Mente Asombrosa
Las meociones parasitarias y quien las provoca
Inicio » Emociones » Qué son las emociones parasitarias y como afrontarlas

Qué son las emociones parasitarias y como afrontarlas

Las emociones más comunes que comenzamos a experimentar como niños, las básicas, son la ira, la tristeza, el miedo, la alegría, el disgusto y la vergüenza. A menudo, dentro de la familia en la que crecemos, aprendemos que algunas de estas emociones son aceptadas y, si se comparten, nos llevan a recibir atención, mientras que otras se consideran incómodas y optamos por reprimirlas.

Esto se debe a que entendemos inconscientemente que algunos sentimientos pueden representar una amenaza para los adultos que no saben cómo manejarlas y contenernos. En lugar de seguir funcionando como niños libres, a los que se les permite expresarse libremente, sentimos que es más conveniente asumir una posición de adaptación y negar nuestras emociones más auténticas.

El origen de las emociones parasitarias

Decidimos que algunas emociones, aquellas percibidas como peligrosas para el sistema familiar, Deben ser reemplazados por otras que sean más aceptables. Este mecanismo de sustitución nos lleva a experimentar emociones que parecen reales cuando se experimentan y que en psicología toman el nombre de emociones parasitarias o de chantaje. Ocultan aquellos sentimientos que la persona no puede permitirse sentir y de los cuales con el tiempo ya no es consciente en el “aquí y ahora”.

Por ejemplo: si un niño crece con padres sobreprotectores, tímidos y cerrados con respecto a las relaciones sociales, la emoción de la que puede hablar y que lo llevará a recibir atención, escucha y consuelo será el miedo.

Esto se debe a que los padres mismos ven al mundo como un lugar aterrador y a las relaciones externas con desconfianza. Al mismo tiempo, el impulso agresivo natural necesario para la exploración del mundo y el proceso de diferenciación de la familia puede no ser aceptado. Ese niño podría llegar a la conclusión de que la ira, incluso la sana necesaria para construir su identidad, no está permitida, pero en su lugar puede mostrar temor y ganar la comprensión de los padres.

La energía emocional vinculada a la ira, que debe descargarse, incapaz de encontrar un canal expresivo directo, asume las características de un sentimiento que se considera más apropiado: el miedo ocupa el lugar de la ira. Lo primero está permitido mientras que lo segundo no lo está.

La emoción sustituta puede parecer auténtica, real, pero observándola cuidadosamente puede verse que no es consistente con la información, el contexto y la situación en que se experimenta. Por ejemplo, ese niño que se convirtió en adulto podría reaccionar ante un mal sufrido en una relación con el miedo, retirándose en lugar de afirmarse a sí mismo, en lugar de expresar su enojo para defender sus razones y expresar disidencia por lo que sucedió en su detrimento.

Habrá aprendido a proteger a los demás y a sí mismo de un sentimiento percibido como dañino, destructivo, no socialmente aceptable.

Las emociones parasitarias y la familia

La emoción parasitaria es, por lo tanto, un sentimiento aprendido y alentado por la familia durante la infancia; no solo es inconsistente con el contexto, sino que es inútil para resolver los problemas de la vida en las que el adulto las experimenta (por ejemplo, la risa al hablar de situaciones tristes).

Otro ejemplo de este mecanismo intrapsíquico es cuando una persona se enoja de una manera exagerada e irreprimible, en comparación con la situación en la que se encuentra. Esto sugiere que esa persona está lidiando con una emoción que en el pasado se evitó que se exteriorizara y, cuando lo hace, no puede manejarla o lo hace con demasiada torpeza.

Según Berna, las emociones negadas pueden acumularse como si fueran sellos de premios y se usen cuando sea necesario en ciertas ocasiones, cuando se les permita, para manipular otras. Por ejemplo, surgen en conflictos de pareja cuando una persona, después de haber tolerado durante mucho tiempo, recuerda antiguos desacuerdos, resentimientos y errores que parecían haber sido resueltos hasta ahora.

A menudo se trata de una ira no expresada y melancólica, suspensiones emocionales que no tienen nada que ver con el conflicto actual y que se expresan por un impulso que impide resolver el problema actual por el que uno está luchando.

Cómo reconocer las emociones parasitarias

Es difícil distinguir las emociones auténticas y reales de las emociones parasitarias de uno mismo, así como permitirse expresar lo que uno siente y evitar acumular rencores para manipular al otro. Sin embargo, puedes hacerte algunas preguntas sobre lo que sientes en realidad:

  1. ¿Qué siento en esta situación?
  2. ¿Hay emociones que debería probar en comparación con las que estoy sintiendo?
  3. ¿Hay emociones que estaban prohibidas en mi familia?
  4. ¿Estoy bloqueando algunas de las emociones prohibidas en la familia ahora, en esta situación?
  5. ¿Me estoy impidiendo expresar algunas emociones desagradables, lo estoy acumulando para más tarde?

Expresar el mundo emocional interno, los sentimientos auténticos, no siempre es fácil y cierra un buen ejercicio de conciencia constante para su superación.

Qué son las emociones parasitarias y como afrontarlas
4.2999999999999998224 (86.670000000000001705%) 9 voto[s]
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Alejandra Pino Jaramillo

Alejandra Pino Jaramillo es una especialista en: Trastornos de Ansiedad, Psicoterapia Cognitivo Conductual, Psicoterapia Individual, Trastornos del Comportamiento Alimentario y Depresión. Con amplia experiencia en redacción de artículos para sitios web y ensayos profesionales.

1
Deja tu comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
vasilymp Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
vasilymp
Invitado
vasilymp

Todos deberíamos conocer de la importancia de canalizar todas las emociones. dejar conflictos sin solución solo profundiza en la llaga y nos hace más daño. Buen texto