Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura

Esto sucede cuando el niño ve amor y violencia en la misma persona

La maraña de violencia en la familia «teje» nudos en la mente del niño y «teje» el dolor hasta la edad adulta. ¿Cuál es su efecto destructivo en su psique?

Publicidad

Bajo ninguna circunstancia, los niños deben convertirse en el apoyo de sus padres, el rostro de violencia que puede “anidar” en una familia no es uno. Ya sea que se trate de negligencia, abandono o abuso físico, la violencia puede dañar a un niño, pudiendo ser desde un espectador o un receptor de situaciones violentas.

Formas en que la violencia crea problemas en la psique de un niño

Las formas en que la violencia crea problemas en la psique de un niño pueden seguirlo hasta su vida adulta. Esto a su vez puede sentar las bases para la posterior aparición de una psicopatología.

No importa si el dolor es mental o físico, y tanto sea que los niños sean espectadores o destinatarios de la violencia. El tema del abuso aceptado por las mujeres se aplica también a la violencia doméstica y al fenómeno de la violencia en su conjunto.

Ciertamente, la carga es muy pesada tanto para quien recibe la violencia como para quien la observa, más aún cuando es menor de edad, cuando estamos hablando de un niño. En cualquier caso, cuando un niño recibe violencia o es testigo de que tales cosas se cometen en su hogar, independientemente de que la violencia tenga una manifestación física, verbal o psicológica, la situación es igualmente grave.

Publicidad

También sabemos que es la misma parte, la misma región del cerebro que se activa tanto para el dolor físico como para el psíquico y también para el rechazo emocional. El maltrato físico, la negligencia, el abandono, el rechazo son todos igualmente graves.

Lo que les sucede a los niños es muy brutal y afecta su sistema nervioso

Al mismo tiempo sienten miedo y dolor, al mismo tiempo sienten la necesidad de alivio por parte del padre que debería ser su cuidador, el que les brinda amor y apoyo. Por lo tanto, este niño está llamado a combinar dos cosas que no van juntas: el miedo y el dolor con el amor y el cuidado.

El nudo emocional

A estos niños se les pide que manejen algo muy difícil, que podemos caracterizar como una paradoja psicológica o biológica. Esto significa que cuando un padre causa dolor a un hijo (físico o mental), se crea lo que podría describirse como un «nudo» emocional

En el cerebro se activan dos centros diferentes, uno es el sistema del vínculo emocional, la necesidad de cuidado y amor, y el otro es el sistema del dolor y el miedo. Por un lado, está el instinto de acudir a nuestros padres para que nos cuiden y nos consuelen cuando hay peligro y miedo, pero en una situación de violencia se activa simultáneamente otro circuito neuronal que se relaciona con el dolor y el miedo. 

Cuando sentimos dolor y miedo queremos huir, escapar. Por lo tanto, se le pide al niño que combine dos cosas que no combinan, por un lado, ir cerca de sus padres y, por otro lado, huir lejos. En los ojos de sus padres, ve al mismo tiempo a una persona que es fuente de cuidado y al mismo tiempo fuente de dolor y violencia. Estos dos circuitos son antagónicos y no pueden activarse simultáneamente.

El nudo emocional, está relacionado tanto con el padre abusivo como con el padre que no puede protegerse a sí mismo ni a su hijo. Cuando esto se hace de forma extensiva, prepara el escenario para lo que llamamos apego emocional desorganizado en un niño, que es un predictor de psicopatología en la edad adulta.

La manifestación de la psicopatología puede tomar muchas formas, destacando que estas primeras experiencias de abuso también son la razón por la que muchas personas pueden confundir el amor y el alivio con la violencia y el rechazo

También afecta fuertemente las formas en que una persona adulta se conecta con otras personas a nivel romántico, amistoso y profesional. Estas personas pueden sentirse atraídas por parejas abusivas y, sin embargo, es posible que su sistema no pueda reconocer la violencia como abuso, ya que los circuitos de conexión y relación se activan simultáneamente. Por el contrario, cuando viven en un ambiente donde las personas los tratan con cuidado, pueden reconocerlos como agresivos y destructivos. Es la base del trauma psicológico, que tiene la capacidad de repetirse y crear un ciclo que se reproduce como una película en la edad adulta.

Consecuencias a largo plazo

Consecuencias de percibir la violencia intrafamiliar

El trauma puede provocar una nueva lesión, ya que es común que las personas que sufrieron violencia en la infancia comiencen nuevas relaciones abusivas en la edad adulta. Algunos pueden ser muy sensibles a la violencia y el abuso de otras personas, pero incapaces de relacionarse con la violencia que ellos mismos han experimentado y, por lo tanto, incapaces de protegerse a sí mismos. 

La otra cara de la misma moneda son los casos de personas que se vuelven violentas en un intento inconsciente de eliminar sus debilidades.  Quizás alguna vez recibieron el mensaje de que la única forma de resolver un conflicto es infligiendo dolor, especialmente a alguien indefenso que no puede defenderse a sí mismo. Puede haber tal «instrucción» más o menos consciente y realmente quieren castigar y eliminar a cualquier debilucho que vean frente a ellos.

Publicidad