Mente Asombrosa
Cómo decirle no a los niños
Inicio » Educación » Un «no» es de lo más efectivo para un niño

Un «no» es de lo más efectivo para un niño

No, una palabra tan pequeña, pero tan importante. Por más difícil que sea para los padres decir esta palabra, es fundamental que entiendan que «decir no», en realidad, no significa un castigo.

Publicidad

Cuando un padre dice “no”, le enseña al niño la capacidad de sentirse seguro consigo mismo, con sus impulsos, con sus límites. La psicóloga Sra. Christiana Iordanu, analiza el papel del «no» en la formación de la personalidad del niño, señalando que no todos los «no» son iguales…

Un «no» puede ser el mejor aliado de los padres

Es de tamaño pequeño. Pero en un valor invaluable. Pero, ¿por qué nos cuesta tanto pronunciar esta palabra? Contra la tendencia de que los padres no quieran que sus hijos se sientan heridos, y digan siempre «sí», los expertos encuentran que el mejor regalo de los padres para sus hijos es aprender a decir «no».

No tengas miedo de ser considerado un mal padre si estableces límites, de lo contrario, más adelante te sentirás orgulloso al ver a tus hijos como adultos maduros que enfrentan los desafíos de la vida de la manera más efectiva. 

La visión distorsionada de que los padres deben ser simpáticos y amistosos, desafortunadamente conduce a la falta de respeto. La visión anterior es reforzada por la psicóloga Sra. Christiana Iordanu, quien afirma que “los límites son necesarios para los niños de todas las edades». 

Publicidad

El «NO» de los padres a ciertas conductas del niño que se consideran indeseables (por ejemplo, cuando le pega a su hermanito), pero también la manera correcta de expresarlo, potencian el desarrollo psicoemocional del niño y sientan las bases para su desarrollo como un adulto responsable, compasivo y social y moralmente sensible.

¿Por qué nos cuesta decir que no?

Para algunos padres, es muy difícil establecer límites claros en algunos de los comportamientos de sus hijos. Esto se debe a que, en muchos casos, ellos mismos crecieron bajo la supervisión de padres o maestros estrictos y punitivos. Entonces, por temor a que sus hijos sientan lo mismo que ellos cuando eran niños, les cuesta decir «NO».

En pocas palabras, a los padres les resulta difícil negar algo a sus angelitos, creyendo que de esta manera no se sentirán decepcionados ni heridos. Además, creen que al decir constantemente «sí», los niños los amarán más. Las consecuencias de esta actitud pueden ser devastadoras. «Es muy aterrador para un niño crecer en un entorno donde no hay límites. En tal caso, siente que no puede confiar en sus padres para su seguridad y protección.

«Sin límites claros y fijos, existe una alta probabilidad de que la misma se vuelva particularmente autoritaria y exigente», señala la Sra. Iordanou. Si nosotros mismos no hemos aprendido a reclamar lo que queremos o no queremos, por lo que adoptamos un comportamiento completamente pasivo, nuestro hijo inevitablemente copiará la misma actitud en el futuro. 

¿Cómo decir «no»?

El primer paso es tener un «no» claro en tu mente que quieres aplicar. ¿A qué nos referimos con eso? Que no está bien no dejar que el niño se mueva, esparciendo decenas de «no» y «no». Los «no» deben ser pocos, específicos, adaptados a la edad y temperamento del niño y sobre todo estables. Y presta mucha atención a tu estilo y tono.

Según el experto, lo que importa no es el «NO» del padre, sino la FORMA en que se expresa. Si bien los límites ayudan al niño a comprender que cada comportamiento tiene consecuencias específicas, en ningún caso debemos excedernos nosotros mismos. El amor y el respeto ayudarán a tu hijo a desarrollarse, pero el bullying, el castigo corporal y verbal no harán lo mismo.

“Es importante explicarle al niño por qué le prohibimos algo que quiere (por ejemplo, no puede comer chocolate antes del almuerzo porque le abrirá el apetito, pero puede comer un trozo después de la comida) o por qué se le priva de un privilegio. (por ejemplo, lo siento, no iremos al patio de recreo porque tiraste tu comida al piso). No importa cuán bien intencionados puedan ser los padres, a veces no se dan cuenta de que cuando intentan enseñarle límites a su hijo, usando la fuerza, la crítica, la ironía y el castigo corporal (p. ej., jalarles el pelo, empujarlos, etc.), interfieren con su desarrollo normal

En esos casos, el niño cumple por miedo, no porque haya entendido lo que hizo mal o por qué fue realmente castigado. A la pregunta «¿Cuándo deberíamos empezar a decir que no?«, la respuesta la da el propio niño. Cuando comienza a ganar independencia de movimiento, los riesgos aumentan y el padre, como responsable de su seguridad, lo protege con gestos y palabras. 

Sin embargo, según la psicóloga, en los primeros cinco años de vida se produce el 90% del desarrollo cerebral. Por lo tanto, la forma en que los padres interactúan con el niño durante este período, pero también la forma en que se comportan cuando presenta un comportamiento no deseado, afectan su desarrollo normal.

Publicidad