Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Cómo los niños sufren las peleas de los padres
Inicio » Familia » Así sufren los niños las peleas de los padres

Así sufren los niños las peleas de los padres

Los niños padecen las peleas de los padres, la agresión, el maltrato, una discusión que no sabe resolverse por medios pacíficos, puede traumar al niño, sobre todo cuando estas discusiones son pan de cada día en una relación de pareja.

Publicidad

Preguntémonos lo siguiente, ¿es posible que los padres nunca peleen? Ahora hagámonos una segunda pregunta. Si este fuera el caso, ¿sería normal? Tal vez puedas responder eso por tu propia cuenta.

Es una utopía pedir a los padres que no se peleen ni discrepen nunca delante de sus hijos. Las peleas y los desacuerdos, después de todo, son parte de una relación.

La manera en que los padres discuten puede tener diferentes efectos en los hijos

Sin embargo, la forma en que se llevan a cabo es lo que marca la diferencia. Siendo adultos podemos enojarnos y reconsiderar nuestro comportamiento cuando formamos parte de una discusión. Con tal de que las cosas terminen bien y que tenga un efecto positivo en la relación de las dos personas involucradas. 

Pero el resultado de estas discusiones también afecta a los niños. Si los padres pelean de la «manera equivocada», esto tendrá un gran impacto en su salud mental. Como resultado, estos niños se vuelven más agresivos, más ansiosos y tristes, o se vuelven retraídos y muy callados. Este último no suele llamar la atención de los padres. Por el contrario, los niños agresivos, a través de su comportamiento negativo, atraen la atención de sus padres y así detienen su pelea.

Publicidad

Pero lo que más afecta a los niños es la calidad de las peleas (es decir, si los padres se vuelven agresivos), y lo más importante, si los padres los vuelven a encontrar más tarde.

Los padres que gritan, se ponen violentos entre ellos, discrepan sin razón alguna, incluso aquellos que no se hablan durante días, son los más dañinos, para el niño, y su estado emocional, pero también para su desarrollo. 

Pero si los padres pueden discutir sin levantar la voz, negociando y reflexionando, entonces esto puede tener un efecto positivo en los niños. Aprenden que puede haber dos puntos de vista sobre un tema, y ​​que pueden discutirlo entre ellos y negociarlo, usar el humor, desarrollar empatía y darse cuenta de que podemos tener peleas sanas con nuestros seres queridos.

Generando un espacio apto para la discusión sana

Pero, ¿cómo podemos hacer para lograr estas cosas? La respuesta es que claramente depende solo de la relación de pareja. Si la calidad de nuestra relación con nuestra pareja es buena, seremos felices y nos sentiremos cómodos juntos para facilitar la comunicación entre nosotros. Entonces tendremos la capacidad de ser más generosos emocionalmente con nuestros hijos, y más comprometidos en las peleas y desacuerdos con nuestra pareja.

Básicamente, cuando un niño es lo que llamamos «travieso», o agresivo en la escuela, y crea problemas, y llaman a los padres para ver cómo pueden ayudar a su hijo, necesitan enfocarse en su relación de pareja y su matrimonio.

Algunos dirán «pero nunca peleamos delante del niño». Puede que no, pero si sales de la habitación y regresas malhumorado, todo lo que estarás haciendo es que tu hijo se sienta culpable. Los niños entienden y escuchan tu estado de ánimo. Si están enojados y se sienten nerviosos, es bueno calmarlos y decirles que las peleas son normales en una relación, que cuando suceden no significa que no se quieran como padres y que no es culpa de ellos.

Publicidad