Mente Asombrosa
Conseguir el equilibrio laboral y familiar
Inicio » Psicología Laboral » Equilibrio entre trabajo y familia: para padres

Equilibrio entre trabajo y familia: para padres

No es fácil equilibrar el trabajo, el hogar y la familia, pero lo bien que lo manejes puede marcar una diferencia significativa en la relación con tu familia. Hay pros y contras en cada opción,

Publicidad

No hay elecciones ‘correctas’ o ‘incorrectas’, y las elecciones cambiarán en las diferentes etapas de la vida de cada familia. Si la persona está en pareja, puede ser más fácil si uno de ellos se queda en casa mientras el otro sale a trabajar, o si uno tiene un empleo a tiempo completo y el otro a tiempo parcial, y para otros, ambos pueden continuar con el trabajo de tiempo completo.

Puntos clave que debemos considerar:

  • Para encontrar un buen equilibrio trabajo-familia, piensa en lo que es más importante para ti y tu familia.
  • Lo mejor es hablar con tu pareja sobre el equilibrio adecuado para su familia.
  • Si no estás satisfecho con tu equilibrio actual entre trabajo y familia, considera hacer cambios en el trabajo.

Cómo conseguir el equilibrio laboral y familiar correcto

No hay un equilibrio perfecto entre el trabajo y la familia. Cada familia es única, por lo que el equilibrio puede no ser el mismo para diferentes familias.

Para que las cosas funcionen para tu familia, lo mejor es comenzar hablando con tu pareja sobre el tipo de padres que ambos quieren ser. Sus posibilidades de encontrar un buen equilibrio son mayores cuando trabajan juntos.

Publicidad

Hacer cambios para lograr el equilibrio laboral y familiar

Si no estás satisfecho con tu actual equilibrio laboral y familiar, tú y tu pareja podrían pensar en hacer cambios en su hogar y en su vida familiar. Esto podría significar asumir roles y responsabilidades nuevos o diferentes.

Puedes prestar atención a tus roles tanto dentro como fuera de la casa. Por ejemplo, si quieres tener más cercanía con tus hijos, puede que no lo logres trabajando 50 horas a la semana. Del mismo modo, no es saludable para tu pareja estar en casa a tiempo completo si el trabajo es importante para tu pareja y no es feliz sin él.

Estos son algunos puntos de partida para la conversación acerca de sus roles:

  • ¿Qué es lo que tiene que hacerse? Haz una lista de las necesidades de tu familia, ya sea cuidar al bebé, ir de compras y lavar la ropa, cocinar, lavar platos o ganar un salario. Esto les dará un punto de partida para planificar quién puede hacer qué.
  • ¿Cuánto quiere o necesita trabajar cada uno de ustedes fuera de su hogar? Traten de ver tanto lo objetivo (¿quién gana más?), como lo subjetivo (¿alguno de ustedes siente una necesidad particularmente fuerte de quedarse en casa con el bebé?).
  • ¿Cómo pasas tu tiempo actualmente? Una vez que tengas una imagen precisa de cómo pasas tu tiempo, puedes pensar en cambiar tus hábitos y rutinas.
  • ¿Cuánto dinero necesitas? Elaborar un presupuesto familiar podría ayudarte a decidir si uno o ambos pueden reducir sus horas de trabajo para pasar más tiempo en casa, si eso es lo que quieren hacer.
  • ¿Quién tiene el trabajo más flexible? Es posible que un empleador sea más amigable con la familia que el otro.
  • ¿Qué te hará feliz? No importa quién tome qué roles en la familia, siempre y cuando ambos se sientan felices y satisfechos.

Tener más tiempo con los niños al buscar el equilibrio familiar y laboral

Si decides que quieres pasar más tiempo con tus hijos como parte de tu búsqueda del equilibrio familiar y laboral, hay muchas maneras en que puedes hacer que esto suceda.

Si eres un padre nuevo, es posible que puedas tomarte un tiempo libre de trabajo cuando nazca tu bebé. Esto te dará la oportunidad de ayudar a cuidar a tu hijo: levantarse por la noche, alimentarlo, vestirlo y cambiar pañales, así como jugar y leer.

A medida que haces estas cosas, verás crecer tus habilidades de crianza y tus niveles de confianza.

Si has sido papá por un tiempo, puede intentar dedicar un ‘tiempo de papá’ especial cada día, haciendo cosas que tus hijos quieran hacer. Es una excelente manera de escucharlos, conocer su mundo y demostrarles que estás interesado.

Participa activamente en las rutinas diarias de tus hijos y en sus eventos especiales. Por ejemplo, cada que puedas, llévelos a la guardería, o la escuela, ofrécete como voluntario para ayudar a los padres de la escuela o ayúdales a tus niños con la tarea, los deportes o la música. Trabaja con tu pareja para planificar fiestas de cumpleaños y salidas familiares especiales.

A medida que tus hijos crecen, sus necesidades cambiarán. Es posible que debas cambiar tu horario para adaptarte.

Habla con tu jefe sobre el equilibrio laboral y familiar

Si consideras que tener una familia te hace dudar mucho de tu trabajo, puedes pensar en hacer algunos cambios en el trabajo para lograr un mejor equilibrio laboral y familiar. Mirar las opciones de empleo y hablar con su empleador puede ser difícil para muchos padres, pero es un buen comienzo.

Tal vez podrías intentar hablar con tu jefe sobre la importancia de ser padre para ti y preguntarle sobre políticas favorables para la familia, como el permiso parental y las horas de trabajo flexibles. Trabajar a tiempo parcial en algún momento también podría ser una opción.

Vale la pena hablar con tu jefe sobre las posibilidades. También puedes hablar con el departamento de recursos humanos si tienes uno. Puede haber algo disponible para ti que no habías considerado antes.

Transición del trabajo a la familia

Si estás estresado por el trabajo, o cansado, preocupado y frustrado, es posible que estés físicamente en casa, pero tu mente todavía está en el trabajo. Esto puede estropear el tiempo que pasas con tus hijos.

Entonces, cuando vayas camino a casa desde el trabajo, intenta hacer cosas que te preparen para estar con tus hijos. Esto podría ser escuchar música en el automóvil o caminar a casa desde la parada de autobús o la estación de tren. Este tiempo de transición puede ayudarte a pasar más fácilmente del trabajo a la vida hogareña.

Beneficios de un buen equilibrio laboral y familiar

Los niños con padres que están involucrados e interesados ​​en sus vidas tienen más probabilidades de sentirse seguros, confiados y felices. La calidez y el afecto físico de los padres se asocian con una mayor autoestima y un buen bienestar social y emocional en los niños.

Un buen equilibrio trabajo-familia también te permite desarrollar mejores relaciones con tus hijos y tu pareja. De hecho, los padres que son más felices en sus relaciones con sus parejas pasan más tiempo jugando con sus hijos e involucrándose más con los niños en las actividades cotidianas.

Si tienes una vida familiar plena, es probable que seas más feliz en el trabajo. Un fuerte compromiso con el trabajo y la familia puede brindarte satisfacción y bienestar en ambas áreas de tu vida.

Bibliografía:
  1. De Ridder D. (2012). How to add more “family” to the work-life-balance? – family friendliness in medical under- and postgraduate studies and the workplace. GMS Zeitschrift fur medizinische Ausbildung29(2), Doc22. doi:10.3205/zma000792
  2. Alleyne T. S. (2016). Work Life Balance – What Balance?. Frontiers in pediatrics3, 102. doi:10.3389/fped.2015.00102

Publicidad

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse