Mente Asombrosa
Personas que no pueden dejar de mentir
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos de la personalidad » Personas que no pueden dejar de mentir ¿qué les sucede?

Personas que no pueden dejar de mentir ¿qué les sucede?

A la edad de tres o cuatro años, todos comenzamos a mentir. En este punto del desarrollo de nuestro cerebro, aprendemos que tenemos a nuestra disposición una herramienta increíblemente versátil y poderosa: nuestro lenguaje. Comprendemos que podemos usarlo para jugar con la realidad e influir en el resultado de lo que sucede.

Publicidad

Tarde o temprano aprendemos que mentir es «malo» y que no debemos hacerlo. Sin embargo, tampoco podemos vivir en un mundo de «pura sinceridad», ya que sería insostenible vivir socialmente siendo sinceros todo el tiempo; y esos tonos grises entre «mentir y decir la verdad», pueden verse muy desdibujados en muchas personas.

Algunos son mentirosos patológicos

Pero algunas personas son mentirosas patológicas, lo que significa que no pueden dejar de difundir información errónea sobre ellos mismos y los demás. Las razones psicológicas por las que algunas personas hacen esto son un poco ocultas.

En la tercera edición del manual de diagnóstico y estadística de los trastornos mentales, las mentiras patológicas son un trastorno discreto y un síntoma de trastornos de la personalidad como la psicopatía y el narcisismo.

«Creo que hay un defecto en las líneas neurológicas en relación con lo que causa la compasión y la empatía», dice la psiquiatra Judith Orloff, autora de «Empaths Survival Guide» para Business Insider, «porque los narcisistas, los sociópatas y los psicópatas tienen el llamado trastorno carencial de empatía, lo que significa que no sienten empatía como lo haríamos nosotros».

Publicidad

La verdad no les importa a los narcisistas

Si no te preocupas por otras personas, las mentiras tampoco parecen importar. La falta de empatía significa principalmente una falta de conciencia que para muchos es difícil de entender.

«Si mienten, no les hace tanto daño como a nosotros», dice Orloff. Muchas personas están en relaciones con mentirosos patológicos, o simplemente no pueden entender por qué están mintiendo, porque están tratando de hacer que estas personas sigan las normas habituales de ser compasivas.

Los que no pueden dejar de mentir no encajan. Según la psiquiatra, ellos creen que están diciendo la verdad la mayor parte del tiempo. No se trata tanto del hecho en sí, dijo, cuando se trata de tener poder sobre alguien.

Esto es extremadamente peligroso para las personas muy sensibles porque atraen a los narcisistas. Cuando comienzan las mentiras, la víctima puede arder en llamas, que es principalmente cuando el mentiroso insiste, una y otra vez, en que la versión de la realidad del otro es incorrecta y la víctima comienza, poco a poco, a creer en la mentira y a dudar de su propia verdad.

La única forma de escapar de las garras de un mentiroso patológico es ser lo suficientemente fuerte como para decir: «No, no es mi culpa, no parece cierto, así que realmente no puedo confiar en ti, dice ella».

Desafortunadamente, la gente tiende a dudar de sí misma, porque las mentiras pueden escalar de manera sutil, puede comenzar con una pequeña mentira piadosa y unos meses después, la víctima se da cuenta de la red de mentiras tejidas que ha hecho el mentiroso, sistemática y lentamente.

«Si alguien está mintiendo, no intentes disculparte», dijo Orloff. «Una mentira es una mentira, y si se lo llevas a la persona y le dices que es culpa tuya, o que no sucedió, entonces sabes que algo anda muy mal».

Los mentirosos compulsivos no son necesariamente malas personas

La psicóloga Linda Blair, autora de muchos libros de psicología, les dijo a los empresarios que algunos educadores compulsivos son demasiado impulsivos para decir la verdad.

La escala del impulso reflexivo está arraigada en nuestros genes y es muy difícil para alguien que es muy impulsivo tomarse el tiempo para pensar las cosas.

«Si eres una persona impulsiva, es muy difícil dejar el hábito porque tienes la horrible sensación de que tienes que arreglar las cosas ahora mismo», dijo Blair.

«Entonces, cuando se trata de tu cabeza, solo dices eso, no necesariamente significa que estás mintiendo, pero es un poco más difícil para ti dejar de mentir que para alguien que es más reflexivo».

La mentira patológica y el narcisismo no son un complemento, aunque en algunos casos van asociados. Las personas impulsivas solo tienen que aprender a controlar sus impulsos y la coerción. Sus mentiras no necesariamente vienen de una mala intención.

Publicidad