Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Padre que maltrata a su esposa y madre de sus hijos frente a ellos

El hombre que trata mal a la madre de sus hijos no puede ser buen padre

Cuando el padre de familia, el esposo y padre de los niños es una persona hiriente, que maltrata y constantemente expone su maltrato hacia la madre de sus hijos frente a ellos, todos podemos considerar que se trata de un hombre que como padre deja mucho que desear, y no es para menos.

Publicidad

Como ya hemos mencionado en diversos artículos, el maltrato, sea físico, emocional o indirecto, nunca debe ser justificable, y más aún cuando proviene del que debería ser uno de los dos pilares de una familia, como lo es el padre.

Un padre que maltrata a su esposa también maltrata a sus hijos

Los niños que son testigos de violencia doméstica o que son víctimas de abuso corren un grave riesgo de sufrir problemas de salud física y mental a largo plazo. 

Los niños que son testigos de violencia entre padres también pueden correr un mayor riesgo de ser violentos en sus futuras relaciones. 

El efecto de un padre abusivo sobre el entorno familiar

Niña reacciona al maltrato que su padre le hace a su esposa

Los efectos del abuso doméstico en los niños pueden ser evidentes en un corto período de tiempo, mientras que otros daños pueden notarse a largo plazo. 

Publicidad

Ansiedad

Los niños expuestos a la violencia por parte del padre hacia su madre, pueden experimentar problemas, desde físicos hasta emocionales, y de forma muy rápida. Por ejemplo, los niños pueden experimentar ansiedad.

Estos niños vivirán con gran expectación la próxima vez que se produzca una agresión física o verbal en su hogar. Esto puede generar un estado de ansiedad perpetua.

Trastorno de estrés postraumático

Uno de los efectos más devastadores de la violencia doméstica es su capacidad de causar trastorno de estrés postraumático en los niños que se crían en torno a ella.

En el plazo corto, además, pueden presentarse problemas de nerviosismo, rabia, mostrar comportamiento violento hacia sí mismo y hacia los demás.

A largo plazo, los problemas que puede traer la convivencia con un padre maltratador pueden ser diversos, destacando la depresión, problemas de salud y nutrición, conflicto para crear relaciones de pareja e incluso amistades, con la agravante de que pueden repetir el patrón que vieron de su padre.

Por lo tanto, un padre que maltrata a su pareja, a la madre de sus hijos y frente a ellos no merece ser digno de ejemplo, y por supuesto que no se puede considerar un buen padre.

Publicidad