Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Madre deprimida
Inicio » Familia » El impacto que una madre deprimida tiene sobre sus hijos

El impacto que una madre deprimida tiene sobre sus hijos

La depresión de los padres es un problema generalizado, y un gran y creciente cuerpo de investigación muestra que es un factor de riesgo importante para las dificultades en la vida de un niño, dice Megan Smith, PhD, codirectora del Parenting Center en el Yale Medicine Child Study Center.

Publicidad

Una madre depresiva, o con repetidos episodios de depresión, puede impactar negativamente en todo su entorno familiar, y principalmente sobre sus hijos, los cuales están expuestos de manera directa.

Cómo impacta la depresión de los padres a sus hijos

La depresión de los padres moldea no solo la percepción del mundo de los padres, sino también la experiencia del niño del mundo, interna y externamente. Se ha descubierto que los padres deprimidos interactúan con sus hijos de manera diferente, en formas que afectan el desarrollo infantil. Por ejemplo, Smith dice: “En algunos estudios se ha encontrado que las madres deprimidas usan menos emoción y expresividad en su lenguaje con sus bebés, y hacen menos contacto visual”.

Madre deprimida y cómo afecta la crianza y el desarrollo de los niños

La depresión de los padres puede afectar muchas actividades de crianza. Incluso una actividad simple como leerle un libro de cuentos a un niño puede verse afectada. Un padre deprimido puede no ser tan animado o expresivo. Él o ella no cambiará las voces de diferentes personajes ni hará efectos de sonido, por ejemplo. De particular preocupación, es el aislamiento que puede ocurrir entre padres e hijos, que limita los vínculos sociales tanto de los adultos como de los niños.

Los estudios relacionan la depresión de los padres (incluida la depresión prenatal) con una amplia gama de dificultades, algunas de por vida. La depresión no solo interfiere con el vínculo y la crianza de los padres, sino que también significa que es probable que los padres no hagan las cosas necesarias para mantener a sus hijos seguros y saludables, cayendo muy seguido en negligencias.

Publicidad

Es posible que los niños en edad escolar con padres deprimidos no se desempeñen tan bien académicamente, en algunos estudios se ha encontrado que tienen más probabilidades de tener problemas de comportamiento y tienen una salud general más deficiente.

Efectos sobre los niños en edad escolar

Los niños de esta edad a menudo se ven obligados a convertirse en mini adultos, haciéndose cargo de tareas como cuidar a los hermanos menores o preparar las comidas, si los padres están demasiado deprimidos para funcionar, pueden parecer muy maduros en la superficie, pero en realidad pueden ser bastante vulnerables por debajo.

Los niños pueden sufrir en la escuela porque es menos probable que los padres deprimidos los motiven académicamente o los ayuden a coordinar planes sociales. Las mamás y los papás deprimidos tienden a ser más críticos y, como resultado, los niños de esta edad a menudo tienen una imagen más negativa de sí mismos, según una investigación de la UCLA. También es más probable que tengan problemas de comportamiento en la escuela, porque sus padres evitan lidiar con la disciplina en el hogar.

Es difícil para la madre deprimida buscar ayuda

Las personas que han estado deprimidas dicen que es casi imposible explicar cómo se siente. «Te vuelves insoportablemente miserable, letárgico e incapaz de cualquier alegría o entusiasmo», dice Anne Sheffield, autora de Sorrow’s Web: Overcoming the Legacy of Maternal Depression.

Los padres deprimidos a menudo ocultan sus sentimientos porque se avergüenzan de no haberse unido a sus hijos. También pueden preocuparse de que les quiten su custodia. Sin embargo, muchas personas sufren en silencio sin recibir el tratamiento que necesitan, tal vez debido al estigma asociado a la salud mental o porque los padres están tan concentrados en sus familias que ignoran su propio bienestar, dice Peter Jensen, MD, director del Centro para el Avance de la Salud Infantil del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Publicidad