Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Una hija sin amor
Inicio » Familia » Hijas que no han recibido amor en su infancia

Hijas que no han recibido amor en su infancia

La relación que tiene una hija con su madre determina no solo su infancia, sino también su vida adulta. Cuando, de hecho, esta relación no está abrazada por el amor incondicional esencial, entonces las heridas son muchas y dejan su huella para siempre.

Publicidad

Signos de una hija que no recibió amor

No es casual, después de todo, que mujeres que vivieron persiguiendo la aceptación y admiración de su madre, muestren comportamientos específicos y traumas comunes.

1. Reproducen su relación con su madre

Desafortunadamente, tendemos a sentirnos atraídos por lo que conocemos, esas situaciones que, si bien en última instancia nos hacen infelices, son, sin embargo, «convenientes» porque nos son familiares. Mientras que las personas con apego seguro salen al mundo en busca de personas que tengan historias de apego similares, desafortunadamente también lo hacen aquellas con apego ambivalente y evitativo.

Esto a veces resulta en la reproducción no intencional de la relación con la madre.

2. Tienen poca confianza en sí mismos

La mujer que no sintió el amor y la aceptación de su madre crece con la creencia de que no es digna de ser amada. Siente constantemente que la ignoran, que no la escuchan o que la juzgan constantemente. En resumen, siempre está la voz de su madre en su cabeza diciéndole que no es lo suficientemente inteligente, lo suficientemente hermosa, lo suficientemente amable o lo suficientemente capaz.

Publicidad

Una voz que los sigue a todas partes y siempre, por lo que socavan sus propios logros y talentos, sin poder cobrarles la confianza en sí mismos que necesitan. Un proceso que puede durar para siempre a menos que haya alguna intervención.

3. No confían fácilmente

Cuando uno crece sin confianza, eventualmente vive sin confiar en sí mismo. Y cuando alguien no confía en sí mismo, le cuesta confiar en los demás. Se vuelve desconfiado de la amistad, el aprecio o el amor que recibe de los demás y busca constantemente una trampa invisible.

La hija con apego ambivalente necesita que se le asegure constantemente que la confianza está garantizada. De hecho, estas personas experimentaron que el amor incluye obsesión, deseo de reciprocidad y unión, altibajos emocionales, atracción sexual extrema y celos. La confianza y la incapacidad para establecer límites están estrechamente relacionadas.

4. Son altamente sensibles

Tiene sentido que una mujer que nunca ha sido verdaderamente amada sea incapaz de enfrentar las dificultades de la vida. Al crecer, incluso si parece cruel o cínica, estas son defensas para cubrir su profunda sensibilidad. De hecho, le resulta difícil adaptarse, valerse por sí misma emocionalmente y adquirir el caparazón protector que la hará feliz.

5. Tienen dificultad para establecer sus propios límites

Muchas mujeres que han vivido en busca de la atención y el amor de su madre, crecen constantemente tratando de complacer a los demás. Su yo y sus deseos siempre vienen en segundo lugar. Su primera preocupación es hacer todo lo posible para ser aceptadas por los demás, ganando así su atención y amor.

Esto también suele ser cierto en las relaciones románticas. La investigación realizada por psicólogos ha ayudado a separar a las personas con apego evitativo en dos categorías, los «temerosos» y los «rechazadores». Ambos evitan las relaciones cercanas, pero por diferentes razones. Aquellos que tienen «miedo» buscan activamente relaciones cercanas, pero temen la intimidad en todos los niveles, por lo que son extremadamente vulnerables y propensos al apego y la dependencia.

Publicidad