Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
El desarrollo intelectual de los niños se ve afecta por el mal humor de sus padres

Padres de mal humor afectan el desarrollo intelectual de sus hijos

Cuando los padres están de mal humor, deben explicar a los niños que no tiene nada que ver con ellos y pedirles consideración. Los padres deben disculparse si hacen comentarios irritados a sus hijos sin motivo aparente.

Publicidad

Es importante comprender que los arrebatos de ira y frustración, productos del mal humor de los padres, pueden afectar al niño en su desempeño y desarrollo intelectual.

El rol de los padres para que el niño tenga un desarrollo general sano

Para que los niños se desarrollen saludablemente y sean emocionalmente estables, se deben cubrir sus necesidades básicas. Sin embargo, estos no solo se relacionan con la alimentación y la vestimenta, sino sobre todo con la cercanía física, el afecto y la seguridad.

Tanto el desarrollo físico como el mental de un niño dependen crucialmente de sus propios padres. Especialmente durante los primeros meses de vida, los niños construyen una confianza básica en sus padres.

El mal humor y el maltrato a los pequeños

Por lo general, el mal humor, el estrés y la acumulación de tensiones en los padres los puede volver más irritantes.

Publicidad

Sin embargo, esto nunca debe ser motivo para descargar la frustración y el mal humor sobre los niños y adolescentes, el mal humor puede afectar seriamente el rendimiento académico del niño, como así también su desarrollo intelectual.

El abuso emocional tiene efectos al menos tan malos en un niño como el abuso físico; esto ha sido ahora bien documentado por estudios.

Los gritos son una forma de violencia

Eso ya no se puede negar. Por lo tanto, deben evitarse a toda costa.

Para evitarlos, es importante que los padres sean conscientes de algunas cosas. Por ejemplo, a menudo juzgan mal el nivel de desarrollo de un niño y reaccionan con irritación porque creen que el comportamiento del niño es una provocación deliberada.

Efectos en niños y adolescentes

Desafortunadamente, el descuido emocional o físico de los niños no solo afecta la infancia, sino que también afecta la vida en general. Además de la educación escolar deficiente, estos niños a menudo desarrollan trastornos de apego.

Psicólogos estadounidenses de la Universidad de Pittsburgh descubrieron en 2013 que los adolescentes a los que sus padres les gritan, insultan o menosprecian regularmente tienen más probabilidades de estar deprimidos que otros niños. También mienten y roban con más frecuencia y se comportan de forma más agresiva.

«La suposición de que la disciplina severa no tiene consecuencias siempre y cuando solo haya una relación fuerte entre padres e hijos es engañosa», dijo Ming-Te Wang, quien dirigió el estudio, al resumir los resultados.

A través de la explicación, los niños aprenden que es normal cometer errores

Cuando los padres están de mal humor y les gritan a sus hijos, deben explicarles su comportamiento. Es importante admitir nuestro error y disculparnos con nuestros hijos. Es mejor que los padres dejen en claro que no han regañado el comportamiento de los niños o que sus reacciones no tienen que ver con ellos.

También se les debe animar a decirles a sus padres si encuentran algo injusto. Juntos podemos entonces considerar cómo se puede rectificar la situación. Además, los padres deben pensar en las razones de su irritabilidad. Como precaución, podrías decirles a tus hijos que hoy estás de mal humor y que ser considerados les ayudaría a no perder los nervios.

Sin embargo, los padres, como adultos y guías, deben tratar de evitar que los niños sean testigos o víctimas de estos arrebatos, muestras de menosprecio y lo que el mal humor les haga manifestar a los adultos. Un niño nunca debe ser el sitio en donde descargar las emociones negativas.

Publicidad