Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Hijos con depresión por padres estrictos

Los niños con padres estrictos son más propensos a desarrollar depresión

Hay un millón de maneras de ser un buen padre al respecto y todos hacen lo que creen que es correcto para ellos, su familia y su entorno.

Publicidad

Después de todo, no existe una guía sobre cómo una mamá o un papá pueden evitar cometer errores al criar a su hijo.

De vez en cuando, se realizan varios estudios para conocer los efectos de ciertos estilos de crianza y sus resultados pueden ser útiles para muchos padres.

Hijos con depresión por padres estrictos

Padres estrictos y depresión infantil

Según Study Finds, un nuevo estudio encontró que los niños con padres estrictos pueden tener más probabilidades de desarrollar depresión.

Los investigadores de la Universidad de Lovaina que realizaron el estudio dijeron que los padres que adoptan un estilo más autoritario pueden cambiar el «cableado» del cerebro de sus hijos, haciéndolos más propensos a desarrollar problemas de salud mental. Esto es especialmente cierto para los padres que practican el castigo físico y la manipulación psicológica.

Publicidad

Tal comportamiento parece cambiar el cerebro y la forma en que funciona. Sin embargo, estos cambios no se observan en los niños que tienen una crianza más solidaria.

En particular, para las necesidades del estudio, se examinaron 23 niños de entre 12 y 16 años que crecieron con padres muy estrictos. Los compararon con otro grupo de niños que dijeron que sus padres estaban ahí para ellos, los apoyaban y tenían autonomía.

Padres estrictos

Cuando hicieron el mapeo del genoma, encontraron que los niños que crecieron con una crianza estricta tenían un cambio en el «cableado» de sus cerebros, y esto es lo que los hizo más vulnerables a la depresión. Sin embargo, este no fue el caso en el otro grupo de niños.

Padres estrictos: niños asustados

Los niños que crecen en un ambiente autoritario estricto pueden adoptar un comportamiento de sumisión dominado por el miedo al castigo que los conducirá a la introversión, la ira y la depresión. Aunque más raramente pueden adoptar un comportamiento muy negativo.

Controversias y conflictos

La mayoría de los padres intentan adoptar el modelo democrático en el sentido de que hablan y explican a sus hijos. Pero a menudo se sienten decepcionados porque no pueden hacer frente a la conversación. Entonces, a veces, mientras son democráticos, terminan siendo demasiado estrictos.

Los estudios demuestran que los niños que crecen en un ambiente donde no hay estabilidad, en la forma de afrontar las acciones, prevalece la reacción infantil, las disputas y los conflictos.

Publicidad