Mente Asombrosa
El estoicismo y el encuentro con la felicidad
Inicio » Superación personal » Estoicismo para controlar nuestras emociones

Estoicismo para controlar nuestras emociones

El estoicismo es una postura filosófica que se puede asumir ante la vida para aprender a controlar las emociones.

La vida siempre puede estar llena de avatares, por ejemplo, perder a una persona querida, ver que alguien apreciado se enferma, o vivir cualquier tipo de experiencia que derive en un trauma. Sin embargo, ¿qué podemos hacer ante estas situaciones tan angustiantes?

Publicidad

La filosofía estoica puede proveernos algunas respuestas porque, según esta visión, existen métodos para que la tranquilidad del alma no se vea perturbada.

Si es cierto que el budismo, al igual que otras corrientes orientales, están ganando adeptos, también lo es que estas filosofías helenísticas están resurgiendo para enseñarnos a vivir hoy día.

Pues, hace siglos, muchos pensadores ya se preguntaron cómo hacer frente a las vicisitudes de la vida y salir airosos, o al menos impedir que éstas afecten nuestro ánimo de la peor manera.

¿Qué es el estoicismo?

El estoicismo fue una de las corrientes filosóficas de la Antigüedad que se avocó a la búsqueda de la felicidad. Pues, este concepto ha preocupado a muchas personas, desde el pasado, por lo que podría decirse que la felicidad es un tema recurrente en toda la historia de la humanidad.

Publicidad

Hoy día, vale hacer una revisión de estas posturas clásicas para encontrar fórmulas que permitan sobrellevar la vida con menos dolor, o al menos con más valentía. Del estoicismo, tenemos el antiguo, el medio y el nuevo o imperial.

Los representantes más notorios de esta corriente fueron Séneca, Epícteto y Marco Aurelio. Las mejores obras que hablan sobre la felicidad y la quietud del espíritu las podemos encontrar en las fuentes estoicas.

Para los estoicos, el máximo bien era la serenidad. Encontrar ese punto de imperturbabilidad era algo que muchos de estos pensadores aspiraban. Esta corriente fue llamada como filosofía eudemonista, justamente porque hacía de la felicidad el objetivo de la vida humana y para alcanzarla hizo uso de la sabiduría.

¿Cuáles son los postulados de la filosofía estoica?

No importa cuán difíciles sean los momentos, los filósofos de esta corriente consideraban que todos los males debían ser aceptados y superados.

Esto ha hecho que muchos terapeutas integren los postulados de la filosofía estoica a sus sesiones terapéuticas, ya que los estoicos jamás se quejaban de las situaciones, sino que les hacían frente.

De igual modo, los estoicos se permitían que la emocionalidad, el temperamento o la irracionalidad se pudiese apoderar de ellos; sus comportamientos eran controlados por medio de su templanza, fuerza de voluntad y autodominio. Es decir, hacían uso de sus recursos internos para sobrellevar las situaciones, por muy complejas o adversas que estas fuesen.

Sea cual sea la herida, si bien esta es de naturaleza física o emocional, los estoicos siempre permanecen serenos y esta es la actitud que predomina en cualquier situación.

Algunas cosas dependen de nosotros, otras no

Para Epícteto esto era crucial. Así, él decía:

“Hay ciertas cosas que dependen de nosotros mismos, como nuestros juicios, nuestras tendencias, nuestros deseos y aversiones y, en una palabra, todas nuestras operaciones. Otras hay también que no dependen, como el cuerpo, las riquezas, la reputación, el poder; en una palabra, todo aquello que no es de nuestra operación.”

Es importante conocer esto porque, si algo no depende de nosotros, entonces para qué lamentarnos. Lo que podemos hacer es superar ese sentimiento de tragedia y detener la agonía.

Por medio de la razón es posible que se controlen las situaciones, o por lo menos nuestras emociones.

Cómo controlar las emociones según los estoicos

Para los estoicos priman estas máximas:

  • Moriré cuando llegue el momento: y mientras tanto, comeré porque siento apetito. Es decir, no vale la pena sufrir por lo que al final ocurrirá. Más vale ocuparse de las cosas que requieren atención ahora.
  • No eres lo que pretendes ser: y de ser cierto esto, si algo no es para ti, entonces debes restarle toda la importancia posible. ¿Para qué afanarse? Trabaja solo en lo que puedes controlar.
  • Acepta el mundo como es: y no como tú quieres que sea porque esto traería demasiado sufrimiento.

Esto no quiere decir que debemos aceptar la vida con pasividad o conformidad, sino que hay cosas por las que no vale el esfuerzo mental, y lo mejor es regular nuestras emociones a fin de evitar sufrimientos que, al final, son innecesarios.

Tal como se puede observar, si deseamos vivir en tranquilidad y armonía, la filosofía estoica es una gran herramienta para integrar a nuestra vida y experimentar bienestar.

Al final, si algo está en nuestras manos, es el modo en el que podemos responder ante el mundo, otras cosas, en cambio, escapan de nuestro control e intentar manipularlas solo acarrea dolor.

Bibliografía:
  1. Macías Fernández, A. J., Gutiérrez-Castañeda, C., Carmona González, F. J., & Crespillo Vílchez, D. (2016). Relación de la inteligencia emocional y la calidad de vida profesional con la consecución de objetivos laborales en el distrito de atención primaria Costa del Sol [Relationship between perceived emotional intelligence and professional quality of life with the achievement of occupational objectives in the costa del sol primary health care district]. Atencion primaria48(5), 301–307. https://doi.org/10.1016/j.aprim.2015.06.007

Publicidad

Isbelia Farías

Isbelia Farías

Licenciada y Máster en filosofía, maestrante de Orientación en Sexología; escribe para el área de bienestar, sexualidad y pareja. Posee certificación en Coaching, Fundamentos de la escritura, Sexualidad, mucho más que sexo, Psicología Positiva, entre otros.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse