Mente Asombrosa
Dallas Buyers Club película
Inicio » Reflexiones de vida » Dallas Buyers Club – La creatividad vence a la adversidad

Dallas Buyers Club – La creatividad vence a la adversidad

Dallas Buyers Club es una lucha por la vida que refleja un cambio de actitud frente a la enfermedad. Sorpréndase del enfoque original mostrado ante el SIDA.

Dallas Buyers Club es un film americano biográfico y conmovedor del 2013, dirigido por Jean-Marc Vallée y llamado en América Latina El club de los desahuciados. La crítica que recibió fue muy positiva, así como impresionante la lista de nominaciones (110) y premios (62) que se le otorgaron. Entre ellos; el de mejor actor principal y de reparto según los Oscar, Globos de Oro, Sindicato de Actores, Critics´ Choice Movie Awards y muchos otros. Además, diversas instituciones del cine nacional e internacional, le entregaron reconocimientos al maquillaje y a la fotografía.    

La obra se basa en la biografía de Ron Woodroof (1950-1992), un electricista y apostador vaquero de Dallas, Texas que asimismo, era drogadicto y mujeriego. A este hombre le sale positiva la prueba de VIH y le informan que apenas le queda un mes de vida. Comienza a usar la zidovudina (AZT), el único medicamento aceptado por la FDA para el momento, pero lo deja por el malestar que le produce. Así empieza a buscar opciones y las encuentra en el país vecino; sin embargo, son productos ilegales en Estados Unidos.

Crea entonces un club de compradores para distribuir estas medicinas a otros pacientes con SIDA, en Dallas. Woodroof caracterizado por Matthew McConaughey en la película, vivió con dicha enfermedad por siete años (después de recibir el diagnóstico) y murió de neumonía. La actriz Jennifer Garner es la Dra. Eve Saks y Griffin Dunne es el Dr. Vass, los médicos que le atienden en Estados Unidos y Mexico, respectivamente. El papel de Rayon, una mujer transgénero, también afectada por VIH y cofundadora de la sociedad con Woodroof, es interpretado por el actor Jared Leto.   

Resumen de la película

Durante la trama de Dallas Buyers Club Woodroof rechaza el diagnóstico de VIH, hasta que recuerda que estuvo con una prostituta que se inyectaba drogas. A partir de allí, tiene que enfrentar duras críticas de parientes y amigos, perder el empleo y ser desalojado de su hogar. La Dra. Saks, le ofrece ponerlo en tratamiento con el antirretroviral AZT; aunque como está en modo prueba, tiene el 50% de probabilidades de recibir un placebo. Woodroof soborna a un empleado del hospital, para asegurarse de que le toca el producto; no obstante, el mismo le cae muy mal.      

A causa de que ha empeorado, decide buscar ayuda en México y allí conoce al Dr. Vass, quien perdió el derecho a ejercer en su país. Este le explica la razón de que el AZT le haga daño y le receta otros medicamentos no aprobados en USA. En tres meses Woodroof observa una apreciable mejoría en su salud. Allí le viene a la mente la idea de hacer negocio llevando los productos a Estados Unidos y vendiéndoselos a personas con SIDA. Durante ese tiempo la Dra. Saks descubre lo dañino que resulta el AZT para sus pacientes, aun cuando continúa indicándolo.

Woodroof empieza la comercialización callejera de los medicamentos y decide formar sociedad con Rayon, a quien había visto en el hospital. La razón es que ella conoce más gente con VIH que se puedan convertir en clientes. El recién fundado Dallas Buyers Club cobra una tarifa de 400$ mensuales a sus socios y resulta ser un sonado triunfo. Si bien con el tiempo tienen problemas con la dirección del hospital, la FDA y hasta la ley. Woodroof siente ahora una verdadera compasión por los enfermos y le interesa menos el dinero

Lecciones que nos deja Dallas Buyers Club

Esta película no le hará sentir tanta lástima por los enfermos de SIDA, como rechazo a la absurda discriminación provocada, responsable de innumerables tragedias. En su lugar le disgustará que muchas compañías farmacéuticas se enriquecieran a costa de la salud de los pacientes, quienes eran perseguidos y agredidos por causa de su mal. Woodroof no genera simpatía en el público al principio, pero después se ve que su esfuerzo (aunque realizado con un espíritu empresarial) beneficia a muchos

Dallas Buyers Club Se trata de un film que convence de su realismo. Y que resulta importante para conservar registros de una época en que la ignorancia y la exclusión causaron que muchas personas murieran innecesariamente. De McConaughey aprendemos que desencasillarse es posible, porque después de Dallas Buyers Club el actor no podrá seguir siendo considerado un playboy frívolo de papeles mediocres. ¿Se siente insatisfecho con lo que hace o cree que puede dar más? A lo mejor requiere introducir algunos cambios en su vida. Busque apoyo, comparta su visión y comience hoy mismo.

En conclusión, Dallas Buyers Club es una excelente producción de la que podemos obtener diversas lecciones para nuestra vida. ¿Sabía que los dos actores principales, McConaughey y Leto, perdieron 21 y 14 kg, cada uno, a fin de encarnar de manera realista a pacientes en fase terminal? Eso se llama compromiso con la responsabilidad asumida, disciplina y fuerza de voluntad, ingredientes que no pueden faltar en una receta para el éxito. Emprenda con entusiasmo, pasión y fe; el resultado será que triunfe en lo que hace.

Gladys González

Gladys González

Gladys González Bachelor of Business Administration (B.B.A.) Janus University EEUU. Acreditada en el manejo de Técnicas Psicoterapéuticas y Autosanación en Sanarte Fundación. Certificada en Liderazgo e Inteligencia emocional Universidad Metropolitana -UNIMET- Centro de Extensión, Desarrollo Ejecutivo y Consultoría Organizacional. Caracas – Venezuela.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse