Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Hiperanálisis pensar excesivamente

Hiperanálisis: cuando pensar se vuelve excesivo

El hiperanálisis es un proceso de pensamiento que a menudo empieza con el miedo a quedarse solo. En otras palabras, comienza con un sentimiento generalizado de inseguridad e «inferioridad» que termina creciendo. El temor de que no tengamos un control completo sobre nuestro entorno, moviliza el mecanismo de resolución de problemas a través del proceso de análisis de una situación.

Publicidad

Muchas veces, precisamente porque este tipo de hiperanálisis de los datos de nuestra mente no es la solicitud de un proceso saludable, sino de un estado mental que está «defectuoso». Sí se logra una «solicitud» para encontrar una solución. Sin embargo, ocurre todo lo contrario ¡el problema a resolver se agranda!

Cuando pensamos demasiado y terminamos analizando las acciones, palabras y sentimientos de otras personas y de nosotros mismos, corremos el riesgo de padecer depresión y ansiedad. El hiperanálisis no es una actitud y un comportamiento saludables. Necesitamos saber cuándo parar.

El hiperanálisis puede afectar nuestra salud emocional

Los resultados de la investigación han demostrado que las mujeres analizan más que los hombres, pero esto no significa que los hombres no piensen en absoluto. Es solo que sus pensamientos son diferentes. Los hombres piensan más en situaciones y sentimientos de ira y rabia, que expresan con un comportamiento agresivo y hostil. 

Las mujeres se centran más en la depresión y la ansiedad. También piensan más en temas relacionados con el futuro, especialmente en el campo de las relaciones. “¿Cómo puedo mantener a mi esposo feliz?»¿Cómo puedo estar segura de que le agrado a todos en la oficina?»

Publicidad

Pensar es importante, pero hacerlo demasiado tiene consecuencias negativas

Nuestra capacidad para explorar nuestros propios pensamientos y analizar los datos de nuestra realidad interior y de las personas involucradas en nuestras vidas es muy importante. Porque nos ayuda a hacer conexiones entre nuestros diferentes estímulos y finalmente, dar sentido a nuestra vida. 

A menudo, por supuesto, dedicarnos a nuestros propios pensamientos se convierte en un fin en sí mismo y deja de ser un medio para mejorar nuestras relaciones con otras personas. En estos casos, no usamos nuestra capacidad anterior de hacer conexiones para hacer nuestra vida más fácil, sino complicarla.

Aunque la intención inicial de la mayoría de las personas mediante el «análisis» de situaciones es poder comprender mejor los motivos de los demás. Y conectar pensamientos con emociones, interpretar y dar sentido a situaciones y relaciones. Muy a menudo terminamos consumiendo un sinfín de «monólogos» internos. Agotando nuestro pensamiento y creatividad en suposiciones sobre lo que puede suceder en un caso u otro.

En nuestro esfuerzo por controlar el pasado y nuestro presente, pero especialmente nuestro futuro, preocupándonos por las intenciones, pensamientos o acciones de otras personas. En realidad logramos prescribir las cosas, causando lo que tememos nos suceda. Ya que generalmente el «análisis excesivo» no se basa en pensamientos, deseos y sentimientos realistas.

En cambio, refuerza los pensamientos negativos, los miedos, la ira y los sentimientos de inferioridad. Que a su vez casi siempre dan origen y alimentan el «hiperanálisis».

Qué puedes hacer para calmar tu mente hiperactiva

Lo cierto es que la falta de autoestima, los traumas del pasado, las «voces» de nuestra familia y entorno cercano que no nos apoyaron cuando lo necesitamos. Y otras condiciones desfavorables para el desarrollo psicológico, han contribuido a la tendencia de los grupos de edad más vulnerables (jóvenes y ancianos) y mujeres a dejarse consumir en sus propios pensamientos.

Para dejar de alimentar e inflar este «círculo vicioso» anterior, sería útil:

  • Preguntarnos ¿cuándo fue la última vez que el hábito del «sobre análisis» realmente nos ayudó a lidiar con una situación problemática?
  • Comenzar a preguntarnos qué tan realistas son los pensamientos y opiniones que tenemos sobre nosotros mismos,
  • Tratar de actuar en lugar de dejarse consumir en pensamientos,
  • No asumir, sino preguntar a los demás sobre sus pensamientos y sentimientos,
  • Recordarnos constantemente que nuestro objetivo no es «rehacer» y soportar pasivamente la vida, sino actuar de acuerdo con nuestras necesidades, siendo personas activas y hacer realidad nuestras intenciones.

Publicidad