Mente Asombrosa
Inicio » Personalidad » ¿Por qué las personas inteligentes tienen menos amigos?

¿Por qué las personas inteligentes tienen menos amigos?

No te preocupes si piensas que estás mal por no tener numerosas amistades, quizás tu inteligencia no lo permite. Si mantienes un círculo reducido de amistades, no implica necesariamente que seas una persona conflictiva, quizás estés dentro de las personas inteligentes que prefieren un círculo más intimo de amistad.

Es que tu inteligencia te hace ser más selectivo

En líneas generales, las personas con un alto coeficiente intelectual (o simplemente personas más inteligentes) tienden a comportarse de manera un tanto diferente a las demás. Este hecho hace que se perciban como aislados, porque su naturaleza se inclina más a la soledad.

A quienes son por naturaleza bastante inteligentes, sus procesos mentales suelen mantenerlos concentrados en sí mismos, y por ello no sientes la necesidad constante de compartir con otros; salvo que tengan algún tipo especifico de interés en común.

¿Encuentras interesante lo que has leído hasta ahora? ¡Todavía falta lo mejor! Continúa leyendo hasta el final este post, y podrás disponer de toda la información.

Las personas con alto coeficiente intelectual son selectivas

Según un estudio realizado por la “London School of Economics”, demuestra que existe una marcada tendencia que refleja estadísticamente una relación entre tener alto coeficiente intelectual  y  preferir amistades seleccionadas.

Esto no quiere decir que los sujetos más inteligentes eviten el socializar o compartir con los demás, pero a la hora de estrechar vínculos afectivos o de acercamiento personal; son mucho más selectivos que la persona común.

¿Cómo se relacionan normalmente las personas inteligentes?

En líneas generales, las personas inteligentes o que tienen un mayor C.I. sienten que no necesitan estrechar muchos lazos de amistad y se encuentran felices con la vida que llevan.

De hecho, su preferencia es la de relacionarse con menos personas y mantener pocas interacciones sociales.

Esto queda de manifiesto cuando se presentan los siguientes rasgos:

1. Sus convicciones están muy arraigadas

Esto se debe a que permanecen en contacto mental con sus propios discursos, líneas de pensamientos y acciones que se derivan de estos; que por lo general no están alineados con los que pudiesen ser de sus “amigos”.

Tema relacionado:
Rasgos de una persona que tiene poca empatía

Sus procesos mentales no están limitados y siempre manifiestan de manera espontánea sus opiniones, ya que piensan de manera algo distinta a los demás y obran según sus propias convicciones y patrones de conducta.

Por estas razones, no suelen mostrarse interesadas a modo particular en lo referido a cuáles son las últimas tendencias musicales o de la moda y les tiene sin cuidado todo lo referente a las cosas materialistas.

Nada, aparte de lo que creen, les parece más interesante.

2. Evaden las conversaciones insulsas

No pierden el tiempo involucrándose en conversaciones intrascendentales y carentes de contenido, por lo que huyen de las situaciones en las que estas puedan presentarse.

Por esta razón, suelen sentir incomodidad cuando se ven obligados a tomar posturas forzadas o intervenir en conversaciones que para ellos carecen de sentido, teniendo por lo tanto que realizar un gran esfuerzo para mantenerse atentos y mostrarse interesados.

3. Identifican prontamente a los “interesados”

Se cuidan mucho de los oportunistas, por lo que se mantienen siempre alertas a las personas que recién conocen, tratando de identificar a aquellas con posturas o de actitudes interesadas; alejándose con prontitud de estas, cuando las reconoce.

Esta actitud les permite tomar distancia de las personas oportunistas que buscan en el acercamiento personal una manera de escalar posiciones a nivel social, fingiendo un interés personal que en el fondo no sienten; ya que realmente son personas falsas y superficiales.

4. Están en un estado constante de evaluación

En las reuniones sociales, por lo general, se mantienen al margen de situaciones y conversaciones que no le atañen de modo particular; siendo casi nula su intervención a menos que sea particularmente solicitada.

Tienden más bien a permanecer de algún modo aislados y concentrados en sus propios pensamientos.

También pueden limitarse a mirar con curiosidad hábilmente y de forma disimulada a las personas del entorno, evaluando a cada de una de ellas y enmarcándolas mentalmente en las distintas condiciones de la naturaleza humana; de una manera racional y sin prejuicios.

Esto lo hacen porque desde su perspectiva, tienen la convicción de ser más maduros y tener una percepción más profunda de las cosas.

Sin embargo, mantienen una actitud humilde y suelen mostrase colaboradores y dispuestos a brindar ayuda si se les es requerida; a las personas que se ganan su confianza.

Avatar

Cristian Agustín Alderete

Cristian Alderete es especialista en modificación de Conducta en Niños y Adolescentes, Orientación Vocacional y Psicoterapia Individual.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse