Mente Asombrosa
Persona mentalmente fuerte
Inicio » Superación personal » Si vas a renunciar a algo, renuncia a ser débil

Si vas a renunciar a algo, renuncia a ser débil

Para volverte una persona más fuente, y dejar atrás la debilidad, deberás hacer frente a todo aquello a lo que temes, y esto quizás lleve su tiempo.

Publicidad

Cuando nos referimos a ser más fuertes no estamos hablando de la fuerza muscular, sino de la fortaleza de nuestra mente ante la adversidad.

¿Estás experimentando una separación de pareja? ¿Has perdido su trabajo o tu negocio ha sufrido una recesión? ¿Te has encontrado en un callejón sin salida financiero o te enfrentas a un problema de salud? La vida es bella, pero también es difícil. Y las dificultades son parte de ello, te guste o no.

Pero al mismo tiempo que unos se dejan llevar por las dificultades para tirarlas al suelo y buscan desesperadamente la mano que las levante, otros siguen caminando tranquilos por el camino de los obstáculos. Son los pocos que muchos admiran. Los llamados mentalmente fuertes.

¿Qué hacen diferente las personas mentalmente fuertes?

Cuando las cosas van mal, tienes dos opciones, explica Angela Duckworth, profesora de psicología en la famosa Universidad de Pensilvania. ¿Cuál de los dos elegirás, cada vez que necesites nadar profundo para no ahogarte?

Publicidad

Puedes, incluso si te consideras débil ante una mala situación, aprender a lidiar con cosas difíciles, así como lo hace una persona mentalmente fuente. Con pequeños cambios en tu forma de percibir la vida y las situaciones que te rodean, podrás descubrir la fuerza interior que escondes. Siempre y cuando cambies la manera en que ves (y haces) las cosas.

1. Acepta que no existe una vida perfecta

Las personas mentalmente fuertes saben o han aceptado que en la vida siempre habrá problemas o puntos oscuros que inquieten o dificulten y entienden que es prácticamente imposible que todo salga bien o sea perfecto o como nos gustaría.

2. Actúa

En definitiva, una persona fuerte no es un mero observador de los acontecimientos, situaciones o problemas negativos a los que se enfrenta. Tampoco lo trata pasivamente.

Los que no son débiles mentalmente tratan de encontrar soluciones, buscan formas y salidas saludables y sobre todo se responsabilizan de sí mismos. Toda persona mentalmente fuerte, en el fondo, sabe que esencialmente el único que puede darle fuerza y ​​debe cuidarlo es él mismo.

3. Date un tiempo a solas

Los mentalmente fuertes quieren y buscan la soledad en los momentos difíciles, pero no el aislamiento. Ellos saben que es muy importante pasar tiempo a solas, para pensar y recargar sus energías.

4. No estalles… reacciona

Cuando se sienten presionados y creen que hay una manera de cambiar algo, no dudan en expresar su insatisfacción, deseos y anhelos, buscando cambios -aunque sean pequeños- que puedan mejorar su calidad de vida. La diferencia es que ellos saben hacerlo en paz y no con voces o exabruptos.

5. Enfócate en el «por qué»

Si das la respuesta de por qué sucede algo negativo, es muy probable que encuentres la solución al problema. Si decodificas lo que haces mal y terminas atrapado en una situación problemática, es más probable que tomes medidas correctivas. En resumen, es más fácil corregir lo que va mal, si sabes lo que va mal.

6. Crea oportunidades

No esperan pasivamente, es decir, que las cosas sucedan por sí solas. Buscan cambios, realizan mejoras, persiguen oportunidades y hacen lo que sea necesario para mejorar su vida diaria, incluso en medio de situaciones difíciles.

7. No le temas a las emociones negativas

Sin embargo, no se permiten convertirse en su arma. No repelen ni superan emociones como la tristeza, el miedo, la frustración. Se permiten sentirlas. Pero no les permiten llegar al punto en que puedan perder el control.

En otras palabras, buscan tomar iniciativas, sin esperar pasivamente a que otros encuentren soluciones o cambien su vida para mejor.

8. Aprende a pedir ayuda

Ojo con esto, porque es diferente a esperar ayuda y soluciones solamente de los demás. Los mentalmente fuertes no dudan en consultar a un especialista por el problema que enfrentan o en buscar apoyo y ayuda de amigos, familiares, su pareja o colegas. Pero la acción viene de ellos mismos, no de los demás.

Si te consideras una persona débil, comienza aplicando paso a paso cada uno de los puntos que tienen como hábito las personas mentalmente fuertes, de esta manera podrás darte cuenta del gran potencial que tienes de fortaleza, pero que por alguna razón llevas apagado en ti.

Publicidad