Mente Asombrosa
Cómo saber si llevas una relación de pareja con dependencia emocional
Inicio » Pareja » Dependencia emocional: cuando el amor se vuelve compulsivo

Dependencia emocional: cuando el amor se vuelve compulsivo

El sentimiento de amor es una de las sensaciones más reconfortantes del mundo, pero cuando el afecto se convierte en dependencia emocional, no solo tú, sino tu pareja también sufren. Así es como reconoces los primeros signos de la dependencia emocional en la pareja.

Muchas personas se sentirán identificadas, cuando no puedes dejar de pensar en esa persona que ha tomado parte de todos tus pensamientos conscientes y te alegra saber simplemente que existe, es una sensación agradable, al menos eso es lo que debería ser. Pero la frontera se cruza rápidamente; cuando no estamos juntos, nos sentimos mal, intentamos controlar al otro. La ansiedad nos atormenta, todos los pensamientos giran en torno a nuestra pareja y ya estás en medio de una dependencia emocional.

Primero, es perfectamente normal depender emocionalmente de otras personas, todos necesitamos cuidadores. La pregunta es más bien: ¿En qué medida nuestra sensación de bienestar depende de otra persona? Porque quien vive en una dependencia emocional de su pareja, crea su propia prisión. Los sentimientos negativos le golpean constantemente, solo el pensamiento del otro le proporciona alivio.

Causas de la dependencia emocional

Pero, ¿cómo surge tal dependencia en una relación? Las causas se encuentran en patrones de relaciones neuróticas fuertemente desarrolladas y una autoestima débilmente entrenada.

Principalmente las raíces se encuentran en la infancia, en experiencias traumáticas, experiencias de relaciones negativas, modelos de relaciones destructivas.

Cualquiera que haya experimentado muy poco amor, que careciera de seguridad en sus primeros años de vida, sufre de ello toda su vida. El comportamiento perturbado aparece solo en las parejas. Una persona debe llenar este vacío, en un apego emocional excesivo. De esa manera se pretende cubrir el vacío interior y la soledad y esto no puede tener éxito a largo plazo.

A medida que se acumulan más experiencias de fracasos, rechazos, infidelidad y otras situaciones negativas en las relaciones de pareja, esto solo refuerza los patrones aprendidos de dependencia emocional. Hay más de todo para sostener al ser amado: más amor, más atención, más sumisión. Esto causa exactamente lo contrario: la pareja se siente abrumada por la exagerada demanda de proximidad a menudo y se pondrá emocional y físicamente a distancia.

¿Existe una dependencia emocional en tu relación?

Será difícil ver dónde termina el amor y el delirio comienza cuando dependes de tu pareja. Pero hay algunos signos que te ayudarán a determinar que, mientras más se aplique lo siguiente a ti, mayor será el riesgo de ser emocionalmente dependiente:

  • Los pensamientos giran constantemente alrededor de la pareja.
  • En lugar de vivir tu propia vida, los deseos de los demás (tu pareja) determinan tus acciones.
  • Una vida sin pareja no parece posible.
  • El pensamiento de la separación lleva al pánico.
  • Eres demasiado celoso, posesivo y tratas de controlar a tu pareja.
  • Necesitas atención constante, reconocimiento y admiración de los demás, de lo contrario te sentirás mal.
  • Estar solo es percibido como un tormento.
  • El tiempo sin la pareja parece inútil.
  • La vida cotidiana está determinada por las preocupaciones y los temores por esa persona.
  • Estás constantemente inquieto.

Cómo salir de la dependencia emocional

Si has repasado esta lista con honestidad y has descubierto signos típicos, este es el primer paso decisivo, porque ya te has dado cuenta de que depender emocionalmente a la larga perjudica en lugar de hacer feliz. Puede ser doloroso, pero es la única forma de romper con la dependencia de la relación. Lo recomendable es comenzar a dialogarlo con alguien de tu confianza, pero en espacial con un especialista en psicología.

Nunca es demasiado tarde para reaprender viejos patrones de relación y desarrollar el amor propio. Porque te hace independiente de los demás, y te da la posibilidad de elegir.

Dado que las causas de la dependencia emocional están ancladas en trastornos de la conducta de apego o disminución de la autoestima, esto se puede abordar mejor con la ayuda del apoyo psicoterapéutico.

Este no es un comportamiento que no tiene salida. Más bien, aquí hay patrones que nos hemos apropiado inconscientemente ya en nuestra infancia y que aparecen solo en las relaciones de amor posteriores. En estos tratamos de llenar este vacío nuevamente.

No es fácil reconocerlo y admitirlo. Sin embargo, hay algunos puntos en los que puedes ver cuán vulnerable eres y si te encuentra en una relación normal o en una dependencia emocional. Si ese es el caso, el mayor desafío ya ha sido dominado, que es haber sido honesto contigo mismo, aunque sea una experiencia dolorosa.

Ahora puedes comenzar paso a paso para recuperar tu vida con tus propias manos. Así que no solo recuperas tu propia independencia, también le quitarás la presión a tu pareja. Y eso no solo mejora tu propia vida, sino también la del ser humano a tu lado.

Dependencia emocional: cuando el amor se vuelve compulsivo
4.9 (97.5%) 8 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Alejandra Pino Jaramillo

Alejandra Pino Jaramillo es una especialista en: Trastornos de Ansiedad, Psicoterapia Cognitivo Conductual, Psicoterapia Individual, Trastornos del Comportamiento Alimentario y Depresión. Con amplia experiencia en redacción de artículos para sitios web y ensayos profesionales.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse