Mente Asombrosa
Qué es el efecto pigmalion
Inicio » Psicología social » Efecto Pigmalión: fenómeno psicológico de la expectativa

Efecto Pigmalión: fenómeno psicológico de la expectativa

En este artículo se presenta el trabajo de Rosenthal y Jacobsen (1968), en el cual se demuestra cómo los desempeños de los estudiantes pueden verse influenciados por las expectativas de los maestros. Las expectativas positivas afectan positivamente el desempeño. Las expectativas negativas afectan negativamente el rendimiento. Rosenthal y Jacobson describieron este fenómeno como el efecto Pigmalión. Pero veamos mejor cuáles son estos efectos interesantes de expectativa en el individuo.

El efecto Pigmalión

¿Quién era Pigmalión? Pigmalión, según la mitología y la literatura clásica, era el rey de Chipre y un escultor, que se había enamorado locamente.

El receptor de sus sentimientos fue una estatua que él mismo esculpió, llamada Galatea, que consideraba por encima de todas las mujeres reales y que esperaba que cobrara vida.

Un día, después de orar a Afrodita, la diosa del amor vio a Galatea cobrar vida. Finalmente pudo coronar sus sueños a su lado.

¿Por qué se llama “efecto Pigmalión“?

Es un fenómeno de sugestión psicológica. Efecto que las personas experimentan cuando tienden a querer satisfacer la imagen o la idea que otros tienen de ellas, incluso si es negativa. Al igual que Pigmalión, que había puesto tantas esperanzas y expectativas en Galatea, finalmente se conformó a sus deseos.

Este proceso también es conocido como el efecto Rosenthal, por el psicólogo que lo estudió o también llamado “profecía autocumplida”.

En psicología, una profecía autocumplida, ocurre cuando un individuo, convencido o temeroso de que ocurran eventos futuros, altera su comportamiento de tal manera que termine causando tales eventos.

Estudios de Rosenthal

Robert Rosenthal, profesor de psicología en Harvard, en 1965, en colaboración con una maestra de primaria de San Francisco, Lenore Jacobson, quedó muy impresionado por un caso que en ese momento hizo mucho ruido: Clever Hans.

El inteligente Hans fue un caballo que a principios de siglo era conocido por comprender y resolver problemas matemáticos con éxito. Más tarde se demostró que, aunque no poseía estas habilidades, pudo captar las señales corporales de su entrenador y tratar de responder correctamente.

La hipótesis formulada por Rosenthal y su colega era que este efecto de las expectativas podría haberse encontrado en niños. ¿Y dónde investigar esto si no en una escuela? ¿Con los profesores en el mismo papel que el famoso entrenador de caballos?

El experimento del efecto Pigmalión

En una escuela primaria, Rosenthal y Jacobson hablaron con los maestros, informándoles sobre los resultados de una prueba realizada por sus estudiantes, la Prueba de Harvard de la adquisición inflexionada.

En realidad, esta prueba no existía y los datos proporcionados a los maestros eran totalmente aleatorios.

El coeficiente intelectual de los niños se midió en el momento y después de un año, para comprender si las expectativas de los maestros se habían contagiado sobre los niños y en qué medida.

Obtuvieron resultados sobresalientes:

  • Los niños indicados como más dotados habían aumentado la puntuación de CI en 4 puntos.
  • Estudiantes de primer año superaron los mejores resultados.

Lo que habían examinado fue la hipótesis de que en una clase las expectativas del maestro eran muy influyentes. Y aquí viene el efecto Pigmalión. De hecho, los niños reputados que eran capaces y de los cuales se asumió un mayor desarrollo intelectual tuvieron un mayor rendimiento.

En este caso, no hubo diferencias en la inteligencia o el rendimiento entre el grupo de control y el grupo experimental. Lo único que cambió fue la opinión de sus maestros, influenciados por los resultados de la falsa prueba de Rosenthal y Jacobson.

En el caso de los niños más pequeños, específicamente, probablemente emergieron como más moldeables para su corta edad. Y también porque todavía son poco conocidos y no están etiquetados por los maestros. De hecho, los maestros, al no tener una idea previa de sus habilidades, habían confiado en la prueba falsa para calibrar sus expectativas.

Lo que se realiza es, por lo tanto, una profecía autocumplida. Según esta profecía, la predicción de una persona, por ejemplo, sobre el comportamiento de otra persona, se realizará.

Mercedes Leal González

Mercedes Leal González

La licenciada Mercedes Leal González es psicóloga clínica, especialista en tratamiento de TDAH, Asperger, Trastornos de Aprendizaje y Terapia de Gestalt. La redacción y revisión de artículos sobre psicología y superación personal son su pasatiempo favorito.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse