Mente Asombrosa
Qué es el psicoanálisis
Inicio » Psicología » Terapias » Qué es el psicoanálisis y cuáles son sus beneficios

Qué es el psicoanálisis y cuáles son sus beneficios

Con el uso del psicoanálisis se pueden tratar los trastornos mentales y problemas menores de personalidad también. A partir de esta forma original de metodología psicoterapéutica, se han desarrollado muchos otros métodos terapéuticos reconocidos. Los psicoanalistas ven la causa de los trastornos mentales en los conflictos infantiles inconscientes. En una conversación con el terapeuta, estos conflictos deben ser revelados y tratados. Sigue leyendo para aprender cómo funciona el psicoanálisis y a quién puede ayudar.

¿Qué es el psicoanálisis?

El psicoanálisis se remonta al neurólogo vienés Sigmund Freud. A fines del siglo XIX, revolucionó la psicología a través de su teoría de la personalidad. De acuerdo con la definición del psicoanálisis según Freud, el psicoanálisis puede utilizarse para examinar procesos mentales que de otro modo serían difícilmente accesibles.

Él creía que los problemas psicológicos eran causados ​​por conflictos inconscientes que se remontaban a la infancia. Si tales conflictos no se resuelven satisfactoriamente y se suprimen durante la infancia, la persona también puede volver a caer en patrones infantiles cuando es adulto en situaciones similares.

La persona afectada entonces no puede resolver adecuadamente la situación actual porque está abrumado por los sentimientos desagradables de la infancia. Los terapeutas se refieren a la recaída en el pensamiento infantil y los patrones de acción como regresión.

Usando varias técnicas, Freud buscó crear conciencia sobre estos conflictos y restaurar su equilibrio interno. La base de las técnicas psicoanalíticas es siempre la conversación entre el terapeuta y el paciente. El psicoanálisis puede tener lugar en un entorno individual, pero también en un grupo como un análisis grupal.

Ello, el ego y el superego

Freud estructuró la psique en tres partes. Parte de la personalidad está determinada por el “ello”. Exige las necesidades básicas de comida, sueño y sexualidad. Consiste en el nacimiento y exige una gratificación inmediata. Un niño pequeño que está hambriento inmediatamente comienza a llorar si su hambre no está satisfecho.

El “superego” representa el antagonista del “ello”. Como entidad moral, el superyó representa los valores de la sociedad.

Entre el ello y el superego está el “ego”. El ego se desarrolla durante la infancia. Implica la conciencia de uno mismo y la realidad. El ego media entre los impulsos instintivos del ello y las demandas morales del superyó o superego.

Freud creía que los problemas emocionales se deben a conflictos tempranos entre estas diferentes partes de la psique. En su opinión, por ejemplo, una compulsión a la limpieza podría surgir de un conflicto entre el ello y el superego. El niño tiene el deseo de ensuciarse, pero los padres apelan al superyó y regañan al niño cuando se ensucia.

Sin embargo, la persona en cuestión no recuerda conscientemente este conflicto. Los sentimientos infelices pueden aliviar el ego a través de ciertos mecanismos de defensa. Por ejemplo, las personas desplazan recuerdos desagradables o transmiten sus propios sentimientos a otras personas. Estos mecanismos de defensa también juegan un papel importante en la terapia psicológica profunda en la actualidad, ya que pueden señalar eventos no procesados ​​y traumáticos.

Psicoanálisis para el desarrollo de la personalidad

De acuerdo con las pautas psicoterapéuticas, el psicoanálisis clásico no se considera como una forma de terapia, sino más bien como un desarrollo de la personalidad. Para el psicoanálisis no hay objetivos claros de tratamiento que se lograrán. El analista y el paciente exploran abiertamente el historial de vida del paciente. Las sesiones tratan sobre los temas que se revelan.

Mayor desarrollo del psicoanálisis

Del psicoanálisis más tarde se han desarrollado diferentes métodos, entre ellos la psicoterapia analítica y la psicoterapia psicológica profunda y la psicoterapia.

¿Cuándo haces un psicoanálisis?

El psicoanálisis supone que el paciente puede reflexionar sobre sí mismo. También es importante que la persona afectada pueda expresarse verbalmente sin ningún problema. El psicoanálisis solo es adecuado para pacientes motivados y razonablemente resistentes.

El psicoanálisis clásico de Freud apenas se practica en estos días. En todo caso, se puede encontrar en consultas externas. Ya debido a su larga duración, no es adecuado en un entorno clínico. Porque no está limitado en el tiempo y generalmente se extiende durante muchos años. Los científicos han demostrado que las terapias más cortas no solo son más baratas, sino que también tienen un mejor efecto.

¿Qué haces en un psicoanálisis?

El psicoanálisis consiste en el diálogo entre terapeuta y paciente. A través de las conversaciones, el terapeuta, junto con el paciente, trata de descubrir la causa de los problemas, los conflictos internos. A diferencia de la terapia conductual, el terapeuta no le da instrucciones al paciente.

En el contexto clásico del psicoanálisis, el paciente se acuesta en un sofá y el terapeuta se sienta detrás del sofá para que el paciente no pueda verlo. Este posicionamiento muestra que el terapeuta tiene una función más reservada para ayudar al paciente a hablar sin restricciones. El paciente no se ve afectado por las expresiones faciales del terapeuta y debe enfocarse en sus procesos internos sin distracción.

Tema relacionado:
Psicoterapia: ¿Qué sucede durante una terapia?

Asociación libre

Una técnica central en el psicoanálisis es la asociación libre. El terapeuta alienta al paciente a pronunciar todo lo que pasa por su cabeza. Luego, el terapeuta indica qué contenidos subconscientes se ocultan detrás de las asociaciones.

Una conocida prueba de psicoanálisis destinada a estimular la asociación es la denominada prueba de Rorschach. El terapeuta muestra los patrones de manchas de tinta al paciente. Dependiendo de lo que el paciente reconozca en el patrón, el terapeuta hace declaraciones sobre la personalidad del paciente.

Transmisión

Otro término que se remonta a Freud es la transmisión. Se entiende que la transmisión significa que los pacientes a menudo transfieren los deseos o conflictos que tienen con otras personas al terapeuta. A menudo, estos provienen de la infancia. Por ejemplo, un paciente puede tener un deseo insatisfecho por el afecto de su padre.

Si este deseo no se ha cumplido, intenta obtener ese afecto de los demás, en este caso del terapeuta. Esta transferencia debe ser reconocida por el terapeuta y transmitida al paciente. Esta es también una forma de descubrir conflictos inconscientes.

El psicoanálisis está muy interesado en la persona individual. El analista también está involucrado en el proceso como individuo. Sin embargo, no debe perder la visión objetiva y debe ser capaz de manejar los sentimientos a menudo complejos del paciente.

Porque incluso el terapeuta tiene partes inconscientes. Por lo tanto, puede suceder que el terapeuta, por ejemplo, desarrolle una aversión o afecto por el paciente en el proceso de terapia. En el psicoanálisis, este fenómeno se llama contratransferencia. Es necesario una buena autorreflexión del terapeuta para reconocer tales procesos. Por esta razón, el terapeuta debe someterse al psicoanálisis antes de poder practicar.

Duración del psicoanálisis

El psicoanálisis clásico generalmente toma varios años y requiere de tres a cuatro sesiones por semana. Ahora hay procedimientos que han evolucionado a partir del psicoanálisis que toman menos tiempo. Por un lado, los pacientes esperan una progresión rápida y, por otro lado, los fondos del seguro de salud solo toman un cierto número de sesiones.

¿Cuáles son los riesgos del psicoanálisis?

Una posible desventaja del psicoanálisis es que el paciente no recibe instrucciones concretas que lo ayuden a manejar sus problemas. Porque en el psicoanálisis, el foco está en explorar las causas en la historia del paciente. Este es un proceso muy largo. Al final, el paciente puede comprender mejor por qué muestra síntomas mentales, pero eso no significa necesariamente que desaparezcan.

Un proceso de terapia largo y sin éxito es muy frustrante para el paciente. Muchos enfermos pierden la creencia de que pueden ser ayudados. También es difícil para algunos pacientes tolerar la renuencia del terapeuta a realizar el psicoanálisis.

Crítica al psicoanálisis

El psicoanálisis clásico se basa en las teorías de Freud. Algunas de estas teorías están siendo cuestionadas en estos días. Primero, muchas de sus teorías no pueden ser científicamente verificadas. Por ejemplo, la afirmación de que existe el ello, el ego y el superego no puede ser probada ni refutada.

En segundo lugar, las ideas de Freud fueron modeladas por el espíritu de la época. En ese momento, la sexualidad era tabú. Con sus enseñanzas instintivas rompió este tabú y valoró la sexualidad como un impulso decisivo en la vida.

La teoría de Freud es particularmente criticada por su fuerte énfasis en las necesidades sexuales, que, según Freud, influyen en el comportamiento en la infancia. Una de las acusaciones es que esta visión podría promover el abuso de niños.

Aunque la teoría de la importancia de los procesos inconscientes en nosotros era revolucionaria en ese momento, muchas de sus suposiciones actuales son refutadas. La idea de Freud sobre el desarrollo infantil psicosexual ha sido reemplazada por la investigación moderna sobre desarrollo.

¿Qué puedes considerar después de un psicoanálisis?

Las sesiones de psicoanálisis a menudo son emocionalmente exigentes para el paciente. Por ejemplo, recuerdos dolorosos del pasado pueden surgir. Por lo tanto, tiene sentido no arrojarse inmediatamente después al estrés de la vida cotidiana, sino tomarse el tiempo para el procesamiento.

Cuando surgen miedos al final del psicoanálisis, deben comunicarse al terapeuta. A medida que las terapias analíticas continúan durante mucho tiempo, muchos pacientes se sienten solos después de completar el psicoanálisis y extrañan a su terapeuta. Muy a menudo también existe el temor a las recaídas. Estas preocupaciones y dudas deben discutirse a tiempo. Puede ser una buena idea reducir la velocidad del psicoanálisis y mantener las sesiones más y más distantes.

Sin embargo, si no consigues sentirte bien después del psicoanálisis, no temas buscar ayuda de nuevo. No consideres este paso como un fracaso, sino como una señal de que estás ocupándote de ti y de conseguir una solución. Puede resultarte útil cambiar de terapeuta o cambiar a otra forma de terapia.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse