Mente Asombrosa
Una persona insegura
Inicio » Personalidad » Principales signos de una persona insegura

Principales signos de una persona insegura

La inseguridad que normalmente sienten las personas está basada en la desconfianza que tienen de sí mismas, acompañada de una autopercepción negativa, falta de confianza en sus propias capacidades y en sus propios criterios para la toma asertiva de decisiones en distintas situaciones del ámbito social, trayendo consigo malestar y tensión en momentos dados.

Publicidad

Cualquier persona en variadas ocasiones puede experimentar inseguridad, llegando a obstaculizar algún proceso de la vida diaria, ya que es algo completamente natural y nos puede hacer pasar por momentos realmente frustrantes, llevándonos a autocalificar de manera negativa.

Pero lo cierto es que hay personas a las que la inseguridad les afecta a un nivel mucho mayor, ya que se presenta como una constante que puede llegar a ser un gran impedimento para la consecución de sus propias metas y por ende, la imposibilidad de disfrutar de las cosas de la vida.

¿Cómo identificar la inseguridad en las personas?

Una persona insegura generalmente puede mostrar un aspecto de duda constante, reflejada en su actitud, el cuestionamiento de sus propias acciones o decisiones, o incluso, dándole más valor del que se debería al “qué dirán”.

Algunos de los aspectos que más se pueden evidenciar la inseguridad personal son:

Publicidad

  • Comportamiento de evitación o escape ante las dificultades, por mínimas que parezcan.
  • Actitud defensiva, rechazando diferentes puntos de vista y perdiendo el control del manejo de sus emociones.
  • Relaciones limitadas, sin iniciativa para comunicarse con otros, por lo que no son muy abiertos a conocer personas y formar nuevas amistades.
  • Posición corporal que denota inseguridad como el encorvamiento.
  • Dificultades para mantener la mirada con la persona con la que intentan comunicarse.
  • Expresión verbalmente en tono muy bajo y en ocasiones se les traban las palabras.
  • Les cuesta trabajo decir “no” ante situaciones en que realmente preferirían hacerlo.
  • Son muy susceptibles a las críticas, llegandoles a afectar demasiado, hasta el punto de pensar que todo el tiempo les critican a sus espaldas.
  • Temor a tomar la iniciativa, enfrentar nuevos proyectos y a salir de su zona de confort.
  • Llegan a atribuir la culpa de errores a terceros o a factores externos a sí mismos, por lo que de esta manera se protegen de un supuesto daño hacia su autoestima.
  • Sienten que no son tan valiosos como los demás y que su punto de vista es insignificante.
  • Poseen sentimientos de envidia y celos hacia los demás y pueden llegar a percibir a los otros como amenaza a su seguridad emocional.
  • Intentan compararse con las demás personas sobre preocupándose por no ser suficientemente buenos respecto a otros.
  • Por lo general muestran una relación de dependencia de los demás, haciendo que tenga que consultar con terceras personas sus decisiones, necesitando de su validación.
  • Carecen de la capacidad de ser resilientes.

¿A qué se debe la inseguridad en las personas?

Las causas de la inseguridad en las personas van ligadas particularmente a la experiencia adquirida en algunos casos, llegando a ser traumáticas; éstas pueden ser muy variadas y pueden irse presentando desde la primera infancia e ir tomando más fuerza a medida que pasa el tiempo.

Algunos rasgos de la personalidad pueden ser factores detonantes de la inseguridad en las personas, entre ellas la introversión, la dependencia emocional, la baja autoestima, un perfil autoexigente y perfeccionista; sumado a ello, ciertos estilos de educación como la autoritaria o excesivamente exigente y la educación sobreprotectora, ambas, generando sentimientos de incapacidad, que suelen causar la inseguridad emocional.

Todas estas causas, pueden ser evidenciadas en distintos ámbitos y ser atendidas oportunamente; pero al no ser tratadas en la niñez o la adolescencia, puede perdurar hasta la madurez.

¿Hasta dónde puede llegar la inseguridad personal?

Como sabemos bien, la inseguridad emocional puede hacer perder muchas oportunidades a quienes en momentos dados la han experimentado. En estados constantes y avanzados, la inseguridad se evidencia con síntomas como la parálisis o las ganas de huir frente a una situación particular, así mismo la timidez excesiva o la paranoia que lleva a hacer creer que los demás se burlan o quieren aprovecharse de nosotros.

La inseguridad emocional puede llegar también, a desarrollar una fobia social o una actitud defensiva que intenta enmascarar su inseguridad con mecanismos compensatorios como la arrogancia, el ego excesivo y la agresividad hacia otros, haciendo que se vea afectada su vida social y sean víctimas del aislamiento.

Muchas veces pensamos que al ser rasgos de nuestra personalidad no deben ser corregidos, pero es un error intentar no actuar sobre ellos, ya que se hace necesario intervenir, evitando que se conviertan en verdaderos problemas para la vida diaria.

Al hacernos conscientes de estos síntomas y signos en nuestras vidas, lo mejor que podemos hacer es poner acción para enfrentarlos y superarlos; si bien es cierto que en un principio no es nada fácil, lo cierto es que ¡nada es imposible.

Comienza por identificar claramente las situaciones en que evidencias estos signos, analízalos y reflexiona acerca de estos, considerando que los cambios positivos que podamos hacer sobre nuestros pensamientos y acciones serán la base de una vida mentalmente saludable y de felicidad.

Bibliografía:
  1. *Cerdán G. A. (2018). Inseguridad: Guía completa para entenderla y abordarla. Recuperado de https://blog.cognifit.com/es/inseguridad/
  2. *Inseguridad emocional: causas, síntomas y tratamiento. S.F. Recuperado de: https://www.terapify.com/blog/inseguridad-emocional-causas-sintomas-y-tratamiento/
  3. *La inseguridad personal. S.F. Recuperado de: https://www.psicoglobal.com/autoestima/inseguridad

Publicidad