Mente Asombrosa
Película El paciente inglés
Inicio » Reflexiones de vida » El paciente inglés y su reflexiva historia llevada al cine

El paciente inglés y su reflexiva historia llevada al cine

Un amor a través de la deprimente narrativa rumiante del héroe donde la experiencia erótica no puede ser vencida por la muerte porque tiene un ser sobrenatural que radica en el amor infranqueable.

Publicidad

Cronología y trama de El paciente inglés (spoliler)

Si no has visto la película, no se recomienda seguir leyendo, ya que se narra la película completa.

Se da en el contexto del paisaje de Egipto durante la Segunda Guerra Mundial. El héroe, Almásy, ha sido desfigurado por un accidente aéreo en el desierto después de ser disparado por una ametralladora alemana. Ahora es un eco herido de lo que fue y ya no recuerda ningún elemento de su identidad.

En el presente, a través de sus flashbacks narrativos, recuerda lentamente un amor catalítico que experimentó, así como su pérdida en el pasado reciente. Este amor por parte de la mujer (Katharine) es imposible ya que está casada y provoca un gran dolor para ambos.

En el primer contacto de Almásy con Katharine, tiene lugar un diálogo de simbolismo semántico y gramatical. En este diálogo parece que el amor es una parte gramaticalmente esencial del discurso, es decir, una palabra que pertenece a lo esencial. En esta instantánea se encuentran y llegan a estar en desacuerdo, es decir, alguna forma de conocer al hombre con el ser femenino.

Publicidad

A través de las primeras frases de este cuento en verso, ambos se sitúan sobre conceptos muy básicos e importantes de su problemático amor. Katharine sostiene que una definición agresiva es suficiente para cambiar el significado del amor y usa ejemplos de amor romántico y amor platónico. En esencia, se acerca mucho a los fundamentos filosóficos y las teorías de la psicología social sobre el amor (Lee, Sternberg).

En un flashback posterior, Katharine le ofrece algunas fotos y él se niega en un intento inútil de evitar lo inevitable. El elemento erótico fatalista de la pareja está recién en su preludio en el minuto cincuenta y ocho, cuando el director compara el amor con una tormenta de arena, en el marco de una alegoría naturalista.

El naturalismo sigue presente en una escena en la que la pareja se encuentra encerrada en un coche tras el caos provocado por esta tormenta de arena. En esta escena, Almásy le cuenta a Katharine historias y leyendas sobre los vientos de África. 

La clara analogía naturalista del amor con el viento llega a identificarlo en cierto sentido con el elemento insuperable de la naturaleza, que está más allá de la trivialidad del género humano.

Doce minutos después de la primera hora de la película en otro flashback, los protagonistas se encuentran en la habitación de Almásy donde su amor se expresa encarnado, con toda la intensidad del impulso libidinal. 

La inevitabilidad fatalista del siniestro desarrollo que seguirá aparece en la siguiente escena de su baño común, donde emergen dipolos emocionales de felicidad y miseria, coexistiendo inextricablemente dentro de la ley de un amor tan lírico.

Un atolladero verbal sigue inmediatamente a la polarización emocional cuando se plantean cuestiones de falsedad, propiedad y posesividad en el amor. Luego de que la pareja se reencuentra por segunda vez, antes de despedirse, en el último verso queda claro para el espectador que el miedo ante lo desconocido y la posible adversidad inminente es derrotado por la intensidad de la pasión de los dos amantes.

En el penúltimo recuerdo de la deprimente resurrección del héroe, el marido engañado de Katharine, en su intento de caer en avión sobre Almásy en el desierto, cegado por la rabia, termina estrellándose contra suelo a costa de su propia vida y de graves heridas hacia Katharine. Almásy con su amor herido en sus manos, vestido con velos blancos como una novia regateando con la vida y la muerte, es decir, el amor, la lleva a una cueva.

Mientras ascienden de la cueva al pre-mortem, Katharine a través de sus palabras muestra las devastadoras consecuencias que la falta de comunicación puede tener en la relación (Katharine: “¿Por qué me odiaste?” Almásy: “¿Qué?” Katharine: “No. ¿Sabes que vuelves loco a todo el mundo? Sabes tantos malditos idiomas y aún así no quieres hablar”).

A través de la autorrevelación verbal causa un enorme dolor emocional a Almásy, y sitúa el amor presentado en la película en el contexto de la trascendencia temporal y el amor insuperable (“Siempre te amé …”). La entrada a la cueva remite a un simbolismo cercano al mito órfico, a la entrada al Hades, a la muerte, a la oscuridad, a la oscuridad interior, al inconsciente, a los miedos más profundos de la pérdida inminente.

Dentro de la cueva, Almásy le promete a Katharine que no la dejará morir allí. Antes de que Almásy salga de la cueva para buscar ayuda médica, muestra en sus palabras todo el dolor y la tristeza que ha experimentado a causa de este amor tan fuerte (“Todas las noches me arrancaba el corazón… Pero por la mañana, volvía a estar en su lugar»). El director aquí expresa la tragedia de este gran amor, con un plano donde la pareja intercambia su último beso sellando el inicio del epílogo de su historia.

Las adversidades de la guerra no permitirán que las cosas vayan bien y el trágico final vendrá fatalmente para detener el intento de Almásy de salvar a Katharine de la muerte. Almásy es arrestado y encarcelado, mata a un suboficial del ejército británico mientras escapa, y finalmente se ve obligado a entregar mapas de la Royal Geographical Society of England a los nazis a cambio de combustible para el avión que le permitirá recuperar a su amada de la cueva.

Al final de la película en el último flashback del héroe, justo antes de que volvamos al presente, regresa al pasado en la cueva y, acostado junto a su amor muerto, también muere mentalmente. La inserción erótica es tan profunda dentro del héroe que el final del objeto erótico marca el final del propio sujeto. Este flashback es esencialmente el epílogo de la película, como una elegía de duelo sobre la cuestión arquetípica universal del amor-muerte.

Se escuchan las últimas palabras de Katharine que escribió en su nota, palabras llenas de tristeza, dolor, pasión y soledad. En estas últimas palabras, el amor es elogiado como idea y como acto, ya que Katharine expresa la certeza de que se volverán a encontrar, dando un mensaje simbólico alejado de las falsas necesidades de poseerlo y expandirlo.

Está implícito líricamente que incluso la falta de luz o de vida no es suficiente para detener la impresión de amor y afecto en las almas de las personas (Katharine: “Mi amor, te estoy esperando … ¿Cuánto dura un día en la oscuridad?” ¿Cuánto tiempo dura una semana? El fuego se apagó ahora y tengo mucho frío. Debería arrastrarme afuera, pero hará mucho sol. Me temo que estoy desperdiciando la luz escribiendo. Quiero que todo esto quede grabado en mi cuerpo. Somos los países reales… y no los que tienen fronteras marcadas en mapas. Sé que vendrás y me llevarás al palacio de los vientos. Para ir allí, contigo… Con amigos … En una tierra sin mapas … Se apagó la luz y escribo … en la oscuridad»).

La salida de la cueva, es decir, muerte y vida al mismo tiempo, marca el dolor y el dolor mental insoportable del héroe mientras sostiene en sus manos a su amada como esposa muerta. Su totalidad silenciosa y bulliciosa en su arrebato muestra el inmenso dolor por la pérdida de su amada y su propia muerte mental.

El último vuelo de la pareja sobre el infinito del desierto, que está lleno de arena y polvo, es decir, materia, simboliza el camino común de sus almas hacia los éteres. Es decir, la experiencia erótica no es derrotada por la muerte porque tiene un ser sobrenatural que radica en la infranqueable naturaleza del amor.

Publicidad

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Publicidad