Mente Asombrosa
Una mujer que sufre depresión enmascarada
Inicio » Psicología » 10 síntomas de la depresión enmascarada que puedes reconocer

10 síntomas de la depresión enmascarada que puedes reconocer

Una persona deprimida que regularmente realiza sus actividades e incluso logra sonreír, puede padecer depresión y ésta estar oculta, lo que se denomina como depresión enmascarada, es considerada como una depresión atípica y puede presentar síntomas claves para identificarla.

Desde un punto de vista clínico y de diagnóstico, el estudio sobre este tipo de depresión estuvo muy presente entre los años 1925 y 1980. Hoy desapareció del Manual de Diagnóstico (DSM-V), donde generalmente se habla de trastornos somatiformes. En la CIE-10 autorizada ( Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas de salud relacionados) aparece como “depresión con síntomas somáticos“.

En esta nota trataremos de hablar sobre la depresión enmascarada porque la depresión no es solo lo que le sucede a una persona que se encierra en su casa pensando que “todo es inútil” . Aunque hoy en día este diagnóstico no tiene un papel clínico o científico significativo, es importante saberlo.

Depresión enmascarada

El término “depresión” está demasiado inflado: se utiliza para indicar a aquellos que están con una baja moral, aquellos que están tristes o melancólicos. Para estas generalizaciones, comprender el significado de la depresión enmascarada se vuelve aún más difícil.

Este tipo de depresión, lo tienes pero no sabes que lo tienes. Parece una paradoja pero las dificultades diagnósticas se encuentran en esto.

Los que sufren de depresión mayor no pueden realizar sus actividades cotidianas, renuncian a su trabajo o terminan despedidos, no pueden vivir largos períodos interactuando en la sociedad y tienen dificultades incluso para bañarse. Sin embargo, los que sufren de depresión enmascarada pueden realizar todas sus actividades, quizás con dificultad, con cansancio y sufrimiento, pero logran completarlas porque viven en un “estado de resistencia” donde el malestar psicológico se refleja en el cuerpo.

Qué es la depresión enmascarada

La depresión enmascarada parece ser un fenómeno muy común. Según algunos autores, este trastorno es tan frecuente como la depresión reactiva o mayor, si no más generalizada (debido a sus características, los datos estadísticos pueden ser subestimados).

Distintos nombres para identificarla:

  1. Tipo de depresión latente (Lange J., 1928)
  2. Depresión oculta y depresión enmascarada ( P. Kielholz, 1983; P. Pichot y J. Hasson, 1973)
  3. Depresión sin depresión (K. Schneider 1925)
  4. Depresión somatizante (L. Gayral 1972)
  5. Y existen muchos otros denominantes más.

Es una forma de depresión atípica que presenta un predominio de síntomas somáticos y solo algunos de los síntomas clásicos de depresión que todos conocemos.

Los que sufren de depresión enmascarada tienden a reflejar en sus cuerpos todas sus incomodidades inconscientes porque no pueden expresarlas o reconocerlas de otra manera.

La depresión enmascarada ha sido descrita como una forma de depresión endógena. Esto significa que, al igual que la depresión endógena, incluso su forma oculta está más relacionada con los rasgos de personalidad que con los episodios externos.

Diagnóstico de la depresión enmascarada

Lamentablemente no hay prueba diagnóstica. No se habla mucho de este tipo de depresión latente porque uno de sus diagnósticos podría ser muy complicado: quienes la padecen no están conscientes de su estado en absoluto, pero están convencidos de que padecen trastornos de naturaleza física.

Además, la comunidad científica y médicos, no todos, pero su mayoría, aún se muestran renuentes a asociar los síntomas físicos con los trastornos de la esfera emocional-afectiva .

Cuando aparece un síntoma físico, los “especialistas” buscan tratamiento médico farmacológico basado en señales somáticas, la consecuencia es que muchos casos de depresión enmascarada se diagnostican erróneamente y se identifican como enfermedades físicas sin causa aparente . Las estimaciones de estos “diagnósticos erróneos” varían de 5% a 60%, una gran brecha ya que los estudios estadísticos no tienen términos de comparación objetivos.

Tema relacionado:
12 señales para detectar a un mal psicólogo

Los datos recientes revelan que aproximadamente el 10% de las personas que consultan a un médico, en realidad sufren de un trastorno afectivo enmascarado con síntomas físicos. El ejemplo más común es la acidez psicosomática, pero existen estudios y teorías que asocian enfermedades graves como la artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes a una matriz psicosomática .

Los sentimientos y las emociones, especialmente cuando funcionan silenciosamente en el nivel inconsciente, pueden manifestarse con trastornos físicos (de hecho, psicosomáticos ) y esto no es solo una teoría, sino la base sobre la cual se relacionan disciplinas como la medicina psicosomática y la psiconeuroendocrinoinmunología.

Los que sufren de depresión enmascarada terminan “somatizando” todos los síntomas típicos de depresión y percepción, en un nivel emocional, solo una pequeña parte de la angustia psicológica de la depresión clásica.

Síntomas de la depresión enmascarada

En la depresión enmascarada los síntomas típicos depresivos están por debajo del umbral y no llegan a los criterios de inclusión para un diagnóstico de la depresión evidente.

Los síntomas de este trastorno son de naturaleza psicosomática y pueden ser múltiples:

  1. Dolores musculares.
  2. Dolores en las articulaciones.
  3. Piernas pesadas e hinchadas.
  4. Ardor de estómago e inflamación abdominal.
  5. Dermatitis y otros trastornos de la piel..
  6. Prurito.
  7. Dolor de cabeza.
  8. Dificultad digestiva.
  9. Opresión en el pecho y percepción de problemas cardíacos.
  10. Cansancio fisico.

Los síntomas físicos se amplifican en momentos de estrés intenso y dificultades emocionales y tienden a tener un patrón cíclico: desaparecen repentinamente y luego aparecen en el tiempo sin causas fisiológicas aparentes. También hay síntomas psicológicos como:

  1. Ansiedad y disociación.
  2. Baja autoestima.
  3. Rumia constante sobre el estado de salud.
  4. Miedo a morir.
  5. Sentimientos de tipo depresivo en función de la sintomatología somática.
  6. Dificultad para afrontar situaciones y tendencia a la dilación.
  7. Hipocondría.
  8. Habilidades introspectivas bajas.
  9. Incapacidad de reconocer los estados de ánimo propios.
  10. Preocupación y desánimo.

Como se mencionó anteriormente, aquellos que sufren de depresión enmascarada no son conscientes de su sufrimiento psicológico y buscan las causas de sus enfermedades en el campo médico o físico. Esta persona, de hecho, puede llegar a someterse a varias pruebas de diagnóstico, incluso las más dispares.

Cuando una prueba médica no reporta ninguna explicación fisiológica, los que sufren de depresión oculta no se sienten “tranquilos por el informe nulo”, sino que están más desanimados.

Cómo salir de este estado

Si, después de realizar todas las investigaciones del caso, no has encontrado ninguna causa fisiológica de tus trastornos físicos, intenta evaluar la hipótesis psicosomática. El diagnóstico de depresión oculta se realiza de hecho “por exclusión”, cuando el sujeto está sano y no hay patofisiologías capaces de explicar un cuadro sintomático determinado.

La depresión enmascarada es difícil de tratar directamente porque sus síntomas parecen no estar asociados a la esfera psicológica .

Para su tratamiento, se deben aumentar las habilidades introspectivas del paciente, desarrollar un método para aprender a analizar su propia vida y comprender si está actuando en armonía con sus necesidades reales. La depresión se relaciona con la baja autoestima, para salir de ella, se debe trabajar en los recursos y la auto-realización del paciente. No se deben esperar resultados inmediatos, se debe tener en claro que es posible la recuperación, pero paso a paso.

Avatar

Jonathan Treviño Flores

Jonhatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse