, y también veremos las similitudes y diferencias entre el concepto de los “7 pilares de la resiliencia” y la práctica de la atención plena basada en el budismo.

Esta información puede resultar muy útil para todos los interesados ​​en el manejo efectivo del estrés.

Definición de resiliencia

El término resiliencia se refiere más específicamente a una resiliencia psicológica. Esta describe la capacidad de un individuo para hacer frente a eventos adversos, como una pérdida, trauma, amenazas, problemas familiares y de relación, problemas de salud graves o estrés en el trabajo.

Una persona resiliente es alguien a quien las dificultades de la vida no pueden derrotar tan rápidamente. Si estas aparecen, la persona encontrará rápidamente su equilibrio interno.

Publicidad

El secreto de la fuerza interior: investigación sobre la resiliencia

El proyecto de investigación más famoso sobre la resiliencia fue llevado a cabo por la profesora Emmy Werner de la Universidad de California. En 1977 publicó un estudio longitudinal con 698 niños que nacieron en 1955 en la isla hawaiana de Kauai en condiciones biológicas y psicosociales complicadas.

El resultado no fue para nada una sorpresa: los niños que crecieron en condiciones de pobreza y problemas domésticos se desarrollaron más negativamente que los niños que crecieron en condiciones más favorables.

¿Por qué lo que fortalece a uno debilita al otro?

Sin embargo, lo realmente sorprendente de este estudio fue el siguiente hallazgo: alrededor de un tercio de los niños criados en condiciones adversas se desarrollaron positivamente a pesar de los numerosos factores de riesgo. Crecieron para convertirse adultos independientes, optimistas y afectuosos.

El resultado fue claro: algunas personas que crecen en circunstancias difíciles pueden desarrollarse de manera diferente debido a ciertos rasgos de personalidad. Werner trató de descubrir qué hizo la diferencia: ¿Por qué algunas personas salen fortalecidas y seguras de situaciones difíciles de la vida en las que otras simplemente se quiebran?

La científica identificó siete principios de fortalecimiento, que consideró cruciales para el desarrollo positivo. Estas propiedades se conocen hoy como los Siete Factores de Resiliencia o 7 Pilares de la Resiliencia.

Los 7 pilares de la resiliencia

  1. Optimismo.
  2. Aceptación.
  3. Orientación a la solución.
  4. Abandono del rol de víctima.
  5. Asumir la responsabilidad.
  6. Capacidad de interacción.
  7. Planificación futura.

Factores de resiliencia “reales” e “incorrectos”

Por supuesto, Emmy Werner no fue la única que investigó el fenómeno de la resiliencia; También ha sido estudiado por otros científicos, como la Dra. Karen Reivich y el Dr. Andrew Shatté. Los dos investigadores también identificaron siete factores de resiliencia, pero los nombraron de manera algo diferente:

  • Optimismo realista.
  • Regulación emocional.
  • Control de los impulsos.
  • Empatía.
  • Análisis causal.
  • Autoeficacia.
  • Orientación a un objetivo.

Para medir sus siete factores de resiliencia y poder promoverlos a través de medidas de capacitación especiales, Reivich y Shatté incluso desarrollaron su propio instrumento, el RFI = Inventario de Factores de Resiliencia.

Cualquiera que haya creado dicho sistema, o esté trabajando en él, estará inclinado a diferenciarlo de otros términos. Debido a que todos piensan que su propia perspectiva es la “correcta”, todavía hay desacuerdo entre los expertos de la resiliencia sobre los factores de resiliencia “reales” y los “incorrectos”.

Diferentes modelos de resiliencia para hacer frente al estrés

La resiliencia a veces se conoce como un “concepto de desarrollo holístico”. Sin embargo, esto es engañoso. Por un lado, el término en sí mismo denota resistencia humana al lidiar con las vicisitudes de la vida. Por otro lado, no existe EL concepto definitivo para promover la resiliencia.

A lo largo de los años, los investigadores y capacitadores de resiliencia han desarrollado varios modelos con hasta 11 factores para la resiliencia. Dependiendo del contexto y la formación profesional básica, se han centrado en ciertos aspectos.

El todavía joven modelo de resiliencia vienés, por ejemplo, incorpora hallazgos de las ciencias nutricionales (alimentación), ciencias del deporte (movimiento) y psicología (mente). Aunque los modelos difieren más o menos claramente entre sí, persiguen el mismo objetivo: establecer la resiliencia como un recurso.

Un mapa no muestra el paisaje

Al observar los diferentes enfoques, no te debes olvidar que las teorías y los modelos solo funcionan como mapas. Son útiles porque proporcionan orientación, pero el mapa en sí no te mostrará el paisaje.

La psique humana y la situación contextual de una persona son demasiado complejas para ser representadas dentro de un sistema. Para dominar crisis y situaciones difíciles, una persona necesita muchas más habilidades que las que son descritas en los siete factores de resiliencia.

Si amplías el enfoque, podrás ver que no hay “correcto o incorrecto” porque todos los aspectos están relacionados, se interconectan y se complementan entre sí.

La resiliencia se puede aprender

El que una persona tenga una resiliencia alta o baja depende de varios factores. Por un lado, las predisposiciones genéticas parecen desempeñar un papel. Por otro lado, desde la primera infancia, los aspectos que promueven o inhiben la resiliencia tienen lugar a través de los cuidadores cercanos y el entorno.

Sin embargo, ahora sabemos que no estamos destinados a quedarnos con esta “configuración predeterminada” para siempre, la capacidad de resiliencia es algo que se puede aprender y fortalecer si uno la entrena específicamente.

Maneras muy poco concretas de promover la resiliencia

Si buscas en Internet y en libros inspiracionales y guías de vida, te darás cuenta de que realmente no hay mucha oferta si quieres conseguir una formación tan sistemática como esta. Se vende mucho el “qué” en lugar del “cómo”. Simplemente se tiran palabras sobre cómo debería ser la persona resiliente contemporánea:

  • Debería ser optimista y estar orientada a las soluciones.
  • Dejar el papel de víctima.
  • Asumir la responsabilidad de su vida.
  • Planificar metas y ampliar su red social.
  • Convertir los problemas en oportunidades.
  • Dejar que las cosas pasen.
  • Concentrar su energía en lograr las cosas que quiere.
  • Controlarse adecuadamente con respecto a los diferentes estados de ánimo y situaciones y poder activarse o calmarse según sea necesario.

Claro, todo esto contribuye a promover la resiliencia, de una manera que es buena y correcta. Pero esto no responde la pregunta de cómo se pueden desarrollar todas estas habilidades.

Si observamos las altas tasas de agotamiento en el mundo en relación con las ventas de asesoramiento para coaching de vida, podremos sospechar que leer libros no es suficiente, especialmente si contienen consejos triviales y declaraciones engañosas.

La atención plena como práctica para fortalecer la resiliencia

El conocimiento básico esencial de la investigación de la resiliencia es un hecho que el psicólogo Albert Ellis ya demostró en su modelo ABC en la década de 1950: Nuestras emociones y comportamientos no están determinados por los eventos en sí, sino por la forma en que percibimos e interpretamos los eventos.

“No son las cosas las que nos preocupan, sino las opiniones que tenemos de esas cosas.” Epicteto

Como podemos ver en la cita, incluso los filósofos griegos ya conocían las conexiones entre evento, evaluación y comportamiento en el momento del nacimiento de Cristo. Por lo general, reaccionamos de manera automática y tan rápida ante un evento que no notamos el proceso de evaluación, en el que teóricamente tenemos la capacidad de intervenir.

Por lo tanto, es necesario un entrenamiento sistemático de la mente para aprender gradualmente a intervenir en este proceso de alta velocidad e influenciarlo de manera curativa. El conocimiento cognitivo y teoría de los libros no es muy útil. Entonces, ¿cómo podemos intervenir un proceso que sucede casi de manera imperceptible en nuestra conciencia?

Definición de atención plena

Es precisamente por esta razón por la que la atención plena es invaluable. Para que haya una comprensión correcta, es necesaria dar una definición de lo que es atención plena en este caso. Comúnmente llamamos atención plena a un estado de atención total.

Sin embargo, estamos hablando de la práctica de la atención plena como un camino al conocimiento. La práctica de la atención plena se basa en las enseñanzas budistas de hace dos mil quinientos años. El Buda nos ha dejado una forma intemporal y muy pragmática de explorar nuestra conciencia y cambiar el comportamiento.

Él reconoció que la estructura de la vida está diseñada para enfrentar constantemente desafíos que nos estresan. En su opinión, la mayor parte de lo que sufrimos es la reacción al desastre que hemos experimentado, y descubrió cómo evitarlo.

Explora la mente para desarrollar la atención plena y la capacidad de resiliencia

A través de la investigación meditativa, casi científica, el Buda descubrió cómo funciona la mente. En la enseñanza de Vipassana (enseñanza de la comprensión / claridad), se nos ha transmitido el camino de la práctica, una forma con la que podemos desarrollar más habilidades para enfrentar las dificultades de la vida.

A diferencia del enfoque cognitivo de la resiliencia, la práctica de la atención plena no se trata de imponer comportamientos cognitivos basados ​​en procesos mentales inconscientes. El camino de la atención plena es más bien al revés: algo así como si las propiedades de los 7 pilares de la resiliencia o los 7 factores de resiliencia se desarrollaran intrínsecamente, es decir, desde adentro.

Resiliencia como resultado de la comprensión

Los factores que promueven la resiliencia son el resultado de un proceso intensivo de comprensión meditativa, es decir, la exploración profunda y consciente de los propios pensamientos, sentimientos, motivaciones, impulsos y acciones en un momento determinado.

Y lo bueno de esto es que no tienes que hacer un esfuerzo para convertirte en otra persona ensayando rasgos de personalidad de la misma manera en que memorizarías un poema. (Un enfoque como ese nutre creencias deficientes, profundas en muchos de nosotros, de que no somos lo suficientemente buenos).

Podemos tener mucha conciencia de lo que está sucediendo en nuestro cerebro. Nuestras acciones serán el resultado consciente de este conocimiento.

La felicidad, el sentido y la autocompasión como “efectos secundarios”

La práctica de la atención plena no solo conduce al conocimiento sobre el comportamiento en el manejo del estrés y los cambios de comportamiento resultantes. Además de esto, también produce maravillosos “efectos secundarios”:

Quienes han aprendido a investigar sus mentes cuidadosamente en la meditación y en la vida cotidiana se dan cuenta de los patrones de pensamiento psicológico profundamente arraigados y las reacciones automáticas y aprenden cómo liberarse de ellos.

Las actitudes de la atención plena, como base de esta práctica, promueven una cierta orientación mental, que naturalmente produce sentimientos de felicidad, sentido y autocompasión. Y no como cualidades que se entrenan, sino como cualidades del corazón que son inherentes a cada uno de nosotros.

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse