Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Ejercicio como antidepresivo

¿El ejercicio es un antidepresivo natural?

Se sabe que incluso un breve período de ejercicio puede mejorar nuestro estado de ánimo. ¿Podría esto funcionar como una cura para la depresión?

Publicidad

Sabemos que la actividad física se ha asociado con una reducción de los síntomas depresivos. Por ejemplo, en un estudio realizado en los EE. UU. con una muestra representativa de 8000 personas, parecía que quienes hacían ejercicio regularmente tenían menos probabilidades de ser diagnosticados con depresión.

Pero esto es indicativo, ya que incluso el investigador admitió abiertamente que puede tratarse de un caso de causalidad inversa. Es decir, quizás después de todo, el ejercicio no limita la depresión, pero la depresión limita el ejercicio.

La depresión dificulta el ejercicio físico

La razón por la que la depresión puede estar asociada con una baja actividad física es que estas personas probablemente se sientan demasiado mal como para levantarse de la cama. Lo que se necesitaba hacer era un estudio de intervención, en el que las personas con depresión ya establecida se sometieran a una intervención de ejercicio aleatoria.

Eso es exactamente lo que hicieron los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Duke. Es decir, realizaron un estudio aleatorio de hombres y mujeres mayores de 50 años con depresión, dividiéndolos en dos grupos: un grupo hizo un programa de ejercicios aeróbicos durante cuatro meses y el otro recibió el medicamento antidepresivo Zoloft.

Publicidad

Antes del ejercicio, su puntuación en la escala de depresión de Hamilton era de hasta 18 (cualquier puntuación superior a 7 se considera depresión). En cuatro meses, el grupo que consumió medicamentos volvió a la normalidad, como se esperaba. ¿Te preguntarás qué pasó con el equipo que hizo ejercicio? ¡Los resultados mostraron que el ejercicio tenía un efecto igual de poderoso!

El ejercicio aeróbico puede ser antidepresivo

Los investigadores concluyeron que un programa de ejercicios puede considerarse como una alternativa a la medicación antidepresiva para combatir la depresión en los adultos mayores, ya que el estudio demostró que un programa de ejercicios aeróbicos grupales es un tratamiento factible y eficaz, al menos para las personas mayores que padecen depresión.

¿Qué inquietudes surgen?

El término «programa grupal» se mencionó anteriormente y significa que las personas del grupo de ejercicio participaron en una actividad grupal 3 veces por semana. Entonces, es posible que el hecho de que a este grupo en particular le fuera tan bien se deba a que estas personas se vieron obligadas, por el bien de la investigación, a levantarse de la cama e interactuar con otros. Es decir, quizás la estimulación social finalmente condujo a la acción antidepresiva y el efecto no tuvo nada que ver con la actividad física realizada.

Antes de que podamos finalizar la conclusión de que el ejercicio es capaz de funcionar tan bien como la medicación, lo que se debe considerar es el mismo estudio, pero con un grupo adicional que hizo ejercicio sin ninguna interacción social, lo que hicieron los mismos investigadores de la Universidad de Duke.

Más específicamente, crearon el mayor estudio de ejercicio controlado aleatorio de pacientes con depresión efectuado hasta la fecha. La muestra incluyó no solo a personas mayores, sino también a otros adultos. Además, en esta ocasión se hizo una separación en tres grupos de intervención diferentes, ya que se añadió el grupo de ejercicio domiciliario a los grupos previamente examinados de ejercicio grupal y medicación. Los resultados mostraron que a todos los grupos les fue igualmente bien en la reducción de la depresión.

Por lo tanto, ahora podemos decir con confianza que el ejercicio es comparable a los antidepresivos en el tratamiento de pacientes con depresión clínica.

No solo un antidepresivo, también mejora la salud

Combinando los mejores estudios, los investigadores demuestran que el ejercicio tiene al menos un modesto efecto antidepresivo. En el mejor de los casos, tiene un efecto tan grande en la reducción de los síntomas depresivos que podría describirse como una intervención muy útil y poderosa.

Desafortunadamente, mientras que los datos de investigación respaldan la importancia del ejercicio como tratamiento para la depresión, el ejercicio a menudo se recomienda, pero rara vez se prescribe como tratamiento para un problema tan común y debilitante como la depresión.

El ejercicio podría compararse con el tratamiento antidepresivo como tratamiento de primera línea para la depresión leve a moderada y tener efectos positivos adicionales, como, por ejemplo, una mejor condición física y calidad de vida.

Es importante saber que durante el ejercicio, el cuerpo libera hormonas como endorfinas y serotonina, que combaten el estrés y mejoran el estado de ánimo. Así que el primer paso que tienes que dar es decidir qué tipo de ejercicio te conviene más y el siguiente paso es incorporarlo a tu rutina diaria.

Publicidad